domingo, 13 de agosto de 2017

Pollos y misa

Hoy Marisol fue a mi casa en la mañana. Le hice un desayuno rápido y luego estuvo jugando Mario Kart mientras yo a un lado organizaba mis presupuestos y hacía cuentas. La mera vida.

En la tarde comí pollos con mi familia. Hubo risas, carrillas, discusiones, morrillos enfadosos y todo eso. Lo clásico.

En la noche fuimos a misa en Perpetuo, bastante tarde pero lo importante es que fuimos.

Curiosamente, no recuerdo cuándo fue la última vez que tuve uno de estos clásicos domingos familiares. Si tuvimos el de Ensenada y algún sábado con dominó cubano, pero domingo así típico, no lo recuerdo. Quizás no lo había tenido desde hace dos meses, cuando me fui de viaje a Savannah.

sábado, 12 de agosto de 2017

Esto se va a descontrolar


Como si los últimos días no fueran muestras suficientes de que Mario Kart saca lo más bonito de cada uno de nosotros (ganas de ahorcarnos incluidas), hoy compramos el de Switch con más pistas, más personajes, más modos de juego y más riesgos de que destruyamos la casa.

¡Que vengan los conchazos!

jueves, 10 de agosto de 2017

9 mesesotes


Hoy Marisol y yo cumplimos 9 meses. Teníamos muchas ganas de pasar el día juntos, ir a cenar algo rico, etc. Pero también estábamos súper cansados porque hemos estado de sociales toda la semana, así que preferimos llevarlo tranquilo. Un Wrap y Mario Kart en la casa y ya.

La tranquilidad terminó en cuanto prendimos Mario Kart. Bueno, todo iba bastante normal, los típicos conchazos azules de vez en cuando y rebases burlones. La intensidad llegó cuando entramos al modo online.

Prácticamente nunca juego en línea, Splatoon es la mayor excepción a esto. Es sinceramente por el miedo a que me destrocen y me obsesione con jugar y jugar y mejorar y mejorar para ganarle a desconocidos regados por el mundo.

Pero ahí estábamos, y no lo estaba haciendo tan mal. Primero jugamos regional, y hubo dos batillos a los que nunca pude si quiera ver en la pista, así que competimos por el 3er lugar. Luego le entramos al mundial, con mucho miedo a los japoneses, pero pues ya que.

¡Y no me estaba yendo mal! Estábamos en Rainbow Road clásico y estaba muy reñido. Logré posicionarme en el segundo lugar, con la vista fija en el japonés que iba frente a mi. Iba tan concentrado, que la banana exacta y milimetricamente precisa que apareció frente a mi me robo instantaneamente la sonrisa, las ganas de vivir, y la posibilidad de ganar.

Y había sido Marisol.



Solo la vi alejarse mientras gritaba "fui yo! perdón perdón perdón perdón!". Dije muchas groserías, intenté recuperarme, pero un batillo con Bullet Bill me empujó y me sacó de la pista, y ahí si ya todo estaba acabado.

Estaba destinado a la grandeza, y fui despojado de ella.

El enojo solo me duró un par de minutos, pero fue suficiente para descargar más gritos y groserías. Pero bueno, no pasó a mayores, jugamos otras carreras que estuvieron menos competidas y ahí si quedé en primer lugar.

9 meses y solo nos dieron ganas de destruirnos el uno al otro durante un par de minutos. Somos los mejores.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Cinemex Premium Valerian Wini


Nunca vamos a Cinemex Premium. Esta vez le dimos chance porque no me gusta consumir siempre lo mismo del menú porque me da FOMO (Fear Of Missing Out) y porque es sano que haya competencia.

Habíamos ido solo una vez y todo salió OK. La oferta de comida no es tan buena pero al menos con la película no se metieron. Pero esta vez ese no fue el caso, fuimos a ver Valerian y fue un caos. Todo empezó con que no se veían los subtítulos, luego ni si quiera podían poner la película, y al final terminaron pasándonos mejor a la siguiente función, una hora y media después de la que nosotros queríamos.

Eso si, nos dieron refills de palomitas y sodas, pero salimos súper tarde y yo me dormí casi toda la película. Hubiera preferido que nos dieran boletos para volver después, pero nunca lo ofrecieron. Lo único bueno fueron todos los comentarios tarados que hicimos mientras alguien nos decía qué fregados pasaba en la sala, como cuando una niña empezó a llorar y alguien gritó "mija, tu papá ya se fue de lo encabronado".

A ver cuándo vuelvo a ir.

lunes, 7 de agosto de 2017

Insomnio concurrente


Derp. A Marisol y a mi nos dio insomnio esta madrugada, pero no sabíamos que el otro seguía despierto. Creemos que fue por dormir tanto el sábado y tomar muchísimo café la tarde del domingo.

Yo me la pasé viendo Luke Cage y alcancé a terminarlo. Es mucho mejor de lo que esperaba, y mucho mejor de lo que los primeros capítulos me hicieron sospechar. Ojalá Iron Fist logre sorprenderme igual, hasta ahorita se ve difícil...

domingo, 6 de agosto de 2017

No me voy a estresar en domingo


Hoy fue un buen día. Comimos en casa de la mamá de Marisol. Todo estuvo muy rico, desde las brochetas hasta el pan dulce estilo francés y el Mario Kart con conchazos súper sabrosos.

