martes, 31 de diciembre de 2013

Una foto al mes: Diciembre 2013


Hubo muchas fotos en diciembre que me encantaron, pero ésta me sorprendió. No creí que la cámara de mi teléfono fuera capaz de hacer fotos así. No tiene filtros btw, y estoy corriendo CyanogenMod, así que incluso sin las optimizaciones que hubiera hecho Samsung, sigue siendo una cámara muy capaz.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Favoritos del 2013

Videojuego: Fire Emblem Awakening.
Canción: Bitter Rivals - Sleigh Bells
Película: Pitch Perfect
Platillo en un restaurant: El taco árabe de falafel en Bit Lajam
Platillo cocinado por mí mismo: Lentejas con quinoa y queso feta
Concierto: The Legend of Zelda Symphony of the Goddesses
Anime: Attak on Titan
Foto de la EP-1: La del flamingo en el zoológico de Guadalajara
Foto de Instagram favorita: La del fraccionamiento en la mañana
Gadget: El Nintendo 3DS XL

Muchas cosas bonitas este año :)

sábado, 30 de noviembre de 2013

Una foto al mes Noviembre: 2013

Mi barba de no shave november!


I know, kinda gross. Pero me da mucha cura mi barba, y hacía mucho que no me la dejaba tanto rato. Es curioso como hay vellos más claros en el mentón. En general, es una barba rizada, carente de bigote (o al menos de uno decente), y que tiende a verse desaliñada muy fácilmente. 9.5/10, would grow again.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Mi fin de semana, en screenshots

Esta semana tuve mucho trabajo y mucha gripa. No cocine entre semana, y salía a media noche. Lo bueno es que solo fueron 4 días, 3 si contamos que el viernes nos venimos como a las 10:30.

Pasé todo el fin de semana encerrado, jugando Wii U y viendo Attack on Titan. Cociné algunas cosas sencillas pero ricas, y también vi Glee y fui a misa. Fue hermoso, hacía frío/lluvia afuera y sentía súper rico estar adentro. Estas son screenshots de lo que estuve jugando:











miércoles, 13 de noviembre de 2013

Enfermas comparaciones

Es increíble que un puesto de comida china en una plaza que apodamos "Centro Cholo", me haga menos daño que la cafetería de mi trabajo.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Extraverted Thinking, Introverted Intuition, Extraverted Sensing, Introverted Feeling

Hoy descubrí los tests de personalidad Myers-Briggs, porque no vine al trabajo en sábado y estaba el no pude entrar al laboratorio de todas formas.

Salí un ENTJ, "el ejecutivo". Más allá de si las descripciones y todo aplicaban a mí, hubo dos frases que amé:

"I'm really sorry you have to die."
"I make these little plans that really don't have any importance to anyone else, and then feel compelled to carry them out."

La primera es puro overstatement, quizá demasiado simplificado. La otra la podría decir literal. Correr a diario, completar los Pokédex, ser vegetariano durante un año. Tengo la terrible necesidad de elaborar pequeños planes que a nadie le importan, pero si no los ejecuto en mi día a día, la vida me sabe menos. Creo que es algo nuevo que puedo contestar con confianza cuando me vuelvan a pedir "háblanos un poco de tí."

jueves, 31 de octubre de 2013

Una foto al mes: Octubre 2013


Pokémon XY fue lo que más rockeó todo mi mes de octubre, con todo y Muse, visitas, y la vuelta al trabajo. Ya ahorita la fiebre se me bajó un poco, pero las primeras dos semanas era ridículo, necesitaba seguir explorando y viendo todo lo nuevo. Ahora ya es más momento de contemplar y apreciar, tweakear equipos, hacer experimentos genéticos, etc.

Rocío se la rifó dejándome estrenar su juego en lo que llegaba el mío. Lo que más me sorprendió fue que ella misma me lo autorizó, no tuve que sugerirlo ni mencionarlo. Se siente bonito que la gente se preocupe por tí en aspectos en los que no tiene ninguna necesidad de preocuparse.

martes, 29 de octubre de 2013

Beauty of mathematics


"Mathematics, rightly viewed, possesses not only truth, but supreme beauty — a beauty cold and austere, without the gorgeous trappings of painting or music." —Betrand Russell
Si, el discurso de "todas las cosas asombrosas que pasan detrás que nuestra cotidaneidad y que obviamos" está medio gastado, pero esta es una presentación simple para recordar y reapreciar todas las matemáticas que dan funcionalidad a nuestra vida diaria.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Primer Hall of Fame en X & Y


Estoy tan orgulloso de esto. Yo sé que Pokémon está diseñado para que lo pases con tus Pokémanz favoritos, pero aquí hay algo más que eso. Este equipo me genera un verdadero sentimiento de "lo hicimos lo mejor que pudimos contra cosas que no esperábamos, y tuvimos éxito".

Cada uno tiene su propia estrategia y funcionamiento, algunos muy diferentes el uno del otro, pero juntos forman una maquinita bien balanceada. Si yo sé que un eléctrico me va a enfadar mucho, incluso un buen equipo de psíquicos. Pero este equipo fue pensado mucho más para exprimirle diversión al juego, con puras caras nuevas, no tanto al online súper competitivo.

A la delantera debe estar Talonflame. ¿Por qué un Fire/Flying hasta en frente? Obviamente para que nunca le pegue Stealth Rock, pero también porque tiene U-turn, y puedo combinarlo con Gourgeist (Ghost/Grass), Furfrou (Normal), Florges (Fairy) y Greninja (Water/Dark) para que entren al campo de batalla usando sus inmunidades (Fighting, Ghost, Dragon y Psychic, respectivamente). Incluso meterlos solo para sacar a Talonflame al mismo tiempo que hace algo de daño. También tiene Steel Wing para defenderse de los tipo roca, y Fire Blitz y Fly para atacar con STAB. Debería cambiarle Fly por Brave Bird para hacerlo más interesante. Su habilidad Flame Body tampoco está nada mal.

Gourgeist fue la sorpresa más grata yo creo. Ghost/Grass es un typing muy interesante, y viene con buen ataque y defensa. Lo mejor fue el conjunto de movimientos que aprendió: Leech Seed + Will-o-wisp para hacer daño constante al mismo tiempo que te curas y reduces el ataque del oponente. Lo mezclas con su buena defensa, y vas entendiendo para dónde va esto. Para atacar, Seed Bomb (no me he puesto a buscar si puede aprender algun ataque físico tipo Grass que funcione mejor) y Phantom Force. El último ya es una mamada. Aparte de que tiene buena defensa, te baja el ataque, y cada turno se cura poquito, el cabrón tiene la capacidad de desaparecer un turno y hacerse inmune, para luego regresar y dar un buen trancazo STAB tipo Ghost. Si le pongo Leftovers, se vuelve un auténtico dolor de cabeza si no lo matas rápido. Lo malo es que su habilidad está algo chafa, no siempre sirve de mucho saber el ítem que trae el contrincante.

