sábado, 9 de julio de 2016

Las niñas en el Uma Uma y el centro de Guadalajara

Antes de empezar quiero volver a presumir que el ascenso de mi nivel de alemán es una realidad. Hoy aplasté el examen oral, sacando 20 puntos de 20 disponibles. El más cercano en la lista sacó 17.5, y eso que mi compañera de conversación era una señora que se puso muy nerviosa y batallé para hacerle entender que solo podríamos ir a comprar un méndigo libre a las 7:00am.

Dejando eso atrás, ¡fuimos al Uma Uma con Haydé y su novio! Como siempre, la comida estuvo buenísima, pero nos pasamos de gordos y nos sobró mucha al final, y es que pedimos una orden de takoyaki, un kakuni-man para cada quien, un okonomiyaki y dos platos de yakimeshi de verduras al curry.


Luego paseamos un rato por el centro histórico de Guadalajara. Toño, el novio de Haydé, hasta hizo la tarea y llevaba información en su celular para irnos explicando la historia de los edificios y tal. Eso no detuvo que Haydé y yo hiciéramos el casual trolleo a mis hermanas con datos falsos para confundirlas.

Entramos al museo regional, a la catedral, un hippie nos dio un discurso sobre las falsas necesidades que nos creamos en la vida y nos vendió tulipanes, y por primera vez, vi el mercado de San Juan de Dios por dentro. Creo que las leyendas sobre que ahí puedes encontrar lo que sea y comprarlo son ciertas, me convencí cuando vi a los pichones malteses, juzgados como los pichones más sexys que existen.

Después de eso, Haydé y Toño nos preguntaron que qué más queríamos hacer, chance ir por una nieve a Chapu. Pero lo consulté en privado con mis hermanas y la neta, los tres teníamos ganas de ya irnos a la casa a descansar. Todavía traíamos los estómagos súper llenos, habíamos caminado bajo el sol un rato, y yo había ido a clases de alemán a la mañana. Teníamos ganas de descansar, así que mejor nos fuimos a la casa.

Me sorprendió que Ivy y Haydé se llevaron bien muy rápido y platicaron un buen, contrario a Luna que estaba más calladilla y nomás viendo las cosas como de lejos. A lo mejor entre raras se entienden, y como que entre Haydé e Ivy una le daba cuerda a la otra. Ojalá alcancemos a hacer otra salida con Haydé antes de que las niñas se regresen a Mexicali.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)