viernes, 1 de enero de 2016

Sin propósito

Creo que este año nadie en mi familia ha siquiera mencionado la palabra "propósito". Este 1 de enero ha sido muy sobrio, todo el día tirados viendo Los Simpson y comiendo y jugando y cosas así. Pero ese sentimiento de "ah, un nuevo comienzo, nuevas cosas que hacer, atrevernos por fin a alcanzar nuestros objetivos", pues... No ha estado...

Sería preocupante si la causa fuera mala, pero no siento que la sea. Creo que el poco ánimo "nuevoañero" es porque todos tuvimos un 2015 tan ocupado, con tantos eventos y trabajo y proyectos, que tenemos la mente todavía en eso. O sea, el 2016 nos agarró con un 2015 todavía muy work in progress.

Al menos de mi parte, se mi propósito de 2016 es seguir profundizando y trabajando los mismos objetivos de 2015, que ya son los de toda la vida: Ser feliz, ir por más logros profesionales, estar sano, compartir todo lo bueno y lo malo saber trabajarlo. Claro que hay objetivos particulares, como llevar a Adriana a Mexicali, aprender algo nuevo, volver a gastar 10mil pesos de videojuegos, pero estos son los que se sienten como continuaciones del 2015.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)