miércoles, 31 de julio de 2013

Una foto al mes: Julio 2013

Este mes subí un chorro de fotos a Instagram. Y aunque por fin saqué mi E-P1, las fotos que tomé con ella las guadaré para otra entrada. Mejor, por este mes, elegiré esta foto:



Mi llavero de Mega Man pixeleado. Lo amo.

Es especial para mí porque la veré, y me acordaré que iba saliendo del IHOP, llegué a curiosear a una tienda nueva, lo vi, me gustó, y lo compré. Luego entramos a una tienda de Häagen-Dasz y compré un cono de almendra con dos bolas de nieve.

Cuando lo digo, me suena a que ralla lo fresa/snob. No tanto que piense que no hay cosas más caras, pero siento que todo ese párrafo está lleno de "gasté mi dinero en una manera completamente innecesaria pero no importa porque puedo y lo pago". Desayunos de casi 150 pesos, llaveros de 120, nieves de 80. 430 pesos en unas 2 horas y media.

Y aquí viene el por qué me impacta: Porque siento clarito que se va a acabar. Es extraño, porque lo veo normal, yo mismo en el fondo siento que ésta no es la manera en que quiero vivir/gastar. No lo necesito. Pero es tan fácil y cómodo. Por eso veo bien que este tan cerca de quedarme sin trabajo: Me va a ayudar mucho a apreciar varias cosas, y volver a empezar a ganármelas.

martes, 16 de julio de 2013

Feliz cumpleaños número 7

Es increíblemente ridículo que tenga 7 años viniendo aquí a escribir un montonal de cosas que a nadie le interesen. Pero si pasa! Y la neta, seguirá pasando. Aunque las maneras y los hábitos de escribir en mi blog hayan cambiado, siempre tengo ganas de volver. Siento que esto va de una historia que se sigue escribiendo, y que igual y no merece la pena irla detallando tanto, pero no quiero que algún día alguien llegue a leerla y se encuentre que no hay final.

He estado pensando en imponerme algún hábito de escritura. Dicen que escribir a diario es muy bueno y mejora bastante tu escritura, pero no estoy listo para algo tan riguroso. Quizás empiece a escribir mínimo una vez a la semana, como un propósito de medio año nuevo. Algo es algo.

Por ahora, quiero incluir el cómic más reciente de The Oatmeal. Es sobre correr largas distancias, no exactamente el tipo de correr que yo practico, pero aún así hay un montón de similitudes a lo que yo siento respecto a correr, y lo encontré ridículamente inspiracional.

The terribe & wonderful reasons why I run long distances, by The Oatmeal.

Hay muchísima sabiduría que rescatar de ahí, y me encantaría tener la camiseta de "I do not believe in the wall". Aunque la verdad, yo si creo poquito en ella, la diferencia es que nunca la he visto como una pared inamovible o insorteable. Ya sea escribir más seguido en el blog o correr más, superar "límites" es un maldito nirvana súper delicioso al que te vuelves adicto.


lunes, 8 de julio de 2013

De repente, tienes una salud excelente

¿Se acuerdan de lo que he venido diciendo de cuánto amo mi estilo de vida? ¿Cómo me encanta lo controlada y cuantificada que la llevo? Pues hoy ya hubo opinión experta sobre todo esto: Estoy de lujo.

Hoy tuve cita con la nutrióloga. Mi interés principal era pesarme y conocer más o menos cómo andaban mis niveles bioquímicos, con este estilo de vida de contar calorías, vegetarianismo, correr, etc. También era importante escuchar lo que una persona calificada tenía que decir al respecto... Aunque tenga mas de medio año viviendo así...

Llegué al trailer de Intel donde atendía la nutrióloga (ella va a Intel y todo el rollo, otra prestación turbo underrated) con mis estudios de laboratorio que me hicieron en marzo. Apenas entrar me saludó con un optimismo y buen humor que usaría durante toda la cita: "¿Y tú a qué vienes chaparrito, si te ves súper bien?"

Tengo que admitir que me sacó más de onda el chaparrito que el te ves súper bien. Yo estoy seguro de que soy estatura promedio! Pero bueno, ya cuando me fijé bien eran dos las que atendían: Una señora que era como la doctora chila oficial, y su ayudante, una muchacha súper súper guapa. Y no hablamos de un súper guapa gustos raros del Fer, luego mis compañeros de trabajo también la vieron y coincidieron en que es muy bonita, obviamente, con los comentarios más guarros que pudieron encontrar. Así demuestren su apreciación por las mujeres, o algo así.