Furfrou es el caprichazo. Lo tengo porque mi raza de perros favorita son los french poodles. Es bastante rápido y aguanta bien los trancazos físicos, pero hasta ahí. Casi siempre cuando tenía en frente algo neutro, lo tiraba for the lulz. Tiene un Return aceptable, Retaliate para las venganzas, Sucker Punch por los fantasmas, y Cotton Guard para subir su defensa al máximo bien rápido. Es un capricho que pienso conseguir shiny y caprichear todavía más.

Florges lo agarré porque quería entrenar un tipo Fairy, y cuando vi la última etapa de Flabébé y vi lo que podía hacer, me convenció. Mucha gente todavía no lo conoce, entonces no todos tienen bien clara la estrategia contra él. Se confunden cuando uso Wish, y no pasa nada. Luego Calm Mind, y solo subo mi ataque especial y defensa especial. Para entonces ya me hicieron algo de daño, pero se cura con el Wish, y estoy listo para tirar unos Moonblasts bien calillas. A veces nomás repito esto hasta que estoy listo para sweepear. También tiene Magical Leaf porque no encontré qué más ponerle. La habilidad es una cochinada que ni me molestaré en comentar. Al final, Florges está bien para combatir dragones y algunos psíquicos y dark, incluso peleadores, pero con esos hay que tener cuidado porque Florges es mucho más de lo especial que de lo físico. Muy divertido de usar.

Dragalge me gustó mucho por su typing (Poison/Dragon), sus stats, y su diseño. Tuve que pedírselo a Héctor, pero valió la pena, porque vino a balancear mucho a mi equipo, que tenía serios problemas con los eléctricos, y a veces con peleadores. La estrategia casi siempre era envenenar con Toxic, y matar con Venoshock. A veces usaba Dragon Pulse para defenderme de otros dragones, y también tenía Surf para ayudar. La habilidad no era la mejor, porque al ser mejor en stats especiales, nunca tuve ataques físicos para envenenar al contacto. Necesitaré uno con la habilidad de envenenar cuando me toquen, no cuando los toque. Dragalge entró al final, paa cubrir roles muy específicos en el equipo (defenderme de los eléctricos) y lo hizo bastante bien, con algunos extras incluidos.

Todos saben lo que siento por Greninja. El diseño me hypeó mucho desde el principio, y aunque en el desarrollo me costó un poco entender como debía usarlo (puede ser muy fragil, defensivamente hablando) al final el build de mixed sweeper me funcionó bastante bien. Night Slash para atacar con STAB dark, Surf para STAB agua, Ice Beam contra planta y Extrasensory contra peleadores. Greninja casi siempre tiene una manera de causar buen daño, y muy rápido. Al final tanta mezcladera fue buena, me dejaba usarlo seguido y ver su asombroso diseño en pantalla. Es de esos pokemanz que aunque fuera malo competitivamente hablando, le hubiera sacado todo el jugo que pudiera. Lo mejor es que no es malo! No puedo esperar a conseguir un Greninja proteano, es una bestia completamente a otro nivel.

Ese es el asombroso equipo con el que derroté a la Elite 4 y Champion. Ahorita todavía no sé qué hacer, breedear un súper equipo, atraparlos a todos, misiones de Looker, conseguir shinies... De hecho creo que mejor volveré un poquito a Fire Emblem, y luego completaré el Pokédex hasta donde pueda. Quizás pruebe el online también, antes de que se puedan importar los viejos y cosa se ponga mas seria.

Estoy escribiendo un artículo en Medium, donde hablo más del juego y la experiencia, no tanto del equipo. Tal vez sea más largo, y creo que durará mucho tiempo. Quiero hacerlo con mucha calma. También lo estoy haciendo en inglés. Cuando lo tenga, postearé un link aquí.

sábado, 12 de octubre de 2013

Greninja

Siendo tipo Water/Dark, es el complementa súper bien a Infernape. Ya quiero verlos juntos en batallas dobles.

martes, 8 de octubre de 2013

Fuimos a Muse

¡Y me gustó!

Desde que llegamos a la VFG, tuve la impresión de que iba a ser un buen concierto. Estará lejísimos, pero está ordenado y concha. Mucho tiene que ver que llegamos 2 horas antes, pero fue una muy buena decisión, pudimos entrar fácil, ver todo por fuera, y luego llegar a sentarnos en nuestros lugares sin batallar.



El grupo que abrió estuvo ok, supongo. Muse debía salió a las 9:00, aunque antes que ellos, primero entró al escenario la pirámide. Desde ahí notas que tienen un show bien pensado y planeado. El resto fue una presentación sólida, grité las rolas que más me gustaban, como Unnatural Selection (que fue mi favorita de la noche), y me senté durante Undisclosed Desires y Guiding Light. No me quejo del setlist, tuvo de todo y para todos.



Al final salí muy contento. Hay algo especial en no solo escuchar como interpretan canciones que te gustan mucho, el ver también añade un chorro a la experiencia. Duramos como una hora papaloteando afuera de la VFG, esperando a que se alivianara el  tráfico de salida, para después llegar a unos los gloriosos "Burritos de Moyahua" (me niego a decirles Burritas). Terminé acostándome como a las 3:00am, pero todavía jugué Fire Emblem y vi Family Guy. No sé por qué, pero a las 7:00am, desperté mucho más fresco de lo que esperaba, y con mucha hambre.


Con este son 3 conciertos a los que voy en el año: Los YYY, The Killers y ahora Muse. ¡No está nada mal!

jueves, 3 de octubre de 2013

Ups & Downs

Ups:
  • Volví a Guadalajara
  • Todos me recibieron súper contentos
  • Vi Rush y conocí la historia de James Hunt y Niki Lauda, el último me ha causado tal impacto que creo que se convertirá en fuente de inspiración para mí
  • El pan que me me gusta mucho volvió al Superama
  • Mi nuevo setup de escritorio en casa me encanta
  • Me presentaron frente a algunas personas nuevas con las que estaré trabajando, y mi presentador, quien estimo muchísimo, no se cansó de echarme flores y hacer comentarios increíbles sobre mi trabajo
  • No me dieron laptop y mis primeros dos días solo estuve jugando Fire Emblem

Downs:
  • Perdí mi cartera con mi credencial de estudiante de Austria y mi visa láser
  • Creo que en Mexicali no están entendiendo lo bien que me va y lo bueno que es para mí haber venido a trabajar a Guadalajara
  • No me siento muy bien fisicamente, culpo a la alimentación y falta de ejercicio que tuve en Mexicali, siento que me voy a tardar un buen rato en volver a sentirme bien
  • Quizás por eso mismo, o por perder la cartera, o por la viada emocional de Mexicali, o quién sabe por qué rayos, pero he notado que al final del día me acuesto un poco agüitado. No sabría explicarlo bien, es una sensación de que no avancé mucho en el día. Quizás solo es que no he hecho nada en el trabajo.

En dos semanas tendré Pokémon X, y entonces ya no habrá ni Ups ni Downs, solo Gotta catch 'em all.


martes, 1 de octubre de 2013

Una foto al mes: Septiembre 2013

Otra vez tarde...


