miércoles, 15 de junio de 2016

Star Fox Zero


He estado jugando Star Fox Zero, es muy divertido y adictivo. La polémica sobre los controles es cierta, no son los mejores y cuesta muchísimo trabajo acostumbrarse a ellos, pero ya que te los aprendes y mas o menos conoces los niveles y sabes qué es lo que quieres hacer, si hay momentos en que te sientes perrísimo, como si de verdad estuvieras piloteando una Arwing. Quizás eso era lo que se buscaba, que ahora sientas que estás manejando estas naves que exigen un alto nivel de habilidad.

No es un juego súper extenso, pero entre las rutas alternas, las medallas escondidas en cada nivel, y que te califiquen al final, hay muchísima motivación para volverlo a jugar una y otra vez. No nos engañemos, el de 64 era igual, qué recuerdos de apurarme para echarme una jugada de principio a fin de Star Fox 64 antes de irme al catecismo.

En ciertos aspectos es muy Platinum, y en otros muy Miyamoto. No es para todos, y yo tenía mucho miedo de que no me fuera a gustar, pero se ha convertido en el motivo de mis desveladas esta semana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)