sábado, 30 de abril de 2011

Si es que yo llevo la electrónica en la piel…

DSC00021

Esa es una quemadura de un MPS2222A, con el que estábamos trabajando ayer en un amplificador de audio. Parece que entre malas conexiones y que la primera fase amplificaba demasiado, andábamos quemando a todos los pobres transistores NPN que poníamos ahí. Yo quité uno, lo puse por ahí en la mesa, y luego de güey fui a poner el brazo encima de él.

Desde la prepa, los días en que hay que probar amplificadores de audio me cagan. Mucho ruido (literalmente), mucha gente. Difícil concentrarse y mantener la calma así…

lunes, 25 de abril de 2011

Ando tirando el café a la entrada del Dairy Queen

DSC00910

¡Mi cara de tonto!

Esa foto es del viernes antes de salir de vacaciones. Por fin volví al D’Volada, pedí Mexican Mocha por primera vez, y voy a tirarlo a la entrada del Dairy Queen, y luego tiene que venir la muchacha bonita a limpiar. Hasta eso que la pena me duro bien poquito, y me sentía más tipo “seriously, what is life?”…

Hoy la volví a regar dos veces parecido. Trabajé 6 horas en algo que tengo que entregar el miércoles, y resulta que no lo salvé bien, así que todo el trabajo de hoy bye. Lo bueno es que según yo todavía puedo terminar el miércoles.

Después, en la noche, catché (¿?) a otros 6 y duré buen rato, y tampoco lo salvé. Sigh. Esa va a ser mi nueva frase para cuando la ande regando nomás de puro pendejo: “Ando tirando el café a la entrada del Dairy Queen”.

domingo, 24 de abril de 2011

La misma luz sucia…

vlcsnap-2011-04-23-00h01m45s255

“Un día me voy a morir a ésta misma hora. Me va a matar esa luz sucia que siempre entra por la ventana cada vez que empieza y termina la noche...”

Estoy amando la novela de “La Reina del Sur”. Actúan bien, y tienen frases calcadas del libro. Esperen muchas más entradas de éste tipo.

sábado, 23 de abril de 2011

“You’ll never walk alone”

n

Con 5 personas que nunca habían participado en un Via Crucis, y sin mucha gente… “Clásica”, tuvimos el mejor Via Crucis en la historia de los Via Crucis en los que he participado.

Y ya, a lo que sigue.

lunes, 18 de abril de 2011

Look mom I’m doing stuff!

crushedloevcomputar

  • He vuelto a agarrar la guitarra y me va mejor que nunca. Buen entrenamiento con el coro Angelus.
  • Salí avante después de exámenes espantosos, entregué prácticas de diseño con micro y analógica.
  • Me he dado cuenta de que ya casi no me da pena dar avisos en frente de todos los asistentes a la misa.
  • El grupo se está quedando sin asistencia, y eso me motiva a buscar gente nueva.
  • Estoy descubriendo en el billar algo, no sé qué. Como de vicio, como deportivo…
  • Por fin, por fin, POR FIN ha comenzado a nacer una amistad súper bien con los de mi brigada grande. Ya no es incómodo platicar y trabajar con ellos, y realmente comienzo a encontrarles su lugar dentro de mis amistades. Estoy seguro de que ellos sienten parecido hacia mí.
  • Traigo secuelas súper padres. Básicamente, tengo miedo de conocer muchachas bonitas y hacerme ilusiones. Bueno, más bien, muchachas en general…
  • Llevo 486 de 694 Pokémon. Ahí la llevo!
  • Últimamente he tenido algunas actividades medio alternativas en el trabajo, como hacer diagramas de las diferentes etapas por las que fluye el material, proponer nuevas etapas, y funcionar como traductor entre un gringo y los operadores. Cool stuff, al menos para variarle a las bases de datos…
  • Las curas en el trabajo son muy difíciles de contar a los demás. De hecho, el mismo trabajo es difícil platicárselo a gente externa a Skyworks, y cuando hablas con gente de Skyworks, se siente como chismeo mal pedo. Por eso no hablo mucho mucho del trabajo…
  • Estoy hartísimo de la escuela. Es el semestre más aburrido que he tenido en la uni. Muero en serio por irme a Austria y a ver que hay allá.
  • Mi mamá como que tenía la idea de que quiero ir a Austria a crecer como ingeniero y aprender mucho de electrónica y cosas así. Cuando le dije que sinceramente voy más de paseo, a conocer y aprender más otro tipo de cosas que ingenieriles, se sacó muchísimo de onda. Such is life.
  • Viene la semana santa, y tengo mucho miedo. Tengo ya 4 años teniéndole miedo a las semanas santas…
  • Mi presentación de “mi opinión sobre la historia como herramienta para explicar  al hombre” me quedó muy bien. Una morra que pasó después de mí, me dijo “hey, no vayas a criticar mi trabajo eh, porque yo no soy tan pasional como tú, así que no vayas a decirme nada malo de mi trabajo eh por favor!”. No tanto en plan “calmado puto!”, sino más bien en plan “el mío no está tan chilo, plis no me expongas frente al grupo :(“.

Criticón y pasional. Ah, el buen Fer…

sábado, 9 de abril de 2011

Expropiación

Ha llegado el momento. Ha llegado la necesidad. Ocupo recoger todas mis cosas, apagar las luces, y empezar a caminar. Hay que dejar a Ary de lado.

Ya tengo tiempo sintiendo que mi motivación no puede ser una muchacha que no he visto en tres meses, y que si no la busco, ni sabría de ella. Ya tengo tiempo sintiendo el miedo de abrazar la idea y admitir que ya no le veo por dónde, ya no encuentro cómo, y no siento que ella tenga el más mínimo interés en lo que sea que haya habido aquí.

