martes, 28 de agosto de 2007

Querido diario, hoy me zorrearon

Y si, si eran mujeres ¬¬. Según la Ivy eso no es que te zorreen, pero igual, me sentía observado...

La cosa fue así: Como a eso de las 10:40, poquito antes de la clase de Electrónica Industrial, estábamos sentados el chicky, el memo, el lima y yo ahí en el Cubo de Don Albur. Platicábamos de cosas de la actualidad, futbol, idioteces, etc.

De repente, me fijé que a lo lejos, había 3 morras mirando hacia donde estábamos nosotros. Meh, no le presté mucha atención, pero me pareció que una de ellas me miraba a mí especificamente, y sonreía. De nuevo, meh.

Pero como a los 5 minutos, pasaron por enfrente de nosotros, y definitivamente, la de en medio me miraba A MÍ. Sin disimularlo, de una manera completamente descarada y con toda la desfachatez del mundo. Incluso hizo el cuello hacia atrás, para ver por atrás de su amiga, y me seguía mirando! Fijamente y siempre sonriendo. Sentí como que "WTF, no, no, deja de mirarme". Y le pregunté al chicky si en verdad me estaba mirando, y me lo confirmó.

Y no quedó ahí. Se quedaron cercas de nosotros, a un lado, en medio de nosotros había una pared, pero sabía que estaban ahí. Evité todo contacto visual con cualquiera de ellas. Después salieron otra vez, y se quedaron ahí, y me seguían mirando! Incluso llegó el Guerrero, y dijo: "Putrick, esa morra se te queda mirando bien machín!". Ohnoes...

Como a los 5 minutos se fueron. Y supongo que ahí quedó. Nisiquiera recuerdo como es, porque ya lo dije, evité todo contacto visual. Lo único que si sé es que eran de primero. Y dudo que vuelva a pasar algo así. Digo, después de que alguien te ignora tan mamón, te medio rindes, ¿no? De todas formas, en serio, para la próxima me la pienso antes de voltear a ver a una mujer. Cuando sientes la mirada de alguien más encima... Ugh...

Putrick.

jueves, 23 de agosto de 2007

Una cosa, rapidito:

Hoy vino el ortodoncista, así que hay más presión en el trabajo, así que traigo un chorro de cosas, pero uso estos segundos para poner esto:

I fail at life.

En la tarde les cuento.

Bueno, llegada la tarde. Las cosas comenzaron desde la mañana en que llegué. Fui el primero, así que etuve sentado afuera en el maldito calorón esperando. Después, cuando entramos, tenía que buscar la carpeta con los expedientes de la familia Villalobos. Estuvimos buscándolo como idiotas por todos lados, y de repente, arriba de un librero, atrás de unos cuadros, estaba la maldita carpeta. ¿Cómo diablos llegó ahí? Misterios de la odontología...

Luego, empezaron a llegar los pacientes de orto. Tranquilo, todo tranquilo. Lo iba manejando bastante bien. Los pacientes de orto se atienden como van llegando, llegan como 10 en la mañana y otros 10 en la tarde. Desde el día anterior habíamos sacado expedientes de ellos, así que todo más fácil. El doctor Guillermo y la doctora Chayito son los ortodoncistas. Aunque ella trabaja más que él, y él es el primero en querer hacer cuentas, pero bueno. Después de unos 4 pacientes, el doctor me preguntó dos veces si quedaban más pacientes. Aquí pasó lo malo...

Yo le decía que no, que no había más, pensando que él se refería a pacientes ahí en el consultorio, listos para pasar. Pero no. El hablaba de gente en la lista de espera, con cita para más al rato. Y maldita sea, esas dos veces le dije que no, que ya no quedaba nadie. Y pues claro, al rato que llegan pacientes, se me hace raro que ya tengamos cuatro y no pase nadie. Voy para atrás, y que curadón, los ortodoncistas ya se fueron. Y yo preguntando por qué, casi indignado. Cuando todo era mi culpa. Se habían ido porque yo les había dicho que ya no había pacientes. Uno de los momentos en que más me he sentido como basura en mi vida. Cuando le hablé al doctor, me dijo que ya estaba en la Universidad (da clases, supongo), y que le iba a hablar a Chayito. Chayito me habló al rato, que estaba haciendo fila para pasar a Calexico, pero que se cruzaba y se regresaba rápido. Me da la impresión de que de alguna forma comprendió la situación, porque el doctor definitivamente no sonaba tan amable al teléfono...

