lunes, 20 de junio de 2016

Star Fox, move out!


Ya le di la primera pasada al Star Fox Zero. Es como el de N64, que lo puedas volver a jugar un montón de veces para mejorar tus scores o sacar nuevas rutas, así que lo voy a seguir jugando un buen rato.

El final es básicamente el mismo que el de N64 pero por alguna razón no es tan impactante, quizás por la mismo de que es idéntico, o quizás porque de niños todo nos impresiona mucho más.

El juego es muy, muy satisfactorio. Dispararle a las navecillas, ejecutar maniobras de conducción, evadir y bloquear daños con los barrel rolls, todo eso es súper recompensante cuando lo logras obtener. Los controles de movimiento serán una barrera para muchos, pero tal vez ya tenía mucha sed de Star Fox o tengo estándares más bajos, porque yo los digerí como si nada y he podido disfrutar muchísimo el juego.

También hay mucho contexto muy entristecedor alrededor de esta obra. El hecho de que saliera cuando el Wii U ya estaba considerado casi casi muerto, todo lo que batalló Miyamoto para poder afinar los controles, que tuvieran que meter a Platinum para ahí medio arreglar el juego, y que Iwata hubiera fallecido antes de que el juego saliera después de haberlo promovido tanto. No lo sé, como que todo eso hace que reciba a Star Fox Zero con los brazos muy abiertos, como un niño chiquito al que la vida no lo ha tratado nada bien.

Me siento realmente afortunado de poder jugar Star Fox Zero.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)