“Ama sin esperar algo a cambio, pendejo”. Por favor, no empecemos con los refranes. Algo que me ha quedado clarísimo los últimos tres meses, es que cada refrán que se ha inventado tiene un contra-refrán, que termina diciéndonos que los refranes son solo frases chistosas que se adecuan al momento. Entonces la cosa no va por ahí. La cosa va por sinceridad, por honestidad, por sensatez. Sobre todo sensatez.

El otro día le hablé. Entre desesperación y tortura decidí llamarle para pedirle que nos viéramos ese mismo día. Le pediría media hora que seguramente terminaría alargándose quién sabe cuanto, porque mi intención era ir y ya decirle todo: Que ninguno de los dos es más tonto que histriónico, que si no se había dado cuenta, yo tenía dos años enamorado de ella y unos 6 meses creyendo que era ella, que ya la había encontrado, que no ocupaba buscar más. También preguntarle por qué me dijo que llamaría antes de Navidad y no lo hiso, y también si su abuela le tiene la misma confianza a todos sus otros amigos, a ver si a ellos también les canta la canción que le compuso y les da consejos sobre su nieta. Y ya de paso, para reírnos un ratillo si el ambiente se ponía tenso, contarle de cuando su mamá me dijo “ahhhh, el famoso Fer…”. Al final, en realidad, lo único que le quería transmitir era que se me acababan las fuerzas y que sentía que mi parte estaba hecha, que seguía la suya, y que fuera lo que ella quisiera ya. No estaba muy seguro de qué ganaría o qué sacaría de todo esto, pero estaba seguro de que me tranquilizaría y me sentiría mucho más satisfecho de como me sentía entonces.

Así que le hablé. Bien, todo va bien, oye pues, ¿crees que pueda ir a tú casa ahora, a saludarte? Holy crap, tú siempre tienes exámenes! Bueno, ¿puedes el viernes? Ah, te vas de retiro…

Y ahí fue donde me pegó. Se fueron la desesperación y el coraje. Caí en cuenta de que las cosas están perfectas, inmejorables. El escenario es el mejor que me pudiera haber imaginado, y ahora todo juega a mi favor.

Yo salí con Ary seis veces. Recuerdo perfectamente las fechas y qué hicimos cada una de esas 6 veces. Recuerdo sobre todo cómo me sentía al final de cada una de esas salidas, cómo la iba conociendo más, y casi siempre, cómo me iba enamorando más . La cuarta vez, 15 de noviembre pasado, fuimos al cine y vimos una comedia. Ya en otra ocasión me había dado cuenta de que le gustan las películas, y disfruta especialmente el cine. Pero esa vez, me llamó especialmente la atención su risa, o más bien, su carcajada. Vi una Ary súper feliz y súper contenta, y á partir de ahí supe que lo que más quería era verla así lo más seguido posible. A partir de ahí mis oraciones cambiaron, le pedía a Dios que la dejara estar así el mayor tiempo posible, y que me permitiera a mí contribuir a esa felicidad tanto como se pudiera.

Todavía en el teléfono, me dijo que igual y si podía ese mismo día rapidillo, aunque estaríamos algo incómodos por cambios en su casa y tal. Y lo pensé, pero sinceramente, ¿qué necesidad tengo ya de ir a tirarle todo mi sentir encima? Ary se encuentra ahorita súper feliz con su carrera y está cerca de Dios. ¿Ir a desahogar toda mi carga sobre ella contribuiría a algo de eso? Me quedé callado como diez segundos, pensando bien qué iba a responder. No, mejor, como te sientas más a gusto, mejor otro día…

No siento que me apure ese día. Con Ary feliz, cerca de Dios y demasiado ocupada para vernos, el camino está puesto para moverme a otra cosa. Recojo mis ganas, mis ilusiones, mis significados, mis ímpetus, y los arrumbo a un lado del reloj que sigue envuelto en papel navideño. Aunque queden hoyos de cosas sin explicar, por primera vez desde el 8 de marzo del 2009, me siento ligeramente satisfecho.Y, honestamente, creo que hay todavía una minúscula partícula de… Pues no sé, algo. No quiero decir esperanza, porque eso implica expectativa y yo sinceramente ya no espero algo. Pero hay unas palabras de la abuela de Ary que me siguen generando ruido, y es que su consejo fue que no ejerciera presión, porque entonces vendría el rechazo, pero que tampoco me alejara mucho! Porque entonces  se iba a olvidar de mí, así pasa. Pues ahorita siento que cumplí perfectamente bien eso, que llegué hasta donde era prudente.

La única pregunta que me seguiré haciendo y haciendo hasta encontrarle respuesta, por más satisfecho que me sienta, es “¿qué rayos figura Ary en mi vida?”. Por ahorita, le dejo la respuesta que por años le estuve dando: Una caricia de Dios.

jueves, 7 de abril de 2011

Charlas con tu supervisor

-"Fer, tenemos que hacer esto y esto y esto y esto, echa a andar tu imaginación, lo que se te ocurra, yo ayer estaba en un cumpleaños viajándome y ya no se me ocurrió nada. Usa tu imaginación, yo ya agote la mía.... con alcohol.... Eres industrial?"
-"Mmm, no, electrónico..."
- "Valiendo, pues ni modo, lo que se te ocurra"
-"¿Tú qué estudiaste?"
- "Jaja, computacion... Nada que ver..."

Y a partir de ahí, comencé a apreciar la ingeniería industrial. El encargo parece que va por buen camino!