Una panorámica del estadio Caliente! Aunque les fue fatal en septiembre, tuve la oportunidad de ver a los Xolos en vivo dos veces en el mismo mes, de hecho en la misma semana. Se vive completamente diferente a la televisión, aprecias la intensidad con que juegan Arce y Pellerano, como los defensas se hacen bolas, lo mañosos que son los delanteros. Otra experiencia, que aunque no estén sacando resultados positivos, sirve para volverse más fan.

Ahora me ire a seguir agüitado por lo de mi cartera.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Cuidado Infernape

La línea de Froakie va que vuela para convertirse en mi nuevo starter favorito de los forevers



¡Cuánta elegancia!

martes, 3 de septiembre de 2013

Terminé Donkey Kong Country Returns 3D


El buen Donkey Konga. Lo más bonito de Donkey Kong Country Returns 3D, además del nombre larguísimo, es que es un videojuego que se sienta súper puro y duro. De hecho es tan duro que madreó un poquito el Circle Pad de mi 3DS.

Cuando digo puro lo digo porque usa mecánicas básicas y efectivas: Saltar, correr, a veces colgarte de algo. Eso si, todo con un ritmo y timing hermoso. Podrás estar un poco en contra del arte, del 2.5D, o incluso de que es un poco incómodo jugarlo en 3DS (aunque prefiero los botones a los movimientos que tienes que hacer en el Wii), pero de que es un juego que te exige moderadamente, lo es. De hecho es bonita la flexibilidad que ofrece: puedes jugar sencillo, equivocándote, incluso puerqueando con corazones extra, pero si quieres saborear el juego al máximo, tienes que jugarlo de la manera elegante y precisa que se merece.

Ver a alguien jugando DKCR3D de manera elegante y fina, es casi tan delicioso como ver a alguien que juega bien los Mega Man pre Mega Man X. Se nota que entienden las reglas que el juego les propone, las maneras, el lenguaje, lo que los programadores quisieron expresarte. Cuando tu tomas parte de eso, esta especie de juegos son súper disfrutables, pues alcanzas a apreciar tanto el ingenio de los diseñadores como lo que estás logrando en la pantalla. E insisto, todo eso con puro saltar, correr y colgarte de algunas lianas.

La música tiene piezas lindas, aunque me dí cuenta que las que más me gustaban eran las basadas en los DKC de SNES. Las demás no se me pegaron tanto. Aunque incluyeron al rinoceronte, extrañé a los otros animales, y en general, la dirección de arte sigue sin gustarme mucho, con los tikis esos. Una cosa que si me gustó bastante fue el nivel de dificultad, y la suave pero justa curva que sigue.

Las partes que más me gustaban eran las de los carritos mineros, que ya son clásicas, pero en este juego hay unos que realmente te hacen decir "wow Retro Studios, wow!", y también las de los niveles donde Donkey Kong y Diddy Kong se miran solamente como sombras. Esos niveles tienen una ambientación buenísima, te hacen sentir que realmente vas dando un paseo por la selva, durante el ocaso.


Los últimos niveles, los extra que incluyeron para esta versión, se sienten un poco como reciclaje, excepto el último de todos, casi me dan ganas de que hagan un juego exclusivamente con ese estilo de diseño raro y wacky, cancioncita chistosa incluida.

Después de desbloquear el mirror mode ya no jugué más, y la verdad dudo que lo haga en un buen rato. Me faltaron muchas piezas, y todos los challenges de time attack, pero los dejaré para el futuro. Tuve suficiente Donkey Kong como para convencerme de que quiero el Tropical Freeze para Wii U. So yeah, Retro Studios, soy fan.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Una foto al mes: Agosto 2013


Una foto que apenas entró en agosto, pero que es muy importante. Es la mayor representación de que, de alguna, al final si aplico la de "aprender a aprender".

lunes, 26 de agosto de 2013

The Hacker Way

Hacker culture is also extremely open and meritocratic. Hackers believe that the best idea and implementation should always win — not the person who is best at lobbying for an idea or the person who manages the most people.
Extracto de la sección "The Hacker Way", en la carta que mandó Mark Zuckerberg a los inversionistas potenciales poco antes de que Facebook empezara a cotizar en la bolsa. La pueden leer completa aquí.

Toda esa sección es ridículamente inspiradora para mí, en lo ingenieril. Y si creen que es solo por lo cool de "ser hacker", están haciéndolo mal. Lean la sección de la carta.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Boom! Está confirmado

FDO: 01/oct/2013
LDO: 15/sep/2013

Así que después de ver el Chivas VS Xolos, tomo el avión y me quedo dos semanas en Mexicali. Luego vuelvo a seguir prácticamente en el mismo trabajo.

Fiesta nacional personal para mí.

lunes, 19 de agosto de 2013

Bosque los Colomos

El domingo pasado fuimos al Bosque los Colomos, un parque/bosque urbano en Zapopan. Y si, hasta ahorita me digné a escribir un poco.


Nuestro plan era ir a caminar un ratillo nada más, pasear las cámaras, yo a lo mejor hasta me animaba a correr un ratillo. Un día antes, hubo una lluvia apocalíptica bien fuerte en Guadalajara, pero aún así el parque se veía bien. Había mucha gente, al parecer es un paseo dominguero que a los jalisquillos les gusta mucho.


Hay varias mini-atracciones adentro del parque: un jardín japonés, un pequeño castillo abandonado donde ofrecen talleres de pintura y eso para niños, y cuevas de murciélagos y osos que nunca vimos. También un jardín Portland que ahí más o menos la lleva.













Yo aproveché para correr un rato. Había mucha gente haciendo ejercicio, muchísima. La verdad el parque si se presta bastante para eso. Me perdí, estaba súper húmedo, y las súbidas me costaban un chorro, pero logré aguantar la hora. Eso si, hice un spaghetti de ruta.


Lo bueno es que al final pude comer lo que quisiera todo el fin de semana. Y está padre correr ahí, podría hacerlo fácil al menos una vez al mes.

domingo, 4 de agosto de 2013

Y nos movimos


Así es. Nos fuimos. Dejamos atrás a don Paco y su novela de la administración del fraccionamiento. Era muy necesario y la verdad yo estaba muy motivado, tabula rasa y todo eso.


El nuevo fraccionamiento es súper bonito. Creo que si vinieran a visitarme de Mexicali, pensarían que vivo súper fresón, peor es que las albercas con gimnasio apantallan mucho. Pero si, es súper rico tener alberca a 4 minutos caminando.


Nuestra sala todavía se ve así, pero meh. No creemos que Carlos se lo lleve pronto.

Todo el paquete la neta hace que me den más ganas de quedarme. Si está lejos, y salir es un poco más difícil, pero hay muchas cosas dentro del coto y de la casa como para no necesitar salir. Y un Oxxo y 7-Eleven afuerita.

miércoles, 31 de julio de 2013

Una foto al mes: Julio 2013

Este mes subí un chorro de fotos a Instagram. Y aunque por fin saqué mi E-P1, las fotos que tomé con ella las guadaré para otra entrada. Mejor, por este mes, elegiré esta foto:



Mi llavero de Mega Man pixeleado. Lo amo.

