viernes, 14 de marzo de 2014

Solitaria confusión

Sin duda el que es virtuoso puede vivir en todas partes contento.
...
No le basta haberse desligado de los vicios si precisa después que discuta con los de los otros.
La Soledad de Michel de Montaigne

Hoy un amigo me platicó sobre una escena medio fuerte que presenció, de un muchacho maltratando a su pareja en el tren ligero, y luego dejándola ahí llorando.

El otro día, escuchando este podcast de Cracked, me enteré de una teoría de que el cerebro se adapta a la situación de tener pareja, puede dejar cierta carga a la otra persona, depender de ella para recibir estímulos químicos de autoestima y amor, etc. Visto de ésta manera, perder a una persona puede significar un trauma cerebral, según la teoría.

Yo también me acuerdo de cuando andaba con Edita, cómo sentía que un montón de dudas ya no tenían sentido, que el número de mis preocupaciones había disminuido. Una extraña sensación de qué quién sabe que deparaba el futuro, pero no podía ser muy malo. El otro día mi mamá me decía que fulanito, amigo mío de la primaria, se iba a casar ya. Obviamente yo empecé con mis típicas quejas de bachelor and proud of it, pero creo que terminé un "no manches, tienes 23 años,  ¿quién eres para casarte?", y mi mamá dijo "no necesitas ser alguien para casarte", a lo que inmediatamente tuve que responder "pues ahí está el problema con casarse".

Mucho he parloteado ya de lo increíble que ha de ser alcanzar una felicidad plena y que no dependa de otras personas, pero últimamente lo he pensado, y más bien, debería ser una prioridad en las vidas de todos nosotros llegar a esto, y mantenerlo, aun que luego nos emparejemos con alguien. ¿En qué pensamos cuando ponemos tanta confianza, responsabilidad, y paz mental propia en las manos de otras personas? ¿Tan drogados por los químicos están nuestros cerebros, que no nos damos cuenta del peligro al que nos exponemos?

Amar debería ser algo estratégico y calculado, casarse, el resultado de una tesis enorme del amor entre dos personas, y no todo un viaje patrocinado por las hormonas. Amar y casarse tampoco deberían ser el resultado de la costumbre, o de la prisa, o de la situación de la oferta y demanda de potenciales parejas. Deberíamos tener libros y clases en la escuela sobre años y siglos de estudio sobre todo esto, que no venimos haciéndolo desde apenas ayer. Pero ah, di esto en público, y eres el más frío e inescrupuloso humano, queriendo hacerte el listillo para llamar la atención y llevar la contra cual adolescente rebelde.

¿No son más máquinas aquellos que están reaccionando de manera mecánica y biológica, porque tocaron los botones correctos en sus cuerpos y activaron los interruptores correctos en sus mentes? ¿Y qué si me da miedo? Si tengo expectativas falsas sobre el amor en pareja, es porque entonces no entiendo el amor en pareja, y desde ahí tenemos un problema.

Me gusta escribir aquí para que alguien lo lea en el futuro, y si está pasando por lo mismo que yo, le sirva de ayuda. Solo que hoy no tengo respuestas, solo preguntas y confusión. Me acuesto buscando en Internet qué hacer cuando te sientes solo, cómo hablarle a muchachas en la calle, qué hacer si sientes que necesitas que alguien te eche porras. Ahí es cuando me enojo, cuando me doy cuenta de que otra vez estoy buscando que alguien más venga a arreglarme y hacerme sentir bien. Creo en eso de emparejarnos por supervivencia, buscando los mejores genes para nuestros hijos y todo eso, pero al mismo tiempo, me parece terriblemente egoísta usar a otros para sentirnos bien.

Oye, futuro lector de 24 años que también se siente solo pero no quiere depender de que alguien venga a ayudarlo, aguanta ahí. Ojalá en algunas entradas más del blog pueda decirte cómo le hice.

4 comentarios:

  1. Anónimo7:10 a.m.

    Es mejor esperar a la mujer correcta que precipitarse y búscate una que tenga carácter y sea ambiciosa porque esa no te va permitir que te desmorones nunca pero tampoco te va fallar ni permitirte fallarle a ella xq te va exigir que con ella todo o nada. Y 23 años no ea edad para casarme.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:16 p.m.

    Alguien iguallde nerd que tu y que twnga 90% de afinidades contigo. O sea alguien igual que tu pero mujer.

    ResponderEliminar
  3. Solo que ahí volvemos a caer en el depender de alguien para sentirme bien, y eso es lo que me ha traído con dudas y miedos. Esa incapacidad de ser independiente en cosas tan personales.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:04 p.m.

    Uno no depende de otra persona para ser feliz, al contrario te suma y te multiplica su felicidad, pero si te resta y no progresas no sirve de nada.

    ResponderEliminar

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)