miércoles, 21 de mayo de 2014

Una gran ventaja de bloggear a diario

Empiezas a estar mucho más consciente de tus actos diarios, y los vas encadenando al grado de que te tomas la vida con mayor ligereza. No piensas un "¿ay por qué me pasan estas cosas a mí?" porque te acuerdas perfectamente que hace unos tres días estabas bien cuco haciendo mojitos y todo show.

Ayer me pasaron dos inconvenientes de esos accidentales, que no hayas a quién echarle la culpa y meterle un trancazo para desahogar el enojo. Primero, en la mañana, me subí a un camión equivocado, tuve que caminar media hora para volver a tomar otro que me dejara en el trabajo. Luego, en la tarde, abrí una bolsa de verduras congeladas para ponerle a mi comida. Cuando la iba a meter al congelador, se abrió toda y al menos media bolsa quedo regada por el congelador, el refri y el piso. Tuve que barrer y trapear y dar por perdida media bolsa de verduras.

Lo interesante de estas situaciones fue mi reacción, en las dos me empecé a reír un chorro cuando me di cuenta de mis errores. Era una risa como de cuando ves que algo malo le pasa a Homero en Los Simpson. Me tomé las dos cosas bien a la ligera, no con dramatismo de quién, al no ser capaz de aguantar los accidentes, jura y perjura que el universo o el destino o quien quiera tiene algo en contra suya.

El lado malo de esto es que si empiezas a querer guardar todo en tu mente para documentarlo y al final del día escribirlo. Te crees que tu vida es este libro súper interesante que tienes que escribir, cuando en realidad, c'mon, eres un mortal más. Tampoco eres para tanto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)