Es especial para mí porque la veré, y me acordaré que iba saliendo del IHOP, llegué a curiosear a una tienda nueva, lo vi, me gustó, y lo compré. Luego entramos a una tienda de Häagen-Dasz y compré un cono de almendra con dos bolas de nieve.

Cuando lo digo, me suena a que ralla lo fresa/snob. No tanto que piense que no hay cosas más caras, pero siento que todo ese párrafo está lleno de "gasté mi dinero en una manera completamente innecesaria pero no importa porque puedo y lo pago". Desayunos de casi 150 pesos, llaveros de 120, nieves de 80. 430 pesos en unas 2 horas y media.

Y aquí viene el por qué me impacta: Porque siento clarito que se va a acabar. Es extraño, porque lo veo normal, yo mismo en el fondo siento que ésta no es la manera en que quiero vivir/gastar. No lo necesito. Pero es tan fácil y cómodo. Por eso veo bien que este tan cerca de quedarme sin trabajo: Me va a ayudar mucho a apreciar varias cosas, y volver a empezar a ganármelas.

martes, 16 de julio de 2013

Feliz cumpleaños número 7

Es increíblemente ridículo que tenga 7 años viniendo aquí a escribir un montonal de cosas que a nadie le interesen. Pero si pasa! Y la neta, seguirá pasando. Aunque las maneras y los hábitos de escribir en mi blog hayan cambiado, siempre tengo ganas de volver. Siento que esto va de una historia que se sigue escribiendo, y que igual y no merece la pena irla detallando tanto, pero no quiero que algún día alguien llegue a leerla y se encuentre que no hay final.

He estado pensando en imponerme algún hábito de escritura. Dicen que escribir a diario es muy bueno y mejora bastante tu escritura, pero no estoy listo para algo tan riguroso. Quizás empiece a escribir mínimo una vez a la semana, como un propósito de medio año nuevo. Algo es algo.

Por ahora, quiero incluir el cómic más reciente de The Oatmeal. Es sobre correr largas distancias, no exactamente el tipo de correr que yo practico, pero aún así hay un montón de similitudes a lo que yo siento respecto a correr, y lo encontré ridículamente inspiracional.

The terribe & wonderful reasons why I run long distances, by The Oatmeal.

Hay muchísima sabiduría que rescatar de ahí, y me encantaría tener la camiseta de "I do not believe in the wall". Aunque la verdad, yo si creo poquito en ella, la diferencia es que nunca la he visto como una pared inamovible o insorteable. Ya sea escribir más seguido en el blog o correr más, superar "límites" es un maldito nirvana súper delicioso al que te vuelves adicto.


lunes, 8 de julio de 2013

De repente, tienes una salud excelente

¿Se acuerdan de lo que he venido diciendo de cuánto amo mi estilo de vida? ¿Cómo me encanta lo controlada y cuantificada que la llevo? Pues hoy ya hubo opinión experta sobre todo esto: Estoy de lujo.

Hoy tuve cita con la nutrióloga. Mi interés principal era pesarme y conocer más o menos cómo andaban mis niveles bioquímicos, con este estilo de vida de contar calorías, vegetarianismo, correr, etc. También era importante escuchar lo que una persona calificada tenía que decir al respecto... Aunque tenga mas de medio año viviendo así...

Llegué al trailer de Intel donde atendía la nutrióloga (ella va a Intel y todo el rollo, otra prestación turbo underrated) con mis estudios de laboratorio que me hicieron en marzo. Apenas entrar me saludó con un optimismo y buen humor que usaría durante toda la cita: "¿Y tú a qué vienes chaparrito, si te ves súper bien?"

Tengo que admitir que me sacó más de onda el chaparrito que el te ves súper bien. Yo estoy seguro de que soy estatura promedio! Pero bueno, ya cuando me fijé bien eran dos las que atendían: Una señora que era como la doctora chila oficial, y su ayudante, una muchacha súper súper guapa. Y no hablamos de un súper guapa gustos raros del Fer, luego mis compañeros de trabajo también la vieron y coincidieron en que es muy bonita, obviamente, con los comentarios más guarros que pudieron encontrar. Así demuestren su apreciación por las mujeres, o algo así.

La señora empezó a leer en voz alta cada uno de los exámenes de las 4 páginas de resultados, con todo y su valor y a veces hasta el intervalo de referencia. "Eritrocitos, ajá, plaquetas, 316, gluca, 76, lipidos totales, de lujo, lipoproteinas 14, no las maneja, pH 7.5, cítricos, antigeno, trigliceridos... 68!!". Ahí la muchacha, que solo se limitaba a comentar y voltear a su iPhone, dijo "wow, que envidia!", y ya luego siguió diciendo que súper bien todo. Les gustaba lo que leían y lo que les platicaba del vegetarianismo y ejercicio. No sé cómo, pero también concluyó que no tenía estrés o mi cuerpo lo manejaba muy bien. Nada de estrés ni mental y ni emocional. Al final, la señora terminó de leer los exámenes, y solo dijo "la verdad, tu estás saludable", mientras lo escribía grande en la última hoja. "No tienes nada que hacer aquí, ni siquiera te voy a cobrar".

BOOM. Inyección de autoestima. En serio, creo que nunca hubiera esperado escuchar algo así. Que si, que tengo 23, que me cuido bastante y no como pinche carne. Pero si piensan que prácticamente toda mi vida he tenido sobrepeso, que hasta este año no me cuidaba mucho, y que tengo un trabajo donde debo estar sentado, y encima llego a la casa a también estar sentado, pues, pues... Se siente muy bien que te digan que tienes excelente salud. Te da mucha seguridad para muchas cosas.

La señora todavía me siguió explicando más detalles técnicos sobre eritrocitos y cosas así, de comer hierro y huevos y queso y tal. Me dijo que comiera pescado una vez a la semana, pero creo que en eso si la voy a desobedecer. Le pedí que si de todas formas podía pesarme para saber cómo andaba en eso, y me dijo que si pero necesitaba que me quitara toda la ropa hasta quedar en chones. Me dio mucha risa, pero luego me di cuenta de que iba en serio. El cuarto de al lado tenía una bata y una báscula de esas que mandan una pequeña corriente por un pie y la cachan en el otro pie, y en eso te miden peso, porcentaje de grasa, y hasta impedancia! 408 ohms por si les interesa.

Cuando leyó los resultados, se dio cuenta de que si tengo sobrepeso, pero que aunque la máquina marcaba que necesito bajar 10 kilos, ella dijo que era más que suficiente con 5. Que para el porcentaje de grasa que me cargo, mi músculos debían pesar bastante. Ahí me agarro el brazo pero rápido le dije que salgo a correr, que los brazos estaban relacionados. Nunca he sido de músculos fuertes, me da pena que me aprieten los brazos buscándome músculos.

