martes, 30 de abril de 2013

Una foto al mes: Abril 2013

Se me complica mucho escoger una foto para éste mes. No saqué la E-P1, porque nunca hubo un evento en el que quisiera ponerme en modo fotógrafo. Y no es que me faltara inspiración, o equipo, ni nada parecido. No todo es enmarcar y capturar, y en hay momentos en que me gusta fotografiar bien algo. En todo el mes no hubo momento así. Pensé que tal vez en el evento de Selva Mágica habría alguna oportunidad interesante, pero pues preferí disfrutar las montañas rusas sin preocuparme mucho de tomar fotos.

Lo que pasó, más bien, es que tomé un montón de fotitos regadas por mis perfiles de redes sociales, que describen muy bien mi mes. Hay algunas en Instagram, otras en Facebook, Twitter, etc. Los Killers, Selva Mágica, entrenamientos de futbol, Milka en Liverpool, Galaxy Note II, todo un fin de semana solo en la casa, premios en el trabajo, mi abril estuvo costruido de muchos detallitos chiquititos bien bonitos. Y voy a escoger el más sútil y sencillo de todos:

"Nada importa. Hace mucho que lo sé.
Así que no merece la pena hacer nada. Eso acabo de descubrirlo"

Disfruté muchas cosas de "Nada", de Janne Teller. Tanto el contenido, como la manera en que llegó a mí. No necesito hablar del encanto de un libro físico en estos tiempos. Mi papá estuvo insistiendo en que lo comprara y lo leyera. Me preguntaba a diario que si ya lo había terminado. Y lo hice, fui a comprarlo, y lo leí, tal cual como me dijo mi papá. En el proceso, me di cuenta de lo bien que me sentía de que, aunque vivo solo y yo decido como gasto mi dinero, no tenía ningún problema con obedecer a mi papá que está a más de 1800 kilómetros de distancia. Y sin embargo lo hice, y con mucho gusto. Escucho y sigo todos los consejos que me da, y me pone turbo feliz que me hable nada más porque si, para saludar. Y que encima me esté recomendando libros y películas, es como si me quisiera seguir enseñando lecciones por el medio que pueda. Lo aprecio muchísimo.

Si nos movemos al contenido del libro, hay todavía más que platicar y discutir, porque la forma en que está escrito el libro facilita el análisis junto a otras personas. Es sencillo rozando lo simple e infantil, pero es una bala disparada directamente a las bases que según nosotros vamos construyendo conforme crecemos. Creemos que podemos sostener nuestras vidas en el amor, las posesiones materiales, nacionalismos, familia, sexualidad, religión, logros, intelectualismo, y un montón de cosas más a las que otorgamos significado, a veces nada más para no volvernos locos y sentir que no le encontramos propósito a la vida. ¿Y qué pasa si llega alguien a desafiar y hacer temblar esas bases?

Si alguien lo lee contáctame. Le invito un vino para platicar.

La foto en sí no es la gran cosa. Quizá el mayor mérito sea que la tomé con el Note II en una estación del tren ligero de Guadalajara, un auténtico acto de valentía. Pero bueno, así son las fotos, mitad técnica, mitad creatividad, y completamente llenas de significado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja algo lindo, especial, original y coherente =)