domingo, 30 de octubre de 2016

Todos los frutos Loaiza Velarde al día de hoy


Hoy por fin tuvimos la dicha de volver a juntar a todos la descendencia del matrimonio entre Rafael Loaiza y Célida Velarde, mis abuelos maternos.

Teníamos un par de navidades en que no lográbamos juntar a toda la familia por múltiples razones. Que los que viven en Guadalajara, tienen familia política en el DF, etc. Pero aprovechando que yo iba a estar en Mexicali tanto tiempo, pudimos aprovechar para juntarnos todos. ¡Y ahí estamos!

Estoy ridículamente orgulloso de mis orígenes. Somos muchos, somos diversos, y somos muy unidos. Creo que conforme más crecemos en número y en edad comienzan a salir algunos roces que van poniendo a la familia en una nueva etapa. Sea como sea, nos divertimos mucho este día.

En la noche, antes de que volviéramos a nuestras casas, hicimos un pequeño viaje al Trader Joe's todos los nietos excepto Diego y Andreina. Llevábamos un curadón en la van de mi tía Lorena, y nos preguntamos si así sería nuestra vida si viviéramos en la misma ciudad.

Mi Tata en el cielo ha de estar muy orgulloso. Lo sé porque a él le hubieran encantado este tipo de reuniones.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)