martes, 30 de octubre de 2012

Sólo un fin de semana solo


El fin de semana pasado fue el más solitario que he tenido en mucho tiempo. Ni en Austria había estado tan solo, porque el Yotshi y la Sonia vivían en el mismo edificio.

Todos en la casa se fueron de viaje menos yo. Para lo que más he aprovechado la privacidad es para cocinar a mis anchas sin miedo a equivocarme. Y aunque me falta un catador externo, yo he quedado satisfecho con los resultados, y sobre todo entusiasmado con lo que podrá ir saliendo si sigo practicando.

Pero después de las idas al cine, ver el futbol en casa, ir a la birria en el centro, la nieve de garrafa en la plazuela, leer un libro frente a la catedral, un poquito de street photography, mucho, pero mucho recuperar el tiempo perdido con Metal Gear Solid 4; hubo un momento en que si me sentí un poquito solo.

Ya he dicho que, para mí, al lo menos la mitad de la experiencia bonita de conocer nuevos lugares, es hacerlo junto a seres queridos, gente con la que te guste compartir. Y este fin de semana me pegó más por ese lado. Luego me enojo un poquito conmigo mismo, pensando que necesito irme purgando esas sensaciones. Me gusta que me pueda cuidar solo, que sea capaz de salir poquito y explorar algunas cosillas yo solo. Lo que todavía no logro evitar es un como impulso a buscar una sonrisa y una mirada cómplices de la mini-aventura.

Lo que menos quiero es que deje de hacer cosas solo por no tener con quien hacerlas.

jueves, 18 de octubre de 2012

La composición

"Todo surge de la necesidad de plasmar en una hoja de papel lo que estamos
viendo  en  la  realidad,  con  nuestra  percepción.  En  un  paisaje  uno  puede
destacar la calidad de la luz, otro los matices de colores y aquel admira el
excursionista que avanza. Por lo tanto, lo primero es tener claro qué es lo que
queremos destacar para que llame la atención al futuro espectador. Por lo tanto,
no podemos hacer las fotografías sin pensar. Todas deben tener un motivo, un
objeto o situación que nos empuja a disparar."

Leído en este PDF, escrito por Fernando Sánchez.