sábado, 24 de diciembre de 2016

Navichill


Tuvimos una Navidad muy tranquila y relajada. No vi a Marisol todo el tiempo que hubiera querido, pero espero que la próxima Navidad sea diferente.

Aunque ya la mayoría somos grandes y no tenemos mucha expectativa más allá de pasar una noche bonita con la familia, el Diego solito le pone toda la ilusión y espíritu de fiesta a la velada.


El año pasado me fue muy mal con la comida, me enfermé gacho y tuve que estarme cuidando hasta en Año Nuevo. Esta vez no me excedí tanto, probé de todo y comí mucho pero no como para acabar vomitando. Curiosamente, tampoco ingerí alcohol.

Me quedé a dormir en casa de mi tío Fali con mis primos para seguir pasando tiempo con ellos. A Diego le hace mucha ilusión que me quede y esté todo el día ahí en su casa, y tampoco es como que me cueste mucho, me tratan súper bien. Pero extrañé muchísimo a Marisol.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)