Ya llegó, atendió a los que había, a unos más que llegaron después, y se fue. Todo quedó en "orden". Tal vez no se entienda, y piensen "Meh, fue cuestión de que se regresara la doctora y que se esperaran un rato, asunto fácil". Pero eso me sacó de balance todo el día. Estuve nerviosón, me aceleraba, me equivocaba al poner citas, cobrar dinero, hacer recibos... Horrible. Cuando me fui a comer (fuimos a la comida japonesa mi mamá, tío, amigos de tío, Juanjo y yo), no me acordaba que iba a llegar otro doctor, y no dejé expediente ni nada. Creo que al final tuvo que buscarlo el mismo, y es un doctor que siempre ha sido amable conmigo, me llama para preguntar cosas, pide todo por favor, etc. Osea, como si hubiera traicionado su amabilidad...

Comimos, y cuando regresamos ya había más pacientes de orto. Los doctores de orto solo van los jueves y sábados, una semana si, una semana no; así que la gente siempre trata de llegar primero para que los atiendan rápido. Entonces terminamos con el consultorio lleno de gente parada esperando, porque aparte están los pacientes que vienen con Juanjo y los dentistas normales. En resumen, This Is Madness. Para las 4:30, más o menos, ya tenía a 3 personas que tenía que cobrarles y ponerles citas, uno quería factura, otro pagaba con tarjeta de crédito, más el teléfono que sonaba, más el expediente que necesitaban, más lo que quisiera alguien más atrás... Y luego, todo lo de orto se paga en dólares, así que a veces había pacientes que no hablaban español. Hasta eso que ya para las 6:00 más o menos, logré controlar casi todo. Estaban atendiendo los últimos pacientes (mi tío Fali aprovechó que estaban los de orto y fue), Juanjo hijo ya se iba de vacaciones a Ensenada, no se necesitaban más expedientes, etc. Además, por todo el trabajo, nunca me dí cuenta de a qué hora llegó una muchacha que asistía a los doctores de orto. Chaparrita, cara bonita, lindo cabello, bata de Snoopy. De repente me detuve, y pensé, tenía todo la tarde respondiéndole a todo con "aja", "si", y también el sonido gutural de "mjum"...

Al final llegó la hora de hacer las cuentas. Oh sorpresa! El botín del día pintaba bastaaaaaaaaaante bien. Así que Hilda (una de las ayudantes del consultorio) me ayudó a deducir lo que le tocaba al doctor Guillermo (quién por cierto, estuvo rondando el frente como diciendo "bueno, cobramos y nos vamos"; y nucna mencionó lo de la mañana). Me dijo que para que apuntaba dólares si me pagaban el equivalente en pesos, que apuntará pesos también. Y bueno, ya le dí su dinero (phutamadre, más de cinco mil pesos en un día, que ni se queje), y se fue.

Extrañamente, dejaron a la otra muchacha, la ayudante, y cuando estaba contando el dinero que tocaba al consultorio, me preguntó si podía usar el teléfono. Vamos a ponerlo bien, no me gustó ni le empezaré a espiar su MySpace, pero bueno, soy malo con mujeres y de la nada estaba casi a solas con esa. Que por cierto, me lleva facil 3 o 5 años. Pero bueno, habló dos veces, no le contestaban, y decidió mejor irse a un consultorio de unos tíos. Llevaba algo así como una maleta muy pesada con herramientas, y una cajita más pequeña. Preguntó si había ascensor (me llamó la atención que usara esa palabra en vez de elevador, como lo hacen casi todos por acá), y le dije que no, pero que le ayudaba si quería. Dijo que ok, super bien, y volvío a usar el teléfono. Ella se dio cuenta de mi pulsera, esa que siempre llevo, con mi nombre y número de teléfono. Y ella tenía una idéntica, solo que no tenía número de teléfono, solo decía su nombre: Cinthya. Se sentó a esperar que yo terminara las cuentas, y se puso a ver algún programa barato de la TV abierta. Yo pensaba que ella era medio seria/sangrona (tiene la finta), pero se rio un par de veces. Terminé, tomé la maleta, hablamos del calor mientras bajábmos las escaleras, y ya abajo me preguntó como me llamo. Le dije Fernando Celaya, apuntando a mi pulsera, y luego mintió: "Ah si es cierto! bueno, luego nos vemos". El sábado es mi último día, hasta el otro año supongo, así que dudo que la vuelva a ver...

Después de eso, llegó mi papá por mí, fuimos a Carl's Jr, y fui a una junta del catecismo. En la casa, vi la novela, y escribí esto. Tenía mucho sin escribir así, parráfos grandes y reportes de lo que sucedió en el día. Pero bué, así fue. Disculparán la redacción medio sosilla de repente. El sábado me corto el pelo y me afeito de una vez por todas. Desde el sábado en que tomé mi vuelo a SLP no me he rasurado. Fue bueno mientras duró.

Putrick.

lunes, 20 de agosto de 2007

Cositas del trabjo

Hoy Juanjo Jr solo tuvo una paciente en la maniana. Una viejilla gringa.

Lo chilo vino cuando se fue (eso suena tan mal). Hizo su próxima cita, y luego me dice que va a traer una amiga con ella, asi que le gustaría que también le checaran los dientes.

