domingo, 18 de mayo de 2014

Volvieron esas tardes de domingo


Rasurarse en la mañana.

Ir a misa a las 12:00.

Salir a comer.

Ir al mandado.

Lluvia con truenos y rayos.

Volver a casa para compartir bebidas y comida.

La angustia de que no lavé ropa y mañana hay que despertarse temprano para ir a trabajar.

Hacia mucho que no tenía un domingo así. Lo mejor de estas tardes tranquilas del verano Guadalajarense con Héctor y Rocío, es que siempre tienen un bonito twist, como aprender a hacer mojito cubano.

Cheers.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)