La señora empezó a leer en voz alta cada uno de los exámenes de las 4 páginas de resultados, con todo y su valor y a veces hasta el intervalo de referencia. "Eritrocitos, ajá, plaquetas, 316, gluca, 76, lipidos totales, de lujo, lipoproteinas 14, no las maneja, pH 7.5, cítricos, antigeno, trigliceridos... 68!!". Ahí la muchacha, que solo se limitaba a comentar y voltear a su iPhone, dijo "wow, que envidia!", y ya luego siguió diciendo que súper bien todo. Les gustaba lo que leían y lo que les platicaba del vegetarianismo y ejercicio. No sé cómo, pero también concluyó que no tenía estrés o mi cuerpo lo manejaba muy bien. Nada de estrés ni mental y ni emocional. Al final, la señora terminó de leer los exámenes, y solo dijo "la verdad, tu estás saludable", mientras lo escribía grande en la última hoja. "No tienes nada que hacer aquí, ni siquiera te voy a cobrar".

BOOM. Inyección de autoestima. En serio, creo que nunca hubiera esperado escuchar algo así. Que si, que tengo 23, que me cuido bastante y no como pinche carne. Pero si piensan que prácticamente toda mi vida he tenido sobrepeso, que hasta este año no me cuidaba mucho, y que tengo un trabajo donde debo estar sentado, y encima llego a la casa a también estar sentado, pues, pues... Se siente muy bien que te digan que tienes excelente salud. Te da mucha seguridad para muchas cosas.

La señora todavía me siguió explicando más detalles técnicos sobre eritrocitos y cosas así, de comer hierro y huevos y queso y tal. Me dijo que comiera pescado una vez a la semana, pero creo que en eso si la voy a desobedecer. Le pedí que si de todas formas podía pesarme para saber cómo andaba en eso, y me dijo que si pero necesitaba que me quitara toda la ropa hasta quedar en chones. Me dio mucha risa, pero luego me di cuenta de que iba en serio. El cuarto de al lado tenía una bata y una báscula de esas que mandan una pequeña corriente por un pie y la cachan en el otro pie, y en eso te miden peso, porcentaje de grasa, y hasta impedancia! 408 ohms por si les interesa.

Cuando leyó los resultados, se dio cuenta de que si tengo sobrepeso, pero que aunque la máquina marcaba que necesito bajar 10 kilos, ella dijo que era más que suficiente con 5. Que para el porcentaje de grasa que me cargo, mi músculos debían pesar bastante. Ahí me agarro el brazo pero rápido le dije que salgo a correr, que los brazos estaban relacionados. Nunca he sido de músculos fuertes, me da pena que me aprieten los brazos buscándome músculos.

Se salió y volví a vestirme, bien feliz. Pregunté si era todo, y di las gracias. Me dijo que no quería volver a verme hasta diciembre, cuando necesitaría otro estudio de laboratorio solo para asegurarme de que todo seguía igual de bien, pero que citas mensuales definitivamente no necesitaba.

Hay una especie de seguridad que me ataca y entra muy fácil cuando se que las personas con las que estoy hablando no las voy a volver a ver nunca en mi vida. Me siento menos responsable de lo que digo y hago. Ha de ir relacionado con los impulsos ahistóricos y eso. El caso es que ya cuando me dijo eso de no volver a verme, cuando ya tenía la mano en la perilla, les dije "Bueno, lástima, porque ella es súper bonita, de haber sabido, hubiera estado padre venir seguido", con sonrisa en la cara. Ni siquiera vi la reacción, solo escuché algo así como muchas gracias y me fui. De hecho creo que la muchacha ni escuchó a la primera, la señora le tuvo que repetir. Damn, pero si que es bonita.

Tengo que planear bien que hago con mi salud, además de obviamente mantenerla. Pero es bueno tener una cosa menos de que preocuparme, porque tengo que buscar trabajo y tal, ya saben.

lunes, 1 de julio de 2013

Una foto al mes: Junio 2013

Un día tarde, un mes más sin sacar la E-P1, un mes más sin muchas fotos, a pesar de tantos eventos. Definitivamente soy malísimo para retratar eventos sociales, y para fotografiar gente en general. Me falta mucha confianza en ese departamento.


Así que voy a subir otra foto  de Instagram! Yo se, hubo primeras comuniones, cumpleaños, graduaciones, quarterlys, pero en ninguno hay una foto buena y tomada por mí. Así que dejo una foto de mi nuevo 3DS XL. Lo tengo desde el jueves y ya lo amo, genera una respuesta emocional en mí súper bonita, como si estuviera abriendo una caja de juguetes y tengo que decidir con cuáles voy a jugar. Lo veo y siento la necesidad de agarrarlo y jugar con él, niveles de emoción tipo iPad 2 o mi E-P1 o una TI-89. Well done Nintendo, well done.