martes, 11 de abril de 2017

Adulto joven católico con camisa de Donkey Kong



Hoy, en el segundo día de ejercicios cuaresmales, me sentí un poco alienado. Han estado diviendo a los asistentes en dos grupos: uno de menores de 25 años, y otro de mayores al mismo número.

Yo he tenido experiencia con la parte inferior de esa clasificación, y estoy bastante familiarizado tanto con ser oyente como con ser expositor entre personas de 12 a 24 años. La novedad es estar con los "viejos".

Dejar completamente abierto el "mayores de 25 años" tiene la consecuencia de que te tocan compañeros de hasta 60 años. También, comienzo a creer que el rango de edades que menos asiste a actividades de iglesia es el de los 18 a 30, ya son más independientes y están lejos de bautizar hijos o casarse, sacramentos que, al menos por compromiso social, te acercan de nuevo a la fe.

Total, a lo que voy es que mis ejercicios cuaresmales han sido con gente que me lleva mínimo unos 15 años y señoras que me llevan todavía más, ¡y sacan preguntas bien locas! Por ejemplo, "si me da miedo morir por dejar huérfanos, ¿quiere decir que no confío en Dios?" o también "si mis antepasados han hecho cosas como masonería, brujería, asesinatos, ¿qué debo hacer para eliminar esos pecados de mi linaje?".

Wow. Yo estaba ahí con camisa de Donkey Kong y escuchando muy sorprendido. Me perdieron un poco cuando una señora sugirió que los masones empujaron la creación y éxito comercial de una marca de carros porque tienen el nombre de un demonio y quieren que mencionemos su nombre constantemente. Hablaba de los Mazda, y necesito investigar mucho sobre eso.

Es un ingrediente nuevo en mi cuaresma, por si la novedad de "cuaresma en Guadalajara" ya se estaba erosionando. Hay mucha gente interesante en todos lados.

2 comentarios:

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)