domingo, 25 de mayo de 2014

Jugar sin recompensa

En el diseño de videojuegos, asignas recompensas a diferentes acciones del jugador. Por ejemplo, en los juegos de Mario, brincar de la manera correcta te puede traer diferentes tipos de recompensa, desde saltar un hoyo, hasta obtener una vida extra si brinca sobre 9 enemigos sin tocar el suelo. En los RPG es mucho más evidente, pues siempre al final de las peleas te dan experiencia y dinero como recompensa.

¿Se imaginan jugar por jugar, por amor al juego, sin recibir ningún tipo de recompensa? Pues así he estado jugando Bravely Default.


Este fin de semana he estado batallando con un montón de peleas súper difíciles de Bravely Default. Es casi el final del juego, y te empieza a tirar peleas contra diferentes jefes mezclados con estrategias muy ingeniosas para resaltar las fortalezas de cada uno. He tenido que idear un buen de equipos e irlos ajustando para poder derrotar a cada equipo de jefes. Mención honorífica para el equipo de Praline, Barbarossa, Barras y Artemis, que era puro músculo con una buffer poderosísima. Tuve que usar dos tanques físicos y dos bugger/healers para poder derrotarlos.

Pero lo más interesante es que ya soy nivel 99 y ya subí al máximo todos los jobs, ya no puedo subir de nivel. También, hace rato que pude haber terminado el juego por la ruta corta, sin tener que hacer todas estas peleas opcionales. ¿Entonces por qué lo hago si no hay recompensa? La respuesta es corta pero no sencilla: Porque es divertido.

Es divertido jugar Bravely Default así como es divertido jugar Mario cuando ya lo pasaste todo, y cuando un videojuego alcanza ese nivel de que ya lo juegas simplemente porque te divierte, te gusta la música, te gustan las animaciones, y te hace pasar un buen rato, alcanza un nivel bastante legendario en mi consideración personal.

No digo que Bravely Default sea para todos, pero para mí ya es una joya muy especial.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)