La vida nos tentó a todos a caer en el enojo y estrés cuando, al llevar a lavar mi carro, los limpiadores cerraron las puertas con mis llaves adentro. Tuve que llamar a mis hermanas para que fueran por el duplicado a la casa y les prometí que les debo una cena por el favor.

Toma eso vida. Nadie se estresó, nadie se enojó ni hubo peleas ni pleitos, aunque si estoy tentado a llamar al car wash para sugerirles mejoras, pero quizás solo es mi faceta de ingeniero de IT queriendo participar.

viernes, 4 de agosto de 2017

El día que le contesté "duh" a un usuario


Fuimos mi jefa, dos compañeros y yo a platicarle a algunos gerentes de producción sobre SharePoint y todo lo que puede hacer por ellos. Mi jefa les daría la introducción, compañero 1 daría más info, compañero 2 hablaría sobre las especificaciones y yo daría ejemplos.

Desde antes de ir nos habían advertido que uno de los gerentes era muy especializo, que a veces se soltaba gritando y hasta golpeando la mesa. Yo la verdad no me sentía muy preocupado, ya he tratado con muchos tipos de usuarios y este sería en español y cara a cara, así que sería más fácil darme a entender.

Llegamos a la sala y empezamos a conectar todo. Luego luego llegó ese mánager y por el puro tono de voz sabía que era el especial. La presentación transcurrió muy bien, todos escuchando atentamente y las preguntas fueron buenas.

Cuando terminé de dar los ejemplos sobre qué pueden hacer usuarios normales y qué cosas necesitan pedírnoslas a nosotros, el mánager especial comenzó a hacer preguntas sinceramente bastante tontas. El diálogo entre él, mi jefa y yo fue más o menos así:

Mánager: ¿Hay algún récord o evidencia de qué entrenamientos han tomado los usuarios?

Jefa: Pues, debería, en algún sistema, pero deberían acordarse, algún papel les habrán dado.

Mánager: No no pues es que es una aplicación muy compleja y a lo mejor ellos vieron solo unas partes, ¿cómo van a saber qué pueden hacer y qué no pueden hacer?

Jefa: ¿Y no se acuerdan de qué vieron? Yo creo que todos somos adultos y deberíamos saber qué vimos y qué aprendimos en un curso.

Mánager: (Literal, haciendo la cabeza para atrás y y volteando los ojos) Duuuuuh pero a veces van y no se acuerdan qué vieron.

Yo: (Imitando el mismo gesto) Duuuuh pues es como si yo voy al cine y me preguntan qué película vi y digo que no me acuerdo, no tiene sentido.

Aquí los dos se me quedaron viendo por un femtosegundo con una tensión que fue rota solo por las carcajadas de otros mánagers. La incomodidad duró poquito, y el señor solo me contestó:

Mánager: Ay pues no sabes a veces las cosas que me contestan.

Si pues, chilo. La recomendación final de mi jefa fue que mejor asumiera que no tenían entrenamientos y los mandara a todos otra vez y volviera a pagar. El preguntó si podía mandarlos con nosotros, ver qué podían y que no podían hacer, y decirles qué entrenamientos tomaron. Mi jefa lo bateó inmediatamente.

Saliendo de ahí tuvimos reunión con todos los del trailer y contamos la historia y nos reímos mucho. Mi mánager admitió que durante el femtosegundo tuvo miedo de que se alebrestara el señor, pero todo había terminado cómicamente.

Moraleja: Aun hablando en la lengua madre, hay veces en que tienes que hablarle de maneras especiales a la gente para que entiendan.

jueves, 3 de agosto de 2017

miércoles, 2 de agosto de 2017

Pero bebés, creí que éramos amigos

Hoy tuve la oportunidad de cargar a dos bebés diferentes. Suelo tener muy buena suerte con los bebés y me gusta mucho cargarlos, pero increíblemente, el primero de ellos me rechazó hoy.

No sé si tuvo que ver que llegamos y la despertamos, pero no creo que porque a Marisol si le seguía el rollo. A mi hasta me quitaba la mano para no tocarme, en serio.

Tuve mucha mejor suerte con el segundo. Ese si me dejó cargarlo y pasearlo y traerlo de la mano para caminar juntos por la casa.

Un rechazo, una aceptación. Tendré que darle una revisada a mis técnicas de persuasión de infantes.

martes, 1 de agosto de 2017

Phillys Steak Sandwiches


Fuimos mis hermanas y yo a La Cuadra Gastronómica (probablemente mi foodpark favorito en Mexicali) y probamos los Phillys de Phillys Steak Sandwiches, un puesto que manejan los roommates de Marisol.

¡Están buenos! Siento que se puede ver medio basic, pero tienen muy buen sabor y aunque se ven manchosos son más ligeros de lo que parecen.

En el camino de vuelta a casa estuve pensando que Phillys Steak Sandwiches era un nombre un tanto genérico, y me puse a jugar mentalmente con la palabra Phillys. Se me ocurrió toda una campaña de Phillys que te generan Pheelings, y está el Pheelly del amor, ira, alegría, etc.

Llámenme mercádologos, tengo este tipo de ideas todo el tiempo.