Se salió y volví a vestirme, bien feliz. Pregunté si era todo, y di las gracias. Me dijo que no quería volver a verme hasta diciembre, cuando necesitaría otro estudio de laboratorio solo para asegurarme de que todo seguía igual de bien, pero que citas mensuales definitivamente no necesitaba.

Hay una especie de seguridad que me ataca y entra muy fácil cuando se que las personas con las que estoy hablando no las voy a volver a ver nunca en mi vida. Me siento menos responsable de lo que digo y hago. Ha de ir relacionado con los impulsos ahistóricos y eso. El caso es que ya cuando me dijo eso de no volver a verme, cuando ya tenía la mano en la perilla, les dije "Bueno, lástima, porque ella es súper bonita, de haber sabido, hubiera estado padre venir seguido", con sonrisa en la cara. Ni siquiera vi la reacción, solo escuché algo así como muchas gracias y me fui. De hecho creo que la muchacha ni escuchó a la primera, la señora le tuvo que repetir. Damn, pero si que es bonita.

Tengo que planear bien que hago con mi salud, además de obviamente mantenerla. Pero es bueno tener una cosa menos de que preocuparme, porque tengo que buscar trabajo y tal, ya saben.

lunes, 1 de julio de 2013

Una foto al mes: Junio 2013

Un día tarde, un mes más sin sacar la E-P1, un mes más sin muchas fotos, a pesar de tantos eventos. Definitivamente soy malísimo para retratar eventos sociales, y para fotografiar gente en general. Me falta mucha confianza en ese departamento.


Así que voy a subir otra foto  de Instagram! Yo se, hubo primeras comuniones, cumpleaños, graduaciones, quarterlys, pero en ninguno hay una foto buena y tomada por mí. Así que dejo una foto de mi nuevo 3DS XL. Lo tengo desde el jueves y ya lo amo, genera una respuesta emocional en mí súper bonita, como si estuviera abriendo una caja de juguetes y tengo que decidir con cuáles voy a jugar. Lo veo y siento la necesidad de agarrarlo y jugar con él, niveles de emoción tipo iPad 2 o mi E-P1 o una TI-89. Well done Nintendo, well done.

domingo, 16 de junio de 2013

Solo es un junio más

El viernes pasado nos encontramos mi mánager y yo en el pasillo. Me dijo que de una vez lo acompañara a la cafetería, para platicar. Me dijo que no me van a contratar.

El trancazo llegó un poco calculado, digerible. Me atrevería a decir que hasta con un poquito de alivio: Ya tenía señal explícita de para dónde empezar a moverme. Era un riesgo calculado desde que me vine, y aunque el último mes me la he pasado oyendo puros "no te vayas" de mis compañeros de trabajo, pues así son las cosas. A veces contratan a gente que ni ha salido de la carrera. A veces se hacen trákalas para quedarse otro año más como "estudiantes". Pero lo que si pasa siempre, es que cuando dicen no hay contrataciones, no hay contrataciones.

Todo iba bastante soportable. Tanto mi mánager como yo estábamos agüitados, pero los dos hicimos lo que pudimos. Los dos dejamos claro que teníamos tiempo para intentar sacar lo mejor posible de la situación: Él buscaría algún otro grupo donde pudiera acomodarme, dentro de Intel, y yo tenía un pequeño as bajo la manga, una vacante de Hardware Engineer que había visto en la página de Intel Jobs, y que se parecía mucho a lo que ya estaba haciendo en este grupo. Estaba muy motivado para aplicar.

Llegué a mi cubo, busqué la vacante con el Job ID que había guardado y, ups, ya no estaba. Lo más probable es que la acabaran de cerrar. Bueno, empezó el malestar interior. Preguntas desde las prácticas, como ¿qué voy a hacer/me quedo o me voy/como voy a mantenerme?, hasta las más analíticas y medio tortuosas, tipo ¿neta no me merezco quedarme/fracasé/tengo una vida demasiado inestable? Era feo, pero al menos pude hacer distinción entre lo que tenía que empezar a hacer y lo que ya tendría tiempo de azotarme después.

Ya están corriendo los planes para el peor escenario posible: Ni Carlos ni yo nos quedamos después de septiembre, y Rocío y Héctor tienen que pagar renta solos. Yo tengo contrato hasta septiembre 16, y boletos redondos para Guadalajara-Mexicali el 8 y 11 de noviembre. Más o menos he decidido cuáles son las condiciones en las que basaré qué pasa con mi vida llegado el 16 de septiembre:

Si consigo trabajo en Intel:
    Simple y sencillamente me quedo.

Si no:
    Si es más barato comprar avión y regresar a Mexicali que
    mantenerme mes y medio sin ganar dinero:
        Me regreso a Mexicali.
    Si no:
        Me espero hasta el 8 de noviembre para volver.
        Tal vez considere hacer un par de entrevistas aquí.

La verdad, no sé por qué presiento que tengo ya un pie de vuelta en Mexicali. Me he dado cuenta que mi mente ya avanzó solita qué podría hacer allá, en vez de buscar más maneras de quedarme. Y la entiendo: Tampoco me dan muchas ganas de quedarme en Guadalajara si no trabajo en Intel. Guadalajara es soportable, para mí, solo trabajando en Intel, al menos en lo económico y en el día a día. Desde el transporte hasta la maldita barra de ensaladas, hay muchas cosas que en Intel llegan solas, y por las que me tendría que preocupar en cualquier otra empresa.

Luego están otros miedos, o al menos la sombra de otros miedos, que han empezado a asomarse desde el viernes. ¿Mi regreso es un fracaso? ¿Exactamente para qué soy bueno, si en el lugar donde siento que mejor me he desarrollado, no puedo trabajar? ¿Voy a tener que dejar que me mantengan mis papás? Ésta última sería como lo más bajo que podría caer, en mi escala de shaming.

Siento que voy a tener que empezar muchas cosas desde cero, otra vez. Siento que Guadalajara va a quedar guardado como un capítulo más de mis escapadas de Mexicali. Llevo 10 meses aquí, el doble que lo de Austria, pero se me han ido mucho más rápido que en el intercambio. Siento peligro de perder lo que había crecido y logrado en el último año, por tener que volver a refugiarme en Mexicali. Siento casi enojo con Intel, y casi soberbia para preguntarme si no saben lo que están dejando ir. Dudo que haya uno solo entre todos los otros interns que esté tan enamorado de Intel como yo, que tenga tantas ganas de verlos ganar, de venir de cero y ganarse su hueco en el espacio de mobile, dejando récord de una proeza ingenieril y mercantil. Y luego, poder estar en primera fila para ver todo eso, incluso aportando aunque sea poquito. Quisiera saber si otros interns si quiera valoran eso. Ha de ser que es una empresa del sur de California, y trabajar en una de esas es el sueño de cualquier ingeniero en computación de la frontera de la que vengo.

