jueves, 20 de octubre de 2016

Dejen de comer como gordos, gordos

Hoy nos juntamos el Memo, Miguel y yo para pues... Nomás comer y beber y cotorrear. Originalmente íbamos a ir a algún evento de Gisela que no se oía tan cool, así que mejor lo cambiamos por un buen #CotoCerrado.

Para la cena, el Memo sugirió un negocio de bubas por la MaCristy, atendido por un bato de nuestra generación de la secu. Terminamos comprando una orden de bubas con carne asada en cima (¿?) y nachos con queso y chillibeans.


Tanta gordura. Y no tomamos tanto, aunque el Memo ya venía precopeado. Naturalmente, al día siguiente nos sentíamos con un poco de malestar, pero la nota mala la dio el Mike cuando no lo dejaron entrar al trabajo por llegar 2 minutos tarde. Tendremos que complotear una venganza, ¿tal vez con otra reunión de bubas y cervezas?

Del lado saludable de la moneda, hoy también fui a ver a Diego participar en un torneo de tennis. Como solo eran 4 participantes, todos jugaban contra todos dos veces y el que terminaba con más victorias, ganaba. Diego ganó todos sus partidos excepto el último, y terminó en 2do lugar. El canijo juega súper bien, cuando solo se equivocó en pegarle mal a una bola que claramente iba para afuera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)