viernes, 29 de enero de 2016

El futbol como terapia

Hoy tuve un día muy malo en la oficina, otra vez. Tiré toda una granja durante un rato, una llamada de 5 horas se extendió a 8:30 y no terminamos la implementación, y un project manager me mandó una lista tipo "los 10 tasks en los que vas mas atrasado". Ahí no pude más y le mandé un correo a ese batillo y a mi jefe de que las cosas no pueden seguir así, necesitamos rebalancear las cargas de trabajo o volver a trabajar en nuestros timelines, porque solo somos 3 y tenemos que hacer de todo, desvelándonos y trabajando fines de semana.

Hubo un momento muy oscuro, en el que no había comido, tiré toda la granja, me estaban llegue y llegue correos de tareas, no sabía si iría al futbol, ya estaba atrasado en todo... Y me dio mucho miedo. Miedo de tener que auténticamente decir "no puedo con tanto, estoy en mi límite y no quiero seguir durmiendo 3:30 horas diarias sin vida personal de lunes a viernes". Y quise decirle a alguien, nada mas abrazar y esconderme como niño chiquito entre su cabeza y su hombro y decir "tengo miedo, no sé si estoy a la altura de las circunstancias". Por una fracción de segundo, pensé en Adriana.

Ya en la tarde logré escaparme de la llamada porque nos dimos cuenta de que no terminaríamos ese día, y me fui al futbol. Creo que la cancha es uno de los pocos lugares en que me logro desconectar por completo. Nada de  estar pensando "¿cómo encaja esto con el resto de mis planes de vida?" o "¿qué me deja esto, qué me dice de mi mismo?". Me mete y me concentro en jugar bien y ya.

Ganamos 8-4. Sigo sintiéndome medio perdido en la cancha y falto de "timing", pero es que hoy nos jugaron con un solo delantero y de repente me quedaba con demasiado espacio libre. Después nos quedamos a echar algunas cervezas (aunque mas bien me las echaron a mi, nunca me di cuenta de quién estaba llenando mi vaso) y estuvimos platicando casi 3 horas.

2 comentarios:

  1. Ves? te dije que iban a ganar :D
    Y asi me ha pasado también, lo que hago es seguir dandole hasta que acabe. Tu tambien podras :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que también yo soy muy desesperado y me quejo de las cosas en voz alta, aunque por dentro sepa qué hacer y que todo va a terminar bien.

      Eliminar

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)