domingo, 22 de enero de 2012

jueves, 19 de enero de 2012

Horario del siguiente semestre


Diseño de base de datos se ve muy fuera de lugar porque es la materia optativa que elegí. Mecatrónica es algo de hacer un brazo robótico, así que no me va a gustar mucho. Aplicaciones de redes está ok, e instrumentación biomédica igual. Disque está diseñado para que trabajemos y completemos las prácticas profesionales, pero yo ya las hice. Igual necesito buscar trabajo y juntar dinero, pero creo que esperaré a que pase el temblor Via Crucis. Ah, y también seguiré estudiando alemán, creo que martes y jueves en la mañana o algo así. Un semestre interesante escolar, y muy probablemente no el último.

lunes, 16 de enero de 2012

Eislaufen, noch einmal bitte

Ayer volví a ir al patinaje sobre hielo, pero esta vez, con resultados mucho menos dolorosos! 7 veces menos dolorosos para ser exactos, pues solo me caí una vez. Bueno, las otras no cuentan porque fueron solo resbalones y no terminé en el piso y no me dolieron y Edita no me vio.

Fuimos a otro lugar, mucho más grande. De hecho eran dos pistas, una techada y la otra abierta. Esta vez nos acompañaron Lenka, una amiga checa de nuestra clase de alemán, y Dajana, una muchacha de Bosnia que Edita conoció aquí y estudia Bioquímica también. Las tres iban impacientes, pues todos sus recuerdos de patinaje sobre hielo son placenteros y nostálgicos. Hasta antes de esta nuevo intento de mi parte, todos mis antiguos recuerdos eran de dolor y frío y niños 10 años menores que yo dejándome en ridículo con mi pingüinito de entrenamiento.

Oh Dios, miren  allá! Creo que en el área segura  y sin hielo hay algo interesante!

Y si, creo que los primeros 20 o 25 minutos tenía mucho miedo y nervios. Las mujeres encantadas, le dieron tres vueltas a la pista en lo que yo llevaba 5 metros recorridos agarrado de la pared. Pero poco a poco fui agarrando ritmo,  y estas pistas tenían hielo de mejor calidad y mucho más espacio.

Además, estaba bien cuidado

Tengo que admitir que iba un poquito apesadumbrado, más que nada iba porque a Edita si le súper encanta patinar sobre hielo, pero como a los 40 minutos ya lo estaba disfrutando mucho, incluso ahora si podía ir de la mano de Edita, siendo capaz de seguirle el ritmo y la velocidad y sin miedo a llevármela conmigo al suelo congelado. Y Lenka y Dajana resultaron mucho más buena onda de lo que esperaba, puedes bromear y payasear con ellas bastante a gusto.

Disque era una foto para que presumieran que estuvieron con un mexicano. Creo que más puedo presumir yo haber estado con dos bosnias...

La pista techada estaba bastante nice. Menos frío, y hielo profesional porque ahí practica el equipo de hockey de Linz.

Nivel de habilidad: Puede mensear frente a la cámara sin caerse

Al final terminamos hambrientos, y como querían algo rápido y cerca, terminamos en McDonalds, por la maldita costumbre de Linz de cerrar todo en domingo. Benditas sean las buenas costumbres (¿?) gringas de McDonalds. Aunque a mí me sigue doliendo pagar casi 80 pesos por un combo de McDonalds...

Ilusas, creen que esto es buena comida rápida

Terminé tan contento que estoy pensando decirle a Edita que vayamos otra vez, y ahora si, arrastrar a la Sonia y el Yotshi de los pelos que sean necesarios. Lo más parecido que hay en Mexicali es resbalarte por los pisos recién trapeados de tu casa...

martes, 3 de enero de 2012

Colonia-Frankfurt-Praga-Berlín-Linz Adventure Time

Había sido platicado desde antes de que empezaran las aventuras europeas. El grupo de holandeses lo decía entre bromas. Los austríacos también lo comentábamos. La gente nos lo decía como wow, estaría bien padre. En el fondo, todos sentíamos que si desperdiciábamos la oportunidad, lo lamentaríamos mucho mucho mucho. Así que lo hicimos. Compramos german rail passes y fuímonos. 5 holandeses y 2 austríacos, Mario nos alcanzaría más tarde en Hannover, para año nuevo.

