lunes, 5 de mayo de 2014

Me emocionan los estudios de laboratorio

Hoy fui a que me hicieran los estudios de laboratorio para mi nuevo empleo, y descubrí algo: Me gusta mucho hacerme ese tipo de estudios.

Creo que la cura va de que me gustan los números, por algo me incliné por elegir una ingeniería en la universidad. Pero no solo me gustan en el trabajo, me encanta tener cuantificado todo en mi vida para saber como reacciona todo si le subo o le bajo al número. Entonces, con esa afición por los números, imagínense lo interesantes que me resultan los números que describen mi condición física. Cosas que están ahí a diario, que demuestran cómo funciono, lo que está bien y lo que está mal en números duros.

Y ya que interpretas los números, llega la parte de trabajar con ellos. Ver en qué andas mal, alto o bajo, y tomar alguna acción correctiva, para después evaluar si de verdad te sientes mejor o qué. Incluso si no sientes una mejoría drástica, tienes que confiar en que es lo mejor para tí. Además de que como ingeniero estás ahí de "oh, ¿y esa máquina para qué sirve? ¿wow, y cómo le hace?"

Eso por no hablar de lo que dicen sobre ti tus números. El único resultado que tengo hasta ahorita es el del electrocardiograma. Mis latidos por minuto salieron en 56, cuando lo normal es de 60 a 100, pero dijo el doctor que más bajo estaba muy bien también, le pasa a los que hacen actividad física, por ejemplo, Lance Armstrong llegó a tener una electrocardiograma de 30 latidos por minuto.

Al final me dijeron que me porté muy bien y me dieron una galleta. Ya quiero que me entreguen mis resultados para geekearle.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)