A mí me encanta empezar cosas de cero, y Mexicali puede ser un buen lugar para hacerlo. Arroparte con la familia, recordar algunos basics y rellenar tus tanques de abrazos, que últimamente andan bajos. De ahí saco mucha esperanza. De ahí, y de revisar en mi blog sobre qué escribía en años pasados, más o menos por éstas fechas. Al parecer, junio suele ser un mes intenso en mi año:


El año pasado estaba terminando la Universidad (bueno, tendría que traerme dos materias a Guadalajara, pero meh). Hace dos años me aceptaban para el intercambio. Hace tres años pasaba Arquitectura de Computadoras y una de las semanas de trabajo más ridículas que he vivido. Y años atrás son junios también parecidos. En todos estaba haciendo esfuerzos grandísimos. En los últimos dos, mi vida cambiaba radicalmente, y en septiembre, sucedían eventos que me marcarían (llegar a Austria/llegar a Intel).

Ahorita otra vez, mi junio ha vuelto a mover la tierra bajo mis pies. Me ha vuelto a desafiar, ha hecho que pierda la seguridad y comodidad diaria a la que ya me estaba acostumbrando. Igual y es bueno, igual y en septiembre hay un plot twist súper perro.

Siempre intento alejarme de la idea/excusa de "no pues es que Dios no quiso/así lo quiso". Últimamente, también intento alejarme de la idea de que vivimos en un mundo donde tenemos lo que merecemos y nos falta lo que no merecemos. Yo solo sé que hace un año perdí a la mejor novia que he tenido en mi vida, y este año apunta para perder el mejor trabajo que he tenido en mi vida. Y no solo eso, también apunta a que pierda el momentum Austria - Terminar Uni - Intel. Y, por primera vez, tengo miedo de volver a empezar.

viernes, 31 de mayo de 2013

Una foto al mes: Mayo 2013

Otro mes que no saqué la E-P1, ni siquiera con la ida a Aguascalientes. Saco esto de mi Instagram:


Hay momentos en que siento que todo a mi alrededor se acomoda. Que durante una pausa, por unos minutos, todas las cosas están en un orden y lugar particular, como si hubieran sido puestas ahí para que desde donde estoy sentado, se vieran así, y quien estuviera en mi lugar sintiera que primero pusieron tese asiento, desde el cuál ver y sentir ese orden.

Me pasó alguna vez en Viena, en el Café Prinz, con el aguanieve cayendo bien duro afuera y mi café vienés. Me pasa en el IHOP de Chapultepec, aquí en Guadalajara, cuando bruncheo en la terraza, los domingos, con la gente circulando en bicis y el viento moviendo las ramas de los árboles con un ritmito particular. Y me pasó la semana pasada, en el California Pizza Kitchen de Andares.

Era voltear a la derecha, ver por la ventana, y tener esa escena en mi cara. Si volteaba a la izquierda, tenía un restaurant lleno de gente emocionándose con unos alemanes jugando a "Los Supercampeones", allá en Wembley. En primer plano, gente súper arreglada caminando, en segundo, carros y fuentes, y en tercero, edificios con depas de millones de pesos. Y yo en chanclas, con mi camiseta del antiguo logo de Google Chrome. Limonada mineral con refill. La comida cara y no taaan buena.

Es algo que me gusta de Guadalajara. A lo mejor son pocos, o muy aislados, o todavía no conozco muchos, o requieren cierto nivel económico, pero hay varios spots en los que se nota que pensaron en lo que te rodeaba no solo a un par de decenas de metros. Como en Mexicali, que los espacios están más diseñados en frescura y frescura y también la frescura. Para lugares así de bonitos mejor nos cruzamos la frontera.

lunes, 27 de mayo de 2013

Mis equipos de Pokémon, generación por generación

Tenía rato queriendo escribir esto, pero ayer que me encontré el Team Builder de Marriland, me inspiré y por fin me decidí.

Pokémon es especial para mí. La fórmula básica de descubrir, atrapar y entrenar, es todo lo que necesito. Me encanta cuando sale un juego nuevo y no sé que me va a salir en cada nuevo parche de zacate. Lo mejor es encontrar un nuevo Pokémon que te sorprende y sientes que debes tener en tu equipo. Lo bueno de los juegos es que casi siempre puedes pasar la liga usando simplemente tus Pokémon favoritos. Para jugar un poco más serio, si es necesario ya elegir a los mejores, formar un buen equipo, cuidar sus stats, etc.

Pero la neta, las únicas generaciones donde he hecho eso de llegar completamente ignorante al nuevo juego, han sido la III y V. I y II las conocí de morrillo, y cuando volví  a jugarlas en serio en los remake, ya conocía muy bien a los monstruos de esas regiones. Para cuando por fin jugué la IV, ya me había spoileado el Pokédex yo solito. Pero la experiencia de asombro y sorpresa es tan bonita, que no pienso ver muchos previews ni spoilers de la generación VI.

Dicho todo esto, empieza el show de mis equipos de Pokémon:

Gen I

No fue el primer equipo que hice en RBY, obviamente. La primera vez que jugé Red tenía como 6 o 7 años, y solo estaba buscando a Pikachu! Éste fue mi equipo en Fire Red. Charizard ya me aburría y Venusaur nunca me llamó la atención, y ese Blastoise me hizo muy feliz. Era un tanque defensivo que lo que quería era meterte un putazote con Hydro Cannon. Obviamente era el que usaba para surfear. Pidgeot era para Fly, la verdad. Hypno era mi Pokémon enfadoso, con Hypnosis, Toxic y Psychic. En realidad solo quería un Pokémon psíquico pero no quería Abra. Nidoking era mi matón físico, e incluso le dejé Horn Drill for the lulz. Jolteon iba hasta en frente por su rapidez. Podía paralizar para ayudar al equipo, o si veía la oportunidad, colar un buen Thunderbolt con sus características de glass cannon. Clefable era mi Pokémon WTF, lo usaba para meter daño neutro, Attract, y Metronome de vez en cuando. Solo cosas buenas salían de ese Clefable.

Como equipo en realidad no era la gran cosa, pero Fire Red no tenía mucho fondo. Lo jugué más que nada por volvera Kanto, y quise hacer un equipo diferente a lo que estaba acostumbrado.

Gen II

Con Combusken ahí, salta a la vista que éste fue mi equipo en Heart Gold. La verdad Heart Gold no lo jugué completito, hasta enfrentar a Red. Tiene la Elite Four más fácil ever, y por eso me bastó con 5 Pokémon para pasarlo. La segunda parte solo capturé a Kyogre y me fui. Antes había tenido a Cyndaquil, y Chikorita me encanta, pero la verdad ni me acuerdo cuál era mi estrategia con Meganium. Probablemente solo Leech Seed y Reflect/Light Screen, mas algún buen ataque de planta. Los pilares del equipo eran Starmie, Gengar y Scizor. Starmie era un all-around special attacker. Tenía, si mal no recuerdo, Surf, Psychic, Thunderbolt y Recover/Confuse Ray. Gengar también entraba para pegar duro con Shadow Ball o dormir y luego usar Dream Eater. Scizor era el que podía con todo, atacaba y defendía, Bullet Punch era mi movimiento favorito, aparte de que tenía la habilidad de Technician. Era una máquina. Honchkrow empezó por los lulz y tener alguien con quien usar Fly, pero terminó siendo una bestia bastante efectiva. Fly, Night Slash y Heat Wave lo protegían bien, pero tal vez nunca exploté todo su potencial. Combusken luego llegó ahí nada más para pasearse, no lo usaba.