SANY0114

En muchas fotos salgo así, pues siempre fui el chico GPS gracias a mi Nexus S <3

Sonia y yo hicimos un viaje Passau-Frankfurt-Colonia (o Köln, si andan bien en su deutsch). Y ahí nos encontramos con los holandeses. Estuvo bien chilo estar ahí, tomando coca-cola en una mesita de una estación del tren en Alemania, y ver que el Tarta entra por el pasillo. Los abrazos fueron espontáneos, estábamos auténticamente felices de vernos.

Nos dirigimos al hotel, dejamos las cosas, y salimos a pasear poquillo. Visitamos la catedral y los mercados navideños. Me di cuenta de que si hemos aprendido alemán, y no andamos nada mal para tres meses y medio de estudio. La comprobación de esto sería mucho más dramática en Frankfurt y Berlín, pero ya desde Colonia Sonia y yo éramos capaces de entender algunos anuncios y cosillas de ese tipo.

IMG_2406IMG_4266IMG_4218

Champiñones frescos, lléveloooooos

Al siguiente día caminamos un poco más por las calles comerciales y aprovechamos para tomarnos las primeras fotos grupales:

IMG_2439IMG_2441IMG_2442IMG_2445

Mi trípode fue el héroe del viaje.

Emprendimos el camino a Frankfurt el mismísimo 24. Llegamos y el hotel estaba bastante nice. A mí, en lo personal, me decepcionó un poco la ciudad. Tal vez fue por no informarse bien, pero Frankfurt no ofrece mucho para turistear… Y aunque recorrimos el centro, nunca encontramos alguna especie de festividad pública por la navidad. Teníamos mucha hambre, y encontramos un buffet asiático que se veía ok. Entramos e hice la pregunta obligada de todo el viaje: “Sprechen Sie Englisch?”. O sea, “¿Habla usted inglés?”. Me dijeron que no, y no importó. En mi alemán mocho pedí mesa para 7 y hasta pregunté que tipo de cervezas tenían y todo eso. Con asiáticos!

SANY0314

Hablar en alemán me dejaba exhausto. También mezclar sushi y cerveza.

Recibimos el 25 en el hotel, todos con nuestros teléfonos/ipods/ipads para estar hablando con la familia y los amigos. Ya al siguiente día dimos algunas vueltas más por la ciudad, buscando algún rascacielos que pudiéramos subir para ver toda la ciudad. Nunca lo encontramos, pero al menos encontramos un restaurant alemán bueno y algunas otras cosillas fotografiables.

IMG_4409IMG_4445IMG_2466

¿Puerco? ¿Salchichas? ¿Papas? ¿Cerveza? Must be deutsch, right?

Los demás no sé, pero yo por lo menos tenía de consuelo que lo que seguía, era Praga. Para los que no lo recuerdan, Praga tiene un lugarcito ya apartado en mi corazón, para toda la vida. Todavía no termino de entender por qué. No sé si es la mezcla de romance, decadencia, e historia, que se respira por toda la ciudad. No sé si es porque me recuerda a mi bella Tijuana (aunque ésta última sea mucho menos romántica, mucho más decadente, y con cuál historia?). No sé si es por las mujeres, por el goulash picante, por los cielos nublados detrás de los puentes de Carlos IV, o el impacto de ver la catedral de San Vito de noche. Quién sabe por qué, pero es la primera (y hasta ahorita única) ciudad europea donde digo “ok, aquí no nada más podría vivir, aquí quiero vivir”. Si a Edita le gusta, ya se hizo.

IMG_4627IMG_2497IMG_2527DSC05613

Take me down to the paradise city where the grass is green and the girls are prettier

Además, esta vez pude entender mucho más de la historia de la ciudad, pues tuvimos un guía de turistas en español, de estos que nada más le das propina al final. Un argentino, súper buena onda y que añadió mucho a la experiencia. Ah, y cuando mencionó que su verdadera profesión es programador, y que lo de los tours lo hace en tiempos de turismo, me volé todavía más con lo de irme a Praga, imagínense.

Tuve que volver a despedirme de la bella capital checa, esta vez sin cometer el error de regresarme con casi 600 coronas, ya nada más me traje algunas monedas para los coleccionistas en Mexicali.

El viaje a Berlín estuvo un poco largo, pero apenas llegar te golpea un aspecto particular: Berlín es grande. Muy grande. (Gracias Bauer por la inspiración). La pura estación de trenes de Berlín tiene tantos pisos, estaciones y comercios que hace que la de Linz se vea chiquitita y que la central camionera de Mexicali sea una caja de juguetes.

