lunes, 13 de junio de 2016

No soy de aquí, ni soy de allá

Ya no serás necesario

Hoy empezó el programa de lugares flexibles en mi trabajo. Básicamente, mi organización se ofreció como conejillo de indias en un programa en el que cada día tienes que estar apartando un lugar para trabajar el día de mañana. A cada mánager le dieron un área de lugares, y cada empleado tiene un pool de opciones disponibles para apartar.

Suena decente, horrible, fantástico, una mamada, la verdad es que el motivo principal de todo es ahorrar dinero y maximizar el uso de los lugares porque, según los encargados, estamos creciendo y ya darle un lugar a cada quien no va a ser sostenible porque a cada rato estamos de vacaciones o viaje o cosas así.

A nadie le gustaba la idea pero a nadie le preguntaron su opinión porque, pues, corporativos. Yo ya sabía que desde el primer día mi lugar iba a ser el más cazado, pues es de los pocos con 3 monitores grandes. Aún así mi mánager de Guadalajara (el mánager al que le reporto está en USA) dijo que iba a ser como en la escuela, "al principio del semestre escogías un lugar y lo usabas todo el curso, obviamente se respetaba y nadie andaba buscando quitarte tu lugar". Excepto que pasó exactamente lo contrario.

Los lugares se apartan todos los días a las 15:00, pero si a las 15:01 encuentras algo libre, tuviste suerte. Mi lugar ya era mucho pedir, pero supuse que había sido un malentendido y que el lunes que volviera a la oficina después de una semana en Mexicali podría usar mi lugar. Pues nada de eso, estaba ocupado por alguien que claramente sabe cuánto necesito mis 3 monitores y que aún así le valió.

Me afectó muchísimo, me sentí traicionado y menospreciado. Fui a hacer berrinche con mi mánager y me dijo varias cosas como "en realidad, ese nunca fue tu lugar, cualquiera lo hubiera hecho, necesitas mejorar tus habilidades de adaptación al cambio y tus bloqueos son mentales". O sea que básicamente me mandó al riel.

Más tarde me llamó mi jefe de USA, supongo que mi mánager local le contó sobre nuestra plática porque de verdad, me sentía muy afectado y dolido. Mi mánager de USA no tenía mucho que ofrecer pero al menos se mostró más empático, resonando con ideas mías como "¿por qué la empresa añade más preocupaciones a mi trabajo?" y se sorprendió mucho con eso de que básicamente ya no puedes tener cosas personales en el trabajo, aunque todavía estamos usando unas cajoneras de manera informal, pero cualquier día llegan y sacan mi taza de ahí porque "en realidad, esa cajonera nunca fue mía".

Entonces, en resumen, día a día tendrías que enfrentarte a lo siguiente:

-Recordar apartar un lugar todos los días a las 15:00
-Actuar rápido para cazar un lugar bueno, al menos con un par de monitores grandes (un compañero fue hoy a pedirme un mouse...)
-Al siguiente día, llegar y hacer check-in para que se valide tu lugar porque si no se libera
-Volver a empezar

Por cierto, todo se tiene que hacer desde una freaking página interna así que ocupas andar sacando tu lap para todo esto, incluso si no te acuerdas qué lugar alcanzaste, hay que sacar la laptop.

Son demasiadas estupideces, y lo último que necesito en mi día es estarme preocupando por estupideces. Después de mi berrinche de hoy y de estarlo pensando mucho, he decidido no participar de estos pinches juegos del hambre por un lugar decente. Voy a llegar todos los días, ir por un café y un sandwich, abrir mi lap en lo que me lo preparan, ver qué lugares sobran y entonces si, me siento en alguno de esos. Si no hay lugares me voy a una sala o al suelo o a ver a mi casa o a otra empresa, pero prefiero convertirme en un nómada antes que estar paranoico de que vaya a poder seguir con el lugar al que estoy acostumbrado (ya no se vale decir "mi lugar").

Yo vine a trabajar, estoy por encima de estas cosas.

3 comentarios:

  1. Anónimo10:10 p.m.

    Sólo están probando tu poder de adaptación. Recuerda que los dinosaurios no siguen caminando en la tierra.

    ResponderEliminar
  2. Está bien culei.
    No sé si el anónimo sea tu patrón o algo así :P jaja increíblemente creo que a veces sí se toman decisiones así, esperando que sea más claro los empleados que "destaquen". Desconozco si alguno realmente saca sus mejores pasos de baile cuando le mueven la rola así de sarra, a mí lo único que me provocaría es el mismo disgusto que a ti y la sensación de "si quieres buen rendimiento de mi chamba, déjate de... experimentos".

    ResponderEliminar
  3. Aja, son muchas molestias que no siento que nos merezcamos en mi equipo. Esto es sumado a otras medidas que han estado tomando y que claramente van orientadas a monitorear y controlar más el tiempo que pasamos en la oficina.

    Es muy desmotivarte poner tanto de tu parte y que te contesten de estas maneras, pero ya estoy dándole vuelta a la página e intentando sacar provecho de la situación.

    ResponderEliminar

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)