martes, 12 de julio de 2016

El ramen del adiós


Cómo no. Desde el primer día que fuimos al Peko Peko, las niñas decidieron que este sería el restaurante para hacer su última cena de este viaje.

Yo pedí un plato que no recuerdo el nombre porque ya probé todos los platillos de ramen clásicos y quería probar algo nuevo. No estuvo mal, era un plato de ramen sin caldo y carne de cerdo con salsa dulce. Lo malo fue que Gera nos acompañó y le fue bastante mal, de por si me da la impresión de que Gera es de esas personas que dificilmente come algo que no sea comida mexicana. Le confundieron su plato, le llevaron uno que no era, y lo querían convencer de que el que se había confundido era él. Todo fue muy incómodo y las meseras le dijeron "pues te vamos a traer lo que tu dices que pediste, y la mesera va a tener que pagar el otro plato". Al final decidí mejor dejar el dinero de ese plato aparte, Gera no se merece esas cosas en su primera ida al ramen.

Total, volvimos y como siempre no podíamos con nuestros estómagos. Me urge que se vayan mis hermanas para ya volver a una dieta diaria más saludable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)