Llegando al hotel en Berlín, nos dijeron que nuestra reservación no había sido completada por problemas con la tarjeta de crédito, pero que todavía tenían un cuarto para 4 personas. El de 3 se desocuparía hasta el siguiente día, pero que esa noche nos podían conseguir hospedaje en el hotel de unos amigos. Lo resumí en poquito menos de 3 líneas, pero fue una plática de media hora. En alemán. Con los propietarios, unos migrantes ucranianos. Después de eso me sentí muy, muy cansado, pero también impresionado sobre como había mejorado mi alemán con el viaje, y sobre todo mi confianza para hablarlo aunque me equivoque con artículos y géneros y eso.

Como en las ciudades pasadas, la primera noche en Berlín decidimos pasear por nuestra cuenta y comer algo rápido. Encontramos algunos monumentos y tal, pero nos dimos cuenta de que a diferencia de la pequeña Colonia o Praga, que tiene todo lo turisteable muy céntrico, Berlín no está tan fácil de recorrer a pie. Además, sin guía de turistas, no te enteras de nada. Todos los edificios se mirarán interesantes, pero no sabrás por qué están ahí o qué rayos. Así que el 29 lo que hicimos fue tomar un tour por el centro histórico, y valió mucho la pena. Lo daba un boliviano-alemán que se sabía muy bien su libreto.

IMG_2627IMG_2592IMG_2597IMG_2612

Con bellos cielos nublados, edificios históricos más jóvenes que yo, catedrales luteranas y prostitutas legales, Berlín se presta, literalmente, para todo.

Ese fue un buen día. El siguiente hubo un fallo con el tiempo. Llegamos muy tarde para un tour gratis a un campo de concentración. Me enojé muchísimo, sentía ridículo que fuéramos tan lejos y por culpa de unos que no se apuraron no hubiéramos llegado a tiempo. También ya me estaba cansando de siempre andar viendo el GPS para decidir a dónde íbamos. Total, decidimos mejor entrar a museos, y no estuvo mal.

IMG_2652IMG_2659IMG_2665IMG_2667IMG_2685

La expresión de la estatua gris es idéntica a la de los locales que nos vieron tomándonos la foto frente a la catedral.

Esa noche, Yotshi nos dijo que no podría alcanzarnos en Berlín, que era donde planeábamos pasar año nuevo, porque el guía de turistas nos dijo que se ponía muy bien ahí en la puerta de Brandemburgo. En un arranque de quién sabe qué, les propuse entonces irnos todos a Linz. Después de algunos minutos de discutirlo, todos se convencieron, y el 31 hicimos un viaje de 8 horas que terminó durando como 12 porque el tren en Fulda llegó con retraso, y no nos dio chance de bajarnos, quedando Manuel y Sonia ahí mientras los otros fuimos llevados hasta Frankfurt, donde nos volvimos a reunir para otra vez agarrar camino a Linz… Scheiße!

Pero bueno, llegamos, y Linz estaba súper bonito. La nieve caía como en cuento de navidad y la gente empezaba a amontonarse en Hauptplatz, que ya mostraba su mejor perfil con las luces reflejadas en el Danubio. Entramos al dormitorio (yo tenía mucho miedo porque las reglas dicen que no puedes invitar gente a dormir), le hablé a mi mentora para que nos acompañara, llegamos por el Yotshi, y Linz mostró la cara más fea que le he visto, una de ciudad austríaca borracha. Caminamos pisando botellas por Hauptplatz, y recibimos el año nuevo viendo los fuegos artificiales sobre las escaleras del Ars Electronica, a orillas del río. Lástima que tanta pólvora y tanto humo mataría la nieve, pero aun así fue bonito. Regresamos, cenamos algo, y nos fuimos a dormir a las 5:00am.

IMG_4900IMG_4914IMG_2714IMG_4941

Bienvenidos a nuestra vida estudiantil, tenemos mucho salami!

El siguiente día aprovechamos para ir a Pöstlingberg, la iglesia en la colina, para jugar con la nieve. Al final, hicimos una cena ahora si formal y bien, manera perfecta para compartir nuestra última noche de esta aventura.

IMG_2727IMG_2730IMG_2741380015_329175177100337_100000235734827_1259027_2007221055_n

Mis inviernos no volverán a ser igual sin la nieve.

El 2 de enero los acompañamos a la estación de trenes. Se aventaron un viaje de vuelta de 12 horas, pero espero que sientan que valió la pena. Aprovechamos la oportunidad, y muy bien. Cero arrepentimientos de parte mía.