sábado, 31 de diciembre de 2016

It's quiet, too quiet...



Hoy tuvimos un 31 de diciembre extremadamente tranquilo. Jugamos videojuegos, vimos películas, cenamos y cerramos la noche. Mi papá y Paty se fueron a dormir desde antes de las 12 para tener a la Bonnie calmada.

El día se prestó mucho para pasársela tranquilitos comiendo y ya. Esta vez la comida me gustó más que la cena, ya que cenamos casi lo mismo que en Navidad, y el pozole de medio día estuvo rifadísimo.



Ya el 2016 no daba para más. Estuvo increíble y llegó a su fin cansadísimo, tranquilito. La mejor manera de dejar ir un año tan movido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)