Putrick: Ok, so, what's your friend's name?
Señora: Her name is Soura (asi lo pronuncio, soura).
Putrick: ... How do you spell it?
Señora: Z-O-R-A. She's from Rumania.
Putrick: Uhm, ok... Well, your appointment is done, take care!
Señora: Thank you.


Y anduve enseñando el Post-it con la palabra ZORA por todo el consultorio. Un curadón...

Putrick.

viernes, 17 de agosto de 2007

Hoy fui a la 4 sin ganas y regresé con menos

Desde el miércoles mi mamá quería que fuera, para recoger mi certificado de Técnico Auxiliar Contable. Como ultimamente ando buscando trabajo, no me vendría mal el papelín, aunque de conta no me acuerde de nada.

Total, fui a las 10:00 de la mañana. Caminando y con el maldito calorón. Llegué, y estaban todas las secretarias huevoneando arriba con la bibliotecaria (que se queja con todas sus ganas de todo, y no mueve ni un dedo). Pregunté por mi certificado, y me dijeron que ocupaba un papel que decía que ya no le debía nada de dinero a la escuela. Bueno, pues me bajé a esperar a que llegara el contralo.

Hacía un calor soportable en la sombra, pero están pintando la escuela (de un verde mierda horrible), y se sentía como un trancazo vapor con químicos bien raro. Cuando bajé, la H. Directora me pidió de favor, muy amable y todo, y que subiera y le pidiera a la secretaria Isabel una hoja de consejo técnico con las comisiones y no sé qué. Bueno, al menos había sido amable, y servía para gastar tiempo.

Subí, me dieron la hoja (después de que todas se echaron la bolita de quién la tenía), y cuando fui a dársela a la H. Directora, tuve que tocar la puerta del salón donde estaba. Cuando abrieron, vi que estaba dando uno de sus discursos nazis a TODOS los profes de la escuela. Me cae que hasta el conserje estaba ahí. Y se veían todos raros, personas que no he visto en 2 años, sentados todos en mesabancos en los que no caben, escuchando gritos de "motivación" de una señora fea. Cuando la H. Directora fue a recibirme la hoja, me dijo que no era esa, que estaba mal, que esa no quería. Como de 5 formas me dijo lo mismo. Y sentí treméndisimo owned frente a todos los profes (algunos me reconocieron, estoy seguro). Total, me mandó a que fuera y le dijera a la secretaria que bajara. Le dije, y ya mejor me fui a sentar en una banca de la entrada de la escuela. Como a los 5 minutos, salió la secretaria con el conserje en una camioneta, probablemente a conseguirle otra cosa a la directora (o tal vez es un nuevo lío amoroso de la 4, siempre abundan...).

Para esto ya eran las 10:30, y el contralor no llegaba. Las oficinas cerraban a las 11:30. Y estuve hasta las 11:20 esperando que llegara, y nunca llegó! Osea, hasta la maldita Canchola (morra de una generación arriba pero que ahorita está en mi mismo grado que yo, en el otro salón de electrónica, y es casi novia del Juanito), llegó! Me harté del calor y la pintura, y mejor le hablé a mi mamá. Me dijo que estaba bien, que me fuera, pero que pasara por la primaria para preguntar lo de la Luna.

Pasé rápido, y llegué a la casa. Me tomé 1 litro entero de agua fría en menos de un minuto, y agarré el teléfono. Ayer encontré una interesante oferta de empleo en una tienda de mascotas, de 3:00 a 8:00 de la tarde. Y hablé, pero me rechazaron por no ser mayor de edad, y me fui a mi cuarto a jugar videojuegos. Pero al rato, me habló mi mamá, que le había preguntado Juanjo si habría chance de que me fuera al consultorio a ayudarlo, porque tenía mucho trabajo.

Y así fue como, una año después, regresé a la recepción de la Clínica Dental Velasco. Tengo el mismo trabajo del año pasado, aunque de momento solo sé que trabajaré mañana, no sé la otra semana. Ironicamente, en la noche, Juanjo me llevó a comer comida china, al Chiang's (lugar apuntado en Le Tour de Mexicali que le daremos al Isra cuando venga), que está en la misma plaza de la tienda de mascotas en la que no pude entrar a trabajar. Ains, que cosas...

Por cierto, hoy fue la primera vez que me toca que anestecien completamente a alguien. Fue a una niña de 11 años, super cagadísima del miedo. Cuando despertó de la anestecia, solo se oyó por todo el consultorio un grito, luego el sonido de agua golpeando una superficie, y luego llanto. Como película de terror....

Putrick.

jueves, 16 de agosto de 2007

¿Hasta dónde ha llegado House?



Hasta mi iGoogle. A veces hay frases de Einstein, Joaquín Sabina, etc. Y ahora, House! Que poder...

