lunes, 3 de julio de 2017

Universal Studios Florida



En la madrugada vomité la pizza. Creo que oficialmente terminé mi etapa de "comer todo lo que pueda mientras pueda porque estoy de viaje y hay que descubrir". Pero no importó, a las 5:15am ya estaba en el volante, camino a Orlando para entrar a Universal Studios Florida. Ahora si, fuimos los 4 compañeros de trabajo.


Y Universal fue una experiencia medio... Agridulce. Manejé desde temprano y muy motivado, pero la primera cosa que me bajó los animos fue que la aplicación no procesara bien mi compra. El primer servicio que disfruté del parque fue el de soporte, para que pudieran entregarme mi boleto.

Ya adentro del parque, cuando empezamos a ver las opciones de rides, se sintió mucho más chico de lo que esperaba. Lo bueno es que al principio no había mucho tiempo de espera, y menos para los single riders.

Fuimos a La Momia y Man In Black y estuvieron cool. Duraban poco pero estaban bien hechos. De cualquier forma, lo que más me entusiasmaba eran las áreas de Los Simpson y Harry Potter, y estas cumplieron... A secas.

En Los Simpson, el ride estuvo divertido, hubo botargas, y había bastante espacio y mercancía que comprar, pero algo le hacía falta. En ningún momento sentí como si estuviera en Springfield o algo parecido, si a caso en el ride, que era en una sala de cine tipo planetario, sin rieles, los asientos simplemente se movían y la película daba la sensación de desplazamiento. Fue interesante.

Por ejemplo, la comida era temática, había postres de Lisa, pollos de Cleto, Krustyhamburguesas, etc, pero todas eran solo comida, pizzas y hamburguesas comúnes y corrientes con un nombre que hacía referencia a la serie.  Incluso la Llamarada Moe que me tomé sabía vilmente a Mountain Dew.






Después fuimos a algunos rides de franquicias que no me motivaban tanto, como E.T. y el Pájara Loco. Quizás ese fue todo el rollo, la mayoría de las franquicias del parque no me interesan mucho. Harry Potter era otra historia, tiene un universo mucho más interesante en el que claro que me daría gusto adentrarme. Y la verdad, el Callejón Diagon está bien hecho, y el ride de Escape From Gringotts ni se diga.

Como a las 5pm empezó a llover, y eso contribuyó mucho al ambiente inglés de Harry Potter pero hizo un poco difícil el movernos. Al final del día alcanzamos casi todos los rides, o al menos los más interesantes ya que Curious George no nos interesaba mucho. Shrek sería lo único a lo que tal vez hubiera entrado, digo, si entré a los freaking Minions.

Después de Atlanta y su excelente diseño en World of Coca-Cola y el acuario, estaba muy emocionado por ver un parque de Orlando. Universal Studios no me decepcionó, pero tampoco me fascinó ni me dejó con ganas de volver. No me llenó de esta sensación de que había un chorro por descubrir y hacer, y sigo pensando que la razón principal fue el desinterés por sus temáticas y franquicias, porque, sinceramente, ¿a quién le interesa una tienda dedicada a Betty Boop?

El camino de vuelta lo manejó Efrén. Después de Atlanta y Orlando, yo ya no podía con mi vida.

3 comentarios:

  1. No sé que sentir, espera este post y ahora estoy deprimida. Bye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, la verdad, creo que hay mejores maneras de ir a Universal que lo que yo apliqué. Hay otros dos parques, uno acuático y el otro más de montañas rusas. Seguro hospedarse ahí unos dos o tres días con acceso a los tres parques y fast pass es una muy buena experiencia.

      Eliminar

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)