jueves, 9 de marzo de 2017

Compartiendo historias de Breath Of The Wild


Es increíble la flexibilidad de Breath Of The Wild para prestarse a contar un montón de historias diferentes según quién lo juegue. Y se nota desde el principio del juego, cuando Ivy y yo conseguimos pasar por la zona fría de maneras diferentes, o cómo Héctor, Rocío y yo nos compartimos recetas cuando cocinamos algo nuevo.

Y cada que te paseas por este Hyrule sientes cómo "a ver, qué aventura voy a vivir ahora, qué historia podré contar". Desde andar cazando a un bufalo hasta perseguir una estrella fugaz o estar esperando durante "días" a que deje de llover para poder escalar a gusto y que no te resbales al intentar subir ese pico que te reta.

Este juego es adictivo y social, en serio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)