viernes, 4 de abril de 2014

Una pregunta para conocernos mejor

¿Ubican esas preguntas tipo “¿te gustan las películas de terror?”, que en teoría revelan rápidamente la compatibilidad que tienes con otra persona? Creo que hoy se me ocurrió una, aunque bastante personal.

Estaba limpiando el piso, y vi los rompecabezas que tenemos apilados, algunos incluso sin abrir (shame on us). Se me antojó armar uno, pasar por ese viaje de paciencia y observación, para después enfrentarme a la delicia de desarmarlo todo para guardarlo. Aquí es donde generalmente puedo sentirme muy identificado con una persona: ¿Te pesa desarmar el rompecabezas, o te gusta volver al cero?

Cuando tengo que organizarme, casi siempre empiezo tirando a la fregada lo que ya no ocupo. Me encanta esa sensación de sentirme desapegado de algo, libre para tirarlo o prenderle un cerillo si quiero y tener espacio limpio para reorganizarlo todo como quiera.

He pensado incluso que si algún día ando queriendo conocer a alguien, invitaría a la persona a un té o café, y podríamos platicar en lo que armamos el rompecabezas, me he dado cuenta de que a veces platicas muy a gusto cuando la plática es un proceso paralelo a una actividad pequeña que ejecutas al mismo tiempo. Algo así como platicar mientras juegas videojuegos, o juegos de mesa. Ahí ya tendría varios datapoints para evaluar a la persona: Si aceptó armar un rompecabezas, que tipo de bebida pidió, la plática durante la armada, y cómo se sintió a la hora de desarmar el rompecabezas.

Entonces, ¿quién quiere ir al Teavana u 8½ a armar un rompecabezas?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)