viernes, 19 de febrero de 2016

El ratismo no está en mi

Esta semana, el lunes fue feriado en Estados Unidos. Totti, que fue promovido junto conmigo y vive una situación de estrés laboral similar, decidió aplicar lo siguiente: trabajar desde casa el lunes, y pedir el martes para reponer el 1 de febrero que fue festivo en México pero igual lo trabajamos.

Such concentration, much determination
"Hey, que buena idea, yo también la voy a aplicar". Tengo lo que va del año trabajando unas 50 horas en promedio, me deben un día festivo, let's do this. Pues, no sé, nunca me animé a hablar con mi mánager sobre eso y total trabajé toda la semana. El martes fue muy estresante porque no estaba Totti y otra morra del equipo se enfermó, así que tuve que cubrir varias funciones.

En mi equipo anterior, mi ex-mánager anunció que se tomaría media semana de vacaciones, luego viajará a India del trabajo, y luego se tomará otro rato de vacaciones. Total que vuelve hasta el 7 de marzo o algo así. ¿Primer reacción de los integrantes? Nos vemos en marzo, yo me quedo a trabajar desde casa. Yo podría trabajar desde casa todo lo que quiera, pero la verdad, lo sufro mucho. Mi mánager está en Estados Unidos pero no me dan ni tantitas ganas de quedarme a trabajar en mi casa.

Y así se presentan casi a diario diferentes oportunidades de jugarle al sistema, explotar algún huequillo para sacar alguna ventaja y trabajar menos, o llevársela más calmadilla, obtener beneficio de manera fácil. Mucha gente anda con la actitud de estar alertas para detectar estas oportunidades y rasguñar alguna ganancia.

No es broma, esta es la imagen del grupo de WhatsApp con los del trabajo...

Yo no puedo. No me nace. No lo digo para ubicarme en algún plano moral superior, lo digo como un problema de nombre "no se cómo relajarme". Si me deben días, si he trabajado tanto, tenía suficiente justificación para tener la consciencia tranquila y decir "me tomaré la primera mitad de la semana tranquilamente". Pero no, me dio miedo pedirlo, y cuando ya estaba ahí, trabajé intensamente como si el que debiera horas fuera yo.

También se ve en mi manera de trabajar. Diario de actividades, folders ordenados, trabajar pulcro, organizado y eficiente. ¿Tal cosita le va a llegar a alguien más, y este detallito podría complicarle su trabajo? Mejor le doy una pulida. Y claro, llevar el time tracking lo más honesto y exacto que pueda.

Seguro es producto de varios factores. Para empezar, mi personalidad tienda a ser un trabajador de este tipo. Luego, el trabajo últimamente  ha estado muy exigente, y para acabarla,  ya comienzo a notar ciertos frutos de tanto esfuerzo. Por ejemplo, hoy me aventé yo solito un proceso en el que cambias las IP y nombres de varios servidores, una labor que en el pasado me ha salido mal y ha estado bien divertido.

Todo esto me hace pensar que si, he crecido bastante en lo que va del año, profesionalmente hablando. Lo noto en mi manera de trabajar, en mis resultados, y en la manera en que le hablo a mis compañeros de trabajo, con autoridad de saber de qué estoy hablando, a dónde quiero llegar y qué busco de parte de ellos.

Mi problema es que el final está padre pero no los medios ni las maneras. Podremos estar orgullosos de los resultados, pero tenemos mucho que aprender y mejorar. Si pensamos que este no es el verdadero final, si no otro parte del camino hacia quien sabe qué, podemos pensar que eventualmente la máquina estará aceitadita y donde la quiero para que las cosas se trabajen y resulten como quiero.

Este último pensamiento tiene rato en mi cabeza, y es la primera vez que he pensado que quiero liderar equipos de trabajo, que última hora y quiero ser algún tipo de mánager. Pero tiempo, primero necesito seguir probando mis teorías.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)