sábado, 21 de octubre de 2017

Cumpleaños 58 de tío Ramón

Hoy mi tío Ramón cumplió 58 años y confirmó su gran poder de convocatoria al volver a juntar a los 4 hijos y 9 nietos de Célida Velarde Sánchez.


Esta vez me tocó manejar la camioneta de mi tía Merari de Mexicali al aeropuerto de San Diego para recoger a mi tío Fali, y luego cruzar a Tijuana para llegar al festejo. Llegamos temprano y directo a comer, todo estaba delicioso, desde los nopales hasta la salsa de aguacate, el atún ahumado, y la carne asada.

Mis hermanas, mamá y Juanjo llegaron un poco más tarde, y con ellos completamos a toda la descendencia Loaiza Velarde. Cantamos las mañanitas, comimos pay de pumpkin spice, y antes de empezar a abrir los regalos, mi tío Ramón le dedicó unas cuantas palabras a cada uno de los asistentes, hasta a mi tío Winston que ni fue.

Se veía súper feliz y contento, rodeado de toda su familia, comiendo y rico y sintiéndose muy apapachado.




Tuve chance de platicar con todos los primos y tíos, gracias a Dios a todos estamos saludables y echándole ganas. Todos tenemos caminos bien distintos, pero nos queremos mucho y le damos mucho valor a este tipo de reuniones.

En la noche, mis hermanas y yo nos fuimos a dormir a casa de mi papá. También me dio mucho gusto saludarlo y platicar con él sobre la luna de miel en Nueva York.

Quiero que mi cumpleaños sea así. Buena comida y la gente importante ahí reunida.

viernes, 20 de octubre de 2017

Noobsazo

Hoy subí de nivel y ranking en Splatoon, y como que el juego pensó que andaba muy y necesitaba ponerme en matches más competitivos.

Me atoraron súper horrible. Nunca había sentido la misma frustración en un videojuego que en una cancha de futbol, esa asquerosa sensación de que el rival te domina tanto que ni te deja jugar y ya nada es divertido.

Habrá que ponerse las pilas para jugarle mejor a estos nuevos contrincantes.

jueves, 19 de octubre de 2017

Primer partido de beis en el año


Marisol y yo fuimos a nuestro primer partido de beis de esta temporada. Fue un buen juego, la primera mitad fue lo más movido y al final ganaron los Águilas.

De verdad nos lo pasamos muy bien, tomamos, comimos, hicimos ruido, y nos tomamos una foto tan bonita y con los hashtags correctos para aparecer en la pantalla del estadio. También estuvimos a nada de aparecer en la kiss cam, pero el operador de la cámara estaba apuntando a la pareja detrás de nosotros. Será para la próxima.

Nos encontramos al Memo y nos sentamos un rato con él, luego nos sentamos las últimas tres entradas con los compañeros de trabajo de Marisol.

Casi un año después, fuimos otra vez al béisbol. Nuestras vidas han cambiado un chorro en ese casi un año, pero lo que no ha cambiado es que seguimos disfrutando la compañía el uno del otro. Seguro seguiremos yendo en esta temporada y seguiremos #volandojuntos.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Su primera arrocera


Marisol estrenó hoy su nueva arrocera. Está súper fresona, tiene un modelo plus con muchas más funciones que la mía o la de mi abuela, y hasta salió más barata, 649 pesitos en Costco. Por ejemplo, tiene las opciones de arroz blanco e integral, pero tiene también arroz de sushi. ¡Sushi!

Cocinamos la clásica y vieja confiable de Fer, arroz blanco con pechugas de pollo, pero Marisol le añadió un twist: como no tiene sazonados todavía, uso esas hojas sazonadas en las que envuelves pollo y luego lo horneas. En este caso, se cocinaron al vapor en la arrocera y funcionaron perfectamente, el pollo salió jugoso y sazonado.

Cenamos arroz, pollo, aceitunas, tomates y poquito hummus (más por antojo que por otra cosa) y poquito vino. Estuvo súper bueno, fácil y rápido. Me da gusto ver que haya podido aportarle este lifehack a Marisol.

martes, 17 de octubre de 2017

Perdónanos tartán


Hoy Marisol y yo elegimos caminar en el área deportiva de la UABC, esa con canchas de foto, basket, volley, un circuito para caminar, una pista para competencias de correr, etc.

La verdad, salimos algo decepcionados. En la Ciudad Deportiva, el circuito está pavimentado con tartán y eso hace una gran diferencia. En la UABC, es vil grava o algo así, y es mucho más sucio y cansado.

Quisimos buscar opciones nuevas pero la verdad, creo que volveremos a la Ciudad Deportiva. Esos 5 pesos de estacionamiento lo valen.

lunes, 16 de octubre de 2017

Nuevas oficinas


Por fin estrenamos oficinas oficiales en el trabajo. Estoy muy contento con mi lugar, tiene muy buen espacio y excelente visión de los alrededores.

domingo, 15 de octubre de 2017

sábado, 14 de octubre de 2017

Train with the best


A veces en Fire Emblem hay cosas súper fan-service y luego cosas así de modernas. ¿O tal vez este es el fan-service moderno?

viernes, 13 de octubre de 2017

Viernes 13 pero buen road trip

Hoy fue viernes 13, y lo único feo fue la pizza que cené de vuelta de Savannah en Viejas. Estaba bastante chafa, pero nos tuvimos que conformar con eso porque todo en el centro comercial ya estaba cerrado.

Lo que estuvo bastante bien fue la plática con mi compañero de trabajo. Hablamos durante mucho tiempo sobre relaciones amorosas entre hombres y mujeres, las expectativas que cada uno tiene, experiencias pasadas, etc. Suena como un tema súper trillado y de borrachos, y aunque a veces si se descarriló hacia clichés de "las mujeres esto y los batos aquello", fue muy interesante y ameno.

Debo darle más crédito a mis compañeros de trabajo de vez en cuando. También pueden ser compas.

jueves, 12 de octubre de 2017

Disfrutando langosta

Ahora que he capturado su atención con ese título alburero, vean esta belleza:


Fuimos a una restuarante en Savannah llamado Chives. Esta algo fresón, empezando por la gente que asiste y la ubicación, pues esta justo en Broughton Street, la calle de las compras.

Otros compañeros de Mexicali nos recomendaron muchísimo este lugar, así que lo elegimos como nuestra última cena del viaje. Ojalá hubiera llevado más estómago, porque la comida estaba muy rica.

Empecé con una ensalada de hongos japoneses: Shiitakes asados y sazonados sobre arúgulas con palmitos y tomates cherry, más un aderezo de cacahuate. Después, el plato fuerte: cola de langosta al curry rojo sobre un risotto de edamame. Los sabores de la comida eran súper intensos, y aún así, alcanzaban a distinguirse unos de los otros. La suavidad de la langosta, el curry rojo casi enchiloso, el risotto cremoso debajo de todo sirviendo como una base perfecta.

Voy a tener que volver  a ir. De verdad cocinan muy bien en este lugar, y la variedad de los platillos motiva tanto a repetir como a explorar el menú.