lunes, 18 de septiembre de 2017

Ridículamente productivo con mi nueva app


Hoy la empresa nos dió el día libre y aproveché para ser ridículamente productuvi. Antes de las 11am y a había jugado Fire Emblem, jugado Splatoon, ido al mandado, leche, agua, banco, y organizado y llamado a una lista de contactos para algo que ocupa Marisol.

Una máquina de productividad.

En parte lo logré gracias a un post-it escondido entre mi teléfono y el case. La verdad, hay como un millón de maneras más modernas de llevar tracking the pendientes, pero en un momento del desayuno me desesperé y necesité escupir todo en un post-it. Habían más cosas, pero esas fueron las prioridades.

Al final del día me faltaron tres cosas: Lavar el carro, caminar, y la más tonta, cocinar, así que mañana no llevaré comida al trabajo. Me sentí bastante tarado por olvidar eso.

Por otro lado, ahora tengo esto:


domingo, 17 de septiembre de 2017

¡Viva el menudo blanco norteño!


Mi tía Delia aka Yeyus aka la tía que es mayor que yo por apenas dos meses, cumplió años esta semana y festejó con un excelente menudo para la mañana del domingo.

No era el mejor menudo de mi vida, mi abuela todavía se la quema a todo mundo, pero ya me hacía falta volver a comer menudo de este estilo. Obviamente hubo birote y chiles chiltepín.

Fue un lindo reencuentro, y me limité un poco por aquello de cuidar la alimentación. Se que hay altas probabilidades de que nos volvamos a encontrar, el domingo después de mi cumpleaños.

sábado, 16 de septiembre de 2017

¡Vivan los chiles en nogada!


Hoy comí chiles en nogada por segunda vez en mi vida. Confirmé que me gustan mucho, de verdad disfruta ese balance de dulce y verduras con carne. Estos los hizo la mamá de Marisol, y le quedaron buenísimos.

Es una bonita manera de hacer algo mexicano en el mero 16 de septiembre.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Fuimos a ver IT



Y no salieron ingenieros programando y cuidando servidores y esas cosas que hