viernes, 4 de agosto de 2017

El día que le contesté "duh" a un usuario


Fuimos mi jefa, dos compañeros y yo a platicarle a algunos gerentes de producción sobre SharePoint y todo lo que puede hacer por ellos. Mi jefa les daría la introducción, compañero 1 daría más info, compañero 2 hablaría sobre las especificaciones y yo daría ejemplos.

Desde antes de ir nos habían advertido que uno de los gerentes era muy especializo, que a veces se soltaba gritando y hasta golpeando la mesa. Yo la verdad no me sentía muy preocupado, ya he tratado con muchos tipos de usuarios y este sería en español y cara a cara, así que sería más fácil darme a entender.

Llegamos a la sala y empezamos a conectar todo. Luego luego llegó ese mánager y por el puro tono de voz sabía que era el especial. La presentación transcurrió muy bien, todos escuchando atentamente y las preguntas fueron buenas.

Cuando terminé de dar los ejemplos sobre qué pueden hacer usuarios normales y qué cosas necesitan pedírnoslas a nosotros, el mánager especial comenzó a hacer preguntas sinceramente bastante tontas. El diálogo entre él, mi jefa y yo fue más o menos así:

Mánager: ¿Hay algún récord o evidencia de qué entrenamientos han tomado los usuarios?

Jefa: Pues, debería, en algún sistema, pero deberían acordarse, algún papel les habrán dado.

Mánager: No no pues es que es una aplicación muy compleja y a lo mejor ellos vieron solo unas partes, ¿cómo van a saber qué pueden hacer y qué no pueden hacer?

Jefa: ¿Y no se acuerdan de qué vieron? Yo creo que todos somos adultos y deberíamos saber qué vimos y qué aprendimos en un curso.

Mánager: (Literal, haciendo la cabeza para atrás y y volteando los ojos) Duuuuuh pero a veces van y no se acuerdan qué vieron.

Yo: (Imitando el mismo gesto) Duuuuh pues es como si yo voy al cine y me preguntan qué película vi y digo que no me acuerdo, no tiene sentido.

Aquí los dos se me quedaron viendo por un femtosegundo con una tensión que fue rota solo por las carcajadas de otros mánagers. La incomodidad duró poquito, y el señor solo me contestó:

Mánager: Ay pues no sabes a veces las cosas que me contestan.

Si pues, chilo. La recomendación final de mi jefa fue que mejor asumiera que no tenían entrenamientos y los mandara a todos otra vez y volviera a pagar. El preguntó si podía mandarlos con nosotros, ver qué podían y que no podían hacer, y decirles qué entrenamientos tomaron. Mi jefa lo bateó inmediatamente.

Saliendo de ahí tuvimos reunión con todos los del trailer y contamos la historia y nos reímos mucho. Mi mánager admitió que durante el femtosegundo tuvo miedo de que se alebrestara el señor, pero todo había terminado cómicamente.

Moraleja: Aun hablando en la lengua madre, hay veces en que tienes que hablarle de maneras especiales a la gente para que entiendan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)