domingo, 29 de mayo de 2016

Después de la carne asada siempre viene la calma

Hoy ha sido el día en que más horas he pasado en la sala desde que llegué a esta casa. Estábamos ahí Gera, Alonso, Yuridia, Melody y Aldo, haciendo NADA. "Hay que poner una película de Netflix", "¿vamos al Oxxo?", "ya pon el futbol". Y así se nos fue el día, a ratos cada quien en su rollo (como yo organizando las finanzas en mi lap) y a ratos haciendo platicando y conviviendo.

Es chistoso porque en mi familia los domingos nunca son así. Últimamente son de "cada quien vaya a su misa, nos vemos a tal hora en tal lado para comer, y luego tareas o dominó cubano o a ver qué". Nunca son tan pasivos y tranquilos como el que viví hoy.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)