sábado, 29 de abril de 2017

Una asada despedida


Fue un día largo, pero fue el día que yo planeaba y quería. Un día de convivencia pura con mis roommies, una día estilo Casa Blanca con comida, música, risas, y muchísima amistad.

Salimos juntos al mandado, asamos carne, vimos fut, jugamos beer-pong y josh-pong, y nos fuimos a dormir tarde. La comida salió excelente y hasta sobró, eso me dejó muy contento.


A qué nivel estuvo el evento que algunos lloraron. Y eso antes de que los alcoholes entraran en juego, creo que más bien la victoria del Atlas sobre el América fue la que disparó la excitación.


Eso si, el josh-pong acabó con varios, como Aldo, Brenda, y el amigo de Chuy que fue el más malacopa. Lo importante es que tuve la oportunidad de regresarle algo de felicidad a mis roommates, que tanto me dieron en los dos años que viví con ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)