Putrick.

sábado, 11 de agosto de 2007

Hoy he tenido una ganas tremendas de verla. De saber de ella. De acércarmele y simplemente terminar con esto, y que siga lo que siga, pero ya.

Y a lo mejor esa impaciencia ha sido avivada por la muchacha a la salida del Carl's Jr con la que cruzé miradas, por ver a la Martha Fernanda y solo haberla saludado, por ver los tremendos pechos de la ex-novia del Isra.

Y ella, en Ensenada. O al menos eso recuerdo, de lo que le he espiado en el MySpace. Espero que solo sea este fin de semana. Que regrese el lunes, que postee muchos más de esos comments de ortografía apenas pasable, que vuelva a repetir que los hombres no se le acercan, y que ese maldito amigo de la primaria deje de llamarla esposa...

Vaya, que cosas. Y ahora tengo que dejar de escribir para abrir una nueva pestaña en el Opera, porque está mi mamá en el cuarto, y sin decir palabra, se me queda mirando con la mano extendida. Lindo anillo má. Ah, te lo dio Juanjo. Bueno, ahí está, ya no puedo pensar tanto en ella, no con la noticia de que ahora mis dos padres están en planes de boda. Bah, ¿dónde están las habituales dósis de sarcasmo e ironía que uso en momentos como éste, para salir indiferente de la situación? Creo que al sarcasmo lo agoté en la cara que puse hoy en la carne asada, y la ironía se me fue a Ensenada...

Putrick.

(Originalmente, este post no iría aquí, pero cuando me enteré del anillo, me dieron más ganas de ponerlo en este blog).

lunes, 6 de agosto de 2007

¿Ya vieron al bugi versión impresa?



Ya salió en una lona, en volantes, y ahora en La Crónica! Para deleite de todo Mexicali. Hey hey hey, tranquilos, dejense el Fifilín en paz amiguitos!

Putrick.

jueves, 2 de agosto de 2007

Homero le compra un regalo a Bart



Holy shit, el que no se ría, en serio, voy hasta donde esté y me lo clavo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Putrick.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Y las salidas siguen llegando!

(Si, el título medio contradictorio es a propósito).

Ayer Juanjo invitó a mi mamá al mundial de volleybol sub-18 que se está llevando a cabo en Mexicali y Tijuana (si, en serio, MUNDIAL, de todo el mundo). Pero mi mamá está enferma, tiene principios de tifoidea, y fui yo en su lugar.

So Awesome...

Llegando me encontré a un profe que tuve en la secundaria, el Arellano. Lo saludé muy rápido. Pasamos a sentarnos, y había ceremonia, con banda de guerra y escolta y todo eso. Habló el alcalde de Mexicali y otros monigotes, y luego desfilaron todos los países que estarían jugando en Mexicali. Nos tocaron buenos gente, no muchos europeos, eso sí. Tenemos Japón, China, Alemania, Brasil, Túnez, Turquía, USA y Puerto Rico.

Las japonesas parecían niñOs de 13 años, en serio. Pelo corto, y bien chaparras. Las chinas eran feas, eran como hombres con piernas gruesas, pero tenían una porra bien grande. Estaba lleno de banderas rojas el Auditorio. De hecho, David, el amigo de Juanjo, dijo: "No manches, ¿y quién está sirviendo comida en los restaurantes?". Alemania y Brasil, puff, no podía creer que fueran de 18 para abajo... Túnez y Turquía también tenían jugadoras medio chaparras. Puerto Rico nisiquiera recuerdo haberlas visto, pero leí en el periódico que ahí estuvieron. Las gringas meh, ya las conocemos...

Entonces, nos quedamos al primer partido: Alemania vs Brasil. En serio, si no les interesa en nada el volleyball, había otras cosas que ver. Aun así, el nivel de juego era muy bueno. Estuvo bastatne reñido, pero Alemania cometía un montón de errores bien infantiles, y las brasileñas no desaprovechaban. La #6 de Alemania, Möller, posición receptora, es buenísima. Parecía portera de soccer, en serio. Y de Brasil, la #3 Patricia, una central, pero medía más de dos metros, y parecía jugadora de americano, en serio.

Bueno, al final, fue un partidazo. Lo único penoso fue un tipo que supuestamente le echaba porras a las de Alemania, pero estaba haciendo el saludo Nazi. Pero bueno. Nos íbamos a quedar a ver el de China vs Túnez, pero pasaban de las 11 de la noche y apenas estaban entrenando (las chinas estaban jugando a las tráis, no pregunten). Y estaban llegando un chorro de meseros, así que decidimos ya irnos. Estoy checando los calendarios de juegos, para buscar un buen partido e irnos los 5 de la prepa, y el bugi si se anima. Ahora, fotos de la noche:






Y más.

Putrick.