jueves, 11 de mayo de 2017

First world stress


Con mi nuevo estilo de vida mexicalense, tener un carro se ha convertido en una situación que va y viene entre "qué cómodo sería" y "qué necesario es".  Los últimos días he estado haciendo investigaciones súper intensas de modelos, financiamientos, conceptos de carros que no entendía, y cálculos en base a mi salario mensual y los costos del carro.

Es bien sabido que el carro que mas he venido soñando últimamente es el Mazda MX-5. ¿Puedo pagarlo? Si. ¿Se me iría una fuerte cantidad de dinero en un carro súper bonito pero bastante impráctico? Si también. Así que he estado volteando a ver otros, y como dice Marisol "el carro que el Fer trae esta semana", ha sido el Golf de Volkswagen.

Para mi cumple bien en los apartados de seguridad, rendimiento, valor de marca/reventa, tecnología y diseño, y si lo puedo pagar, el licenciado (casi maestro) Medellín ya ha sacado algunas cotizaciones interesantes. Ahora la gran duda es si quiero desembolsar esa cantidad de manera constante durante 5 años.

Esa última parte es la que me tiene paralizado. Igual y es que no estoy acostumbrado a las deudas, o a ver tanto dinero irse en un solo rubro en mis tablas de finanzas. También es la tentación de sacar un carro menos interesante, pero más barato y con un plazo de deuda mucho menor. Según mis cálculos, podría pagar un Vento en la mitad de ese tiempo, y sin contar los pagos anticipados. Tampoco se cómo sentir respecto a comprometer fondo de ahorro, aguinaldo, bonos, etc desde ahorita.

Espero haberles podido pasar un poco de mi estrés con esta entrada. El estrés de encontrarte en medio de un corazón que sigue la mercadotecnia y un cerebro timorato y financiero.

3 comentarios:

  1. Omaiga pensé que este momento nunca llegaría :O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuck it odio los carros, no tienes idea de cuánto quisiera el iPhone usado de los carros :(

      Eliminar

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)