martes, 9 de agosto de 2016

Cabello rizado: La venganza de los chinos: El despertar del bucle


Hace unos 3 meses, mis roommates me dijeron que claro que no tenía el pelo chino. Me llené de determinación y paciencia para dejar que me crezca el cabelloy demostrarles lo contrario.

Nah, mentira, me ha dado flojera ir a que me corten el cabello, e igual afeitarme. Pero lo perro es que he alcanzado el punto en que solo necesito salir de la regadera, secarme un poco el cabello, y luego agitar la cabeza como perro para que medio se me acomode el cabello, y listo, eventualmente se enchina y se acomoda solo.

Estoy disfrutando mucho mi look desaliñado. Creo que me lo voy a dejar de aquí a la boda de Sara e Iván.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)