miércoles, 2 de agosto de 2017

Pero bebés, creí que éramos amigos

Hoy tuve la oportunidad de cargar a dos bebés diferentes. Suelo tener muy buena suerte con los bebés y me gusta mucho cargarlos, pero increíblemente, el primero de ellos me rechazó hoy.

No sé si tuvo que ver que llegamos y la despertamos, pero no creo que porque a Marisol si le seguía el rollo. A mi hasta me quitaba la mano para no tocarme, en serio.

Tuve mucha mejor suerte con el segundo. Ese si me dejó cargarlo y pasearlo y traerlo de la mano para caminar juntos por la casa.

Un rechazo, una aceptación. Tendré que darle una revisada a mis técnicas de persuasión de infantes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)