viernes, 11 de diciembre de 2015

La tiendita de la esquina contra el OXXO

Tengo la suerte (y el cargo mensual a la tarjeta) de vivir en una casa con excelente ubicación en Guadalajara, tanto en en lo macro, por vivir cerca de la Minerva y que sea muy céntrico; como en lo micro, por tener varios negocios de conveniencia a unos cuantos pasos de la casa. Hoy voy a hablar de dos de estos negocios: Una típica tiendita de la esquina, y un OXXO.

Desde que llegué a vivir en esta casa, he ido muchísimo al OXXO, al grado de que yo creo que los cajeros ya me reconocen. Voy para un montón de cosas, desde antojos hasta desayunos o cenas improvisadas, y ahí compro el agua que tomo a diario. Si camino al lado contrario, paso por una clásica tiendita de la esquina, pero solo he comprado una vez ahí y eso que tienen prácticamente lo mismo que el OXXO.

¿Qué es lo que hace que vaya al OXXO para todo entonces? ¿Me gusta apoyar una marca dominante y despreciar a los comercios locales y estoy llevando a mi país a un hoyo? Nah, simplemente el OXXO acepta mi tarjeta de vales de despensa para pagar todo lo que no sea alcohol o cigarros, así que queda perfecto para gastar ese dinero que yo le llamo "de mentiritas" por estar limitado a ciertos negocios.

Pero sorpresa, hace un par de meses la tiendita de la esquina puso un anuncio de que ya empezarían a aceptar tarjetas, entre ellas la de mis vales. Me alegré mucho porque tendría más opciones y esperaba que la tiendita tuviera cosas que le faltaban al OXXO para redondear mi mandado de flojera. Fui, compré queso y leche para desayunar quesadillas y café, y... pues... que todavía no les activaban la terminal. Ni modo, pagué con efectivo.

Pasó lo de mi fractura y regresé a Guadalajara hace una semana y cacho. Hoy volví a ir a la tiendita de la esquina porque se me antojaba mucho un yoghurt de fresa (¿?) y ahora si me aceptaron mi tarjeta, pero la terminal no pudo completar la transacción o no sé qué. Mientras veíamos si se resolvía, le pregunté al muchacho de la tienda que qué horario tenía, y dijo que pues abría a las 7 u 8, y cerraba dependiendo de cómo viera las cosas "porque luego está muy calmado y pasa puro malandro". Total que no pudo cobrarme de la tarjeta de vales (que había aceptado dubitativamente), y me fui sin yoghurt.

Fui al OXXO y lo compré como si nada.

Llegué a la casa pensando que la tiendita no tiene realmente mejor oferta de productos que el OXXO. Ni horario. Ni me acepta mi tarjeta de vales. Realmente no hay muchos motivos para elegirlos sobre el OXXO, que está abierto 24 horas y puedo comprar hasta desodorante. Es un poco triste y no muy romántico, pero el OXXO es una tiendita de mucha mejor conveniencia que la tiendita de la esquina, la cual lo ha intentado pero nomás no.

Tal vez en el futuro no tengamos tienditas de la esquina, o todas sean OXXO y 7-Eleven y franquicias así, como los konbini en Japón (ojalá). Creo que al menos cuando se me ofrezca queso fresco o pan dulce no industrializado seguiré comprando en la tiendita de la esquina, aunque ni como tanto queso, y el OXXO tiene una vitrinita con pan del día...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)