Fue un equipo hecho también sin mucha ambición de pelear, más bien cn ganas de probar cosas nuevas y divertirme en el camino. La verdad es que al final si recaía un buen en Scizor.

Gen III

El peor de mis equipos. Ever. Aquí empecé a experimentar eso de llegar a la región sin conocer nada y a ver que me sale en el zacate. Pude haber triunfado, pero mi problema fue que escogí a Treecko, que hacía más difícil el juego. No me arrepiento, me encanta Sceptile, pero definitivamente, los otros dos eran mejores peleadores. Pelipper lo tuve por la novedad de su typing, Lairon porque no podía pasar el gimnasio de electricidad, Cradily porque omg nuevos fósiles, Zangoose porque se miraba bien awesome, aunque me awitaba poquito que fuera normal, y Skarmory era un intento desesperado de tener algún Pokémon que conociera como usar.

Era un equipo muy desbalanceado, muy vulnerable. Lairon ni siquiera terminó de evolucionar, y ni siquiera estoy seguro cómo pasé la Elite Four. Muy probablemente no lo hice, y volví a iniciar el juego con el mismo starter pero con un mejor equipo. Ivy si hizo un muy buen equipo en su primer intento, con Swampert, Breloom, Gardevoir... Yo traía una fiesta, pero disfruté mucho explorar Hoenn. Si hicieran un remake, estoy seguro de que podría hacer algo mucho mejor. Pero eso si, siempre con Treecko.

Gen IV

El equipo de la Gen III era chafa, y llegué tarde, muy tarde a la IV. De hecho entré a la Gen IV con un juego usado de Platino. Había leído un montón ahora si sobre el Pokédex, la región, e incluso, las nuevas maneras y estrategias del sistema de pelea. Además de que jugaba como loco, unas 3 horas al día fácil, lo cual era mucho porque trabajaba y estudiaba. Pero tanto lo jugué, que llegué a hacer dos equipos, pre y post Elite Four.

Miren ese equipo de la izquierda. Es muy diferente a los que había hecho antes. Este equipo era mucho más individualista, casi no había habilidades de soporte, todos estaban hechos para sobrevivir y matar ellos solitos, Rambo style. Y rápido. yanmega con Bug Buzz, Magnezone con Thunderbolt, Golduck con Hydro Pump, Altaria era más tricky pero igual tenía DragonBreath, Alakazam con Psychic, e Infernape con Close Combat.

Tanto llegué a dominar (y divertirme) con Platino, que pasaron dos cosas: Empecé a completar el Pokédex, y formé un segundo equipo, que cubría algunos puntos débiles del primero. Llegó Torterra, que solo se dedicaba preparar Stealth Rock y luego tronar lo que tuviera en frente con Wood Hammer. Swampert era un tanque físico, y Flygon se dedicaba más que nada a Dragon Claw y Earthquake. Es muy probablemente el equipo con el que más me he divertido jamás, y a la fecha, si me tiro a una batalla de tres, los tomo de estos seis, casi siempre Flygon, Magnezone e Infernape, éste último mi Pokémon favorito de todos los tiempo, por su versatilidad y yo creo que tanto color rojo. A ver si la Gen VI me hace cambiar de opinión.

Gen V


Ésta generación tuve oportunidad de jugarla de dos maneras, por ser la primera con una secuela directa ubicada en el mismo mapa. La primera vez, jugué sin conocer nada de las regiones, gimnasios, Pokédex, etc. Solo sabía que quería entrenar a Pidove, Scraggy y Snivy. Algo que si fuer diferente fue que, aunque desconocía Unova, ya sabía un poquito más sobre como jugar bien Pokémon y hacer un equipo decentillo. Por eso, aunque parece que por si solos no aguantan mucho, la verdad de estos equipos es que fueron hechos más con ganas de conocer a la nueva generación, y ya en equipo lograban más o menos cubrir las debilidades de los otros. Además de que disfruté el verme forzado a usar puros Pokémon nuevos.

Musharna era un tanque para absorber trancazos, y tirar Psychics e Hypnosis cuando pudiera. Unfezant apenas y aguantaba en el equipo, pero por ahí entre Fly y algo más lo pude retener. Carracosta, Eelektross y Scrafty eran bien divertidos. El primero siempre empezaba con Shell Break, y si sobrevivía a ese turno, uff, empezaba el sweeping con Waterfall. La anguila era especial por su principal atractivo: No tiene debilidades. Es tipo eléctrico, así que solo tierra le hace super effective, pero al tener la habilidad de Levitate, anulabas eso. Encima, lo convertí en toda una navaja suiza con Grass Knot, Flamethrower, Brick Break y Wild Charge. Luego Scrafty, uff. Me encanta el diseño de toda su línea evolutiva, y encima, su typing y variedad de movimientos lo hacían divertido de usar. Añádele Moxie, y solo te emocionas más y más al ver como todos caen víctimas de tu Hi Jump Kick mientras tu te haces más y más fuerte. Finalmente, Serperior, que se convirtió más en un elemento de soporte. También amo el diseño detoda su línea evolutiva, aunque en combate no fuera el Pokémon que esperaba. Igual es el más elegante.

El segundo equipo es quizás de lo más raro que he hecho. Tuvo cero planeación, prácticamente era "ah, mira, salió esto, me podría servir". Mamoswine fue el único que si fue pensado, para cubrir el espacio vacío con algo 100% dedicado al ataque, y no decepcionó. Absol no estoy seguro cómo ni por qué llegó... Pero su combo de Swords Dance + Night Slash hacía muy buen paro. Me gustaba mucho usar a Probopass, paralizando con Thunder Wave, atacando con Power Gem, y aguantando muy bien los ataques enemigos. Con los primero BW, me quedé con ganas de entrenar un Sigilyph, y para BW me apareció el de N en el desierto. Es una bestia interesante, muy capaz de hacer mucho daño con ataques especiales como Psychic y Air Slash. Amo a Scolipede. Usar un tipo bicho en combate serio siempre es especial para mí, y Scolipede era un enfadoso de primera para el enemigo. Velocidad engañosa, Toxic, Megahorn, Rock Slide, damn. Le guardo especial cariño. No puedo decir lo mismo de Samurott, al cual en realidad agarré porque su diseño me llama mucho la atención, contrario a Emboar. Lástima que eso es lo único que le encontré memorable, porque en combate nunca sentí que destacara especialmente.

Gen VI

Desde ahorita, se que voy a empezar con Froakie, y lo más seguro es que capture a Fletchling para tener alguien con quien usar Fly. Helioptile me gusta mucho, tanto en typing como en diseño, es muy probable que también lo agregue a mi primer equipo. Y si los rumores son ciertos y añaden un tipo Fairy, lo más seguro es que también haya algo de eso en mi primer juego. Estoy muy emocionado con esta generación, parece que viene con varios cambios radicales, como las peleas en 3D, personalización de tu personaje, o hasta caminar en diagonal!!

