lunes, 11 de abril de 2016

En el futuro, (casi) todos haremos home office


Estaba escuchando el Bully Podcast que subieron hoy, sobre la calidad del aire en la Ciudad De México y cómo esta ha provocado el doble no circula. Curiosamente, el tema llevó a al punto de los Godínez como agregan tráfico innecesario y contaminante que tapa aun más las calles de la ciudad. ¿Cuáles la necesidad de que todos entren y salgan a la misma hora? ¿Por qué tienen que ir a sentarse 8 horas diarias, aunque terminen su trabajo en menos tiempo?

Después de escuchar esa conversación, me sentí muy feliz por mi trabajo. No solo por la flexibilidad que ofrece, también porque el enfoque en sí no es de ir a pasar tiempo sentado, es de entregables y resultados. Que si, que hay time tracking, pero es más por motivos de cobranza. Y de todas formas, ayuda a fomentar una auto-disciplina muy necesaria para el mentado home office.

Entonces, hay muchas ventajas muy bonitas de esta modalidad de trabajo. Menos tráfico, menos contaminación, distinto enfoque de trabajo, la gente maneja mucho mejor su tiempo, etc. No me voy a meter a los "uy pero en México eso no funcionaría", porque creo que en el futuro va a ser medio inevitable. Podríamos formar un mercado de profesionistas a nivel mundial, en vez de tener que estar cambiando de ciudad para poder trabajar en lo que estudié o me gusta. Las empresas no tendrían que estar construyendo edificios nuevos e inmensos en cada ciudad donde quieran emplear a alguien.

Me entraron fuertes dudas de si el home office no es un futuro medio inevitable para la mayoría de las profesiones.

Hay otro punto, que he sentido desde el primer viaje que hice a Mexicali y que trabajé desde allá. Ahorita,  no importa dónde esté, abro una laptop, me pongo unos auriculares con micrófono, y con una conexión a Internet, estoy oficialmente trabajando. Es como si estuviera en otro lugar con otras personas, pero con interfaces. A veces pienso que en el futuro, esas interfaces van a ser completamente transparentes. Vamos a tener en nuestras casas el cuarto de trabajo y va a ser tan normal como el baño y la cocina. Vamos a entrar, nos sentaremos, y vamos a conectarnos al trabajo, con interfaces todavía más fáciles e invisibles que un teclado, una pantalla y un headset. A veces pienso que va a ser alguna especie de gráficos interactivos proyectados por todos lados con un asistente virtual accesible por voz, tipo Iron Man y Jarvis. A veces pienso que será algun cable que nos conectaremos detrás de la cabeza, tipo Matrix.

Cuando imaginamos el futuro, casi siempre lo hacemos extrapolando la realidad actual y aderezándola con cosas que nos han metido por marketing o lo que sea. Ya quiero llegar a ese futuro, reírme de que lo que imaginé no se acercó ni tantito, e incomodarme porque ya no entienda al mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)