martes, 25 de febrero de 2014

Cheap ass gamers


Cuando estaba morrillo... Bueno, hasta la prepa todavía, juraba que cuando tuviera suficiente dinero iba a comprarme todas las consolas. Tendría la de Nintendo, la de Sony, la de Microsoft, y obviamente las portátiles. Ahí se me iría mi sueldo. Obviamente eso nunca pasó, me di cuenta de que con una PC y las de Nintendo soy bastante feliz, aunque el año agregué un PSP, este año se me antoja un PS3 por Persona 5, y el Vita se me antoja para jugar indies on the go.

Hoy que lo pienso, también creo que era un comentario bastante inocente. No sabía que, a esta edad en que ya tengo mi dinero para comprarme videojuegos, lo que no tengo es tiempo ni energías para jugarlos todos a todas horas. ¿Cuántos juegos no tengo sin pasar en el 3DS, Wii U y Steam? Un par de decenas, fácil. Y si no me cuido, la lista crece facilísimo con todas las ofertas que hay en el año, especialmente las de distribución digital.

Pero, ¿por qué comprar tantos juegos y apilar el backlog? Cada semana pareciera salir un juego que los medios te quieren empujar por la garganta sea como sea. Cada semana, otra experiencia de lo mismo con otra pintura, y cada mes, otra experiencia con ligeros tweaks, y más o menos cada 3 meses, un juego un poco más original. El ritmo de salida de los juegos es demasiado rápido para mí, para cuando sale otro juego que supuestamente debería jugar porque ya está de moda, no he terminado de sacarle todo el jugo a los juegos que ya tengo.

Hoy le dije a unos amigos de Mexicali que se compraran Wii U con Mario Kart 8 en mayo, para jugar en línea desde Guadalajara. Uno me preguntó que si ya se podía piratear. C'mon, vives en frontera y tienes trabajo de ingeniero, ¿y todavía quieres piratear?

Siento que le hemos perdido mucho respeto al software, especialmente, a los videojuegos. Lo vemos como algo a lo que le debemos exigir el máximo, bien chiqueados, y esperando siempre el menor costo de entrada posible. Y nosotros nunca dejamos que los juegos nos exijan de la misma manera, nos excusamos en que "el juego está mal diseñado" cuando no ganamos sin esforzarnos, y si no te dan un incentivo por cada paso y cada disparo, ni lo terminas. Uff, ¿y dura más de 10 horas? Qué rayos, ¡tengo que jugar el nuevo juego de moda de la semana!

Detrás de los juegos hay muchísimo esfuerzo. Muchas veces, los juegos son los sueños realizados de gente que siempre quiso ver a tal personaje cobrar vida, experimentar alguna mecánica, o contar alguna historia. Es cierto que existen cosas turbo prefabricadas y medidas, cual blockbuster hollywoodense. Pero de eso no tienen la culpa que realmente están hechos con amor y dedicación, y cuyos desarrolladores y creadores no merecen que les desprecies su juego hasta que esté en la sale de Steam, o peor, que lo piratees.

A fin de cuentas, nuestra elección con nuestro dinero es la mejor manera de comunicar lo que queremos, lo que aceptamos. Es como Netflix, entre más veas lo que te gusta, más de eso pondrán. Yo acabo de comprar Bravely Default, edición de coleccionista, y ya tiene más de una semana en mis manos. ¿Ya lo empecé? No. ¿Por qué? Porque quiero dedicarle el tiempo, la atención, y el respeto que se merece, no mezclarlo con otros asuntos u otros videojuegos. En la prepa, mi utopía era la de tengo todos los juegos y los voy a jugar todos. Hoy creo que llegué a algo mejor: Tengo los juegos que realmente planeo jugar, y nada más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)