Y si, todos estos equipos están en una caja especial, en mi juego de Black 2. A veces hago algunas mezclas entre ellos para los modos de juego más difíciles, como en los trenes. Se siente bien tenerlos a todo ahí y sacarlos de vez en cuando a pelear. Es curioso como cada equipo me despierta diferentes sensaciones. Desde la alta cantidad de nostalgia en el primero, hasta la improvisación del último. 

miércoles, 22 de mayo de 2013

"There's a lot of beauty in ordinary things. Isn't that the point?"

Acabo de ver el final de The Office. No es spoiler, pero Pam cierra el show con esa frase. Así, eso es lo último que se dice en el show que duró casi 9 años.

Y si, si tengo ese overload sentimental y calientito que me da cuando termino un libro, una serie, o una experiencia que de antemano se cuándo termina. De alguna manera me siento agradecido con éste show, como si le debiera algo, como si ellos me hubieran dado y dado tanto. Algún día les daré mi dinero comprando todas temporadas en blu-ray, pero en lo personal, pienso hacer de esa frase de Pam un nuevo mantra de vida.

Los últimos dos o tres meses me he sentido increíble. Hay momentos en que te miras al espejo y te gustas. Te miras, te acuerdas que eres tú, y te sientes feliz. Te sientes a gusto. Que poco te falta, y ese poco lo estás trabajando. No es una actitud sobrada o soberbia o conformista. Es una idea de que estás bien y tienes la fórmula para seguir así.

Antes he mencionado eventos importantes, como viajes o reconocimientos, que me han puesto muy feliz. Eso está bien como una inyección de autoestima. Pero si algo me ayuda a mantener una buen humor y actitud positiva en mi vida, es lograr una cotidianidad constante, formular, trabajada. Saber bien como empieza y termina un buen día, y repetirlo, repetirlo, repetirlo. Y luego saber donde hacer los tweaks chiquitos, donde se necesita quitar, poner, menos ejercicio, mas dormir, 1/4 más de avena en las mañanas, fines de semana sin café, cuándo gastar, cuándo ahorrar, en qué gastar, qué hacer más, qué hacer menos.

La estocada perfecta no es más que la última en una serie de muy buenas estocadas.

Habrá quien diga que lo mío es una falsa ilusión de seguridad, que se derrumbaría al menor atentado contra la rutina o si no viviera solo para mí. Lo primero lo remedio simple y sencillamente recompensando. He comenzado a cuantificar tanto las cosas en mi vida, que si un parámetro se excede, solo tengo que rebajar otro. Y aún tengo mucha área de mejora para un control aún más fino. Lo segundo es sencillo: Si voy a tener a alguien más en mi vida, será alguien que se adapte a éste rollo.

Y entonces, cuando sientes que cada día estás generando valor, no necesitas grandes eventos disruptivos en tu vida para hacerte feliz y mantenerte ocupado. La pura calidad de lo ordinario te llena, y al mismo tiempo, te da seguridad de buscar nuevas cosas que agregarle, como viajar, subir una montaña, o aprender algo nuevo.

Pam está tan en lo correcto. El punto es que hay mucha belleza que encontrar en lo ordinario. Es más, cada que empezamos a listar a "los raros con los que trabajamos", nos damos cuenta de lo únicos y extraños que son. Están siempre ahí, entre 5 o 7 días a la semana, y aún así los consideramos raros. Pero cumplen con lo de la belleza en lo ordinario.

Gracias Pam. Gracias Michael, Jim, Dwight, todos. Gracias The Office. Los seguiré viendo el resto de m ivida. Serán algo a lo que me sienta seguro de volver y sentirme bien. Una bella y ordinaria cosa.

lunes, 13 de mayo de 2013

El Nevado de Colima

Toda la semana quise escribir sobre esto, pero no encontraba el momento. Igual sirve que mi cabeza ya recuperó oxígeno se me bajó un poquito el hype.

El Nevado de Colima es un volcán inactivo, más o menos a 2 horas de Guadalajara (o 1:30 de Tlaquepaque, que es donde vivo). Un compañero del trabajo organizó la ida, y varios aceptamos y nos lanzamos.

La neta no sabía a lo que iba. Tenía una idea, pero al final fue un viaje diferente a lo que esperaba. Creí que era una paseíto tipo Hallsttat,  Pero no, ésto si iba más en serio.




Lo primero fueron 16 Km de subida. Algunos iban en carro, y lo iban parando cada 4 Km. Eran nuestros checkpoints para tomar agua o lo que se nos ofreciera. Un batillo si se aventó todo eso corriendo, mis respetos. Yo ya a los 13 Km iba cansado. Le seguí más por orgullo que por otra cosa. Y qué bueno que últimamente como de poquito en poquito durante todo el día, en vez de 3 veces muy fuerte. Los paquetes de zanahoria y los snickers fueron awesome en esa subida. Empecé como a las 9:30 y terminé como a las 13:30.

Los últimos 4 Km los subí solo. Se sentía bien ir haciendo ese esfuerzo físico e ir meditando un montón de cosas al mismo tiempo. Después de esos 16 Km, pagamos para entrar al área de acampar. Encontramos unas cabañas, y adentro pusimos las tiendas de campaña. Afuera hicimos una fogata, y ahí estuvimos el resto del día. Platicamos de todo, algunos jugaron cartas, Celis era una máquina de mantener la fogata. Comimos un buen, y eso me tenía súper feliz. No importaba las calorías que consumiera, sabía que las iba a perder o ya había quemado las suficientes en los 16 Km.




Hubo un montón de cosas que me molestaban. No bañarme, el frío, me dolían los pies, las piernas, la cabeza, pero aún así, al siguiente día, como a las 8:30, estábamos listos para seguir subiendo. Caminamos fácil otras 2:30, como 6 Km. Por fin empezaba a haber buenas ubicaciones para buenas fotos. Llegamos al punto en que los carros no podían seguir subiendo, y caminamos hasta mi milestone personal: Las antenas.













Todavía algunos siguieron subiendo como medio Km más, hacía el pico más alto. Pero ya era un camino muy difícil: Sin sendero, entre pura arena y luego un poquito de escalar rocas. Solo tres lo hicieron, los más pros del grupo. Yo me puse a disfrutar la vista, y hasta aproveché para hacer check-in y hablarme a mi mamá. Para la próximo igual y si me aviento toda la subida.






Bajé caminando hasta el campamento, recogimos las cosas, y nos fuimos. Me dolía un chorro la cabeza, y creí que era por la falta de café, pero solo necesitaba comer. Lo necesitaba urgentemente.

Al final me sentía tan bien y tan orgulloso de mí mismo. Fue uno más de esos pequeños triunfitos de los que te puedes sentir súper orgullosos porque los buscaste y sacaste tu solito. Si me dijeran que el próximo mes volvemos a ir, volvería ir. Solo que ahora si bien preparado.