jueves, 7 de enero de 2016

Algo bueno de ser novios viajeros

Es que siempre nos damos souvenirs súper cool:



La cajita roja son chocolates franceses.
La cajita blanca, unas gallentas/panecillos rellenos de mermelada de limón.
Los Milka son de caramelo (mi favorito) y avellana.
La bolsita blanca traía lo siguiente:


Tres chocolates suizos, uno austriaco (el que trae a Mozart, obvio), un separador del ibros y una cadenita para mi mamá.

Lo voy a racionar todo de poquito en poquito. Aunque hoy tuve un día tan pesado en el trabajo que le entré con muchas ganas al Milka de caramelo.

Por más extrañas que estén ahorita las cosas con Adriana, este tipo de gestos me dicen que al menos sus intenciones son buenas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)