martes, 16 de agosto de 2016

Borré cosas que no debía en el trabajo y viví para contarlo



El proyecto en el que estoy trabajando ahorita tiene una agenda turbo apretada. Tenía que migrar unas bases de datos a un nuevo ambiente, pero ese ambiente no tenía espacio para las nuevas bases de datos. ¿Qué hice? Reciclé bases de datos que según yo ya no se usaban. ¿Qué pasó? Que siempre si estaban usando los sites en esas DB.

Eso fue el fin de semana. La verdad, yo sabía el riesgo que corría y hasta sabía cómo apagar el fuego si se llegaba a prender. Lo que no esperaba es que los usuarios fueran a estar tan molestos y escalaran todo tan rápido. Total que hoy a las 18:00, en una llamada con la arquitecta de mi aplicación, mi jefa de Guadalajara y el jefe de mi jefa.

Estaba presionado y estresado pero no con miedo o algo así. Lo único que me daba miedo es que la cadena de jefes fuera a pensar que soy un pendejo por haber causado el problema y no arreglarlo más rápido, por eso procuré estar proactivo y hablando con la arquitecta y los otros recursos.

A la fregada todo, no vuelvo a reciclar bases de datos, o al menos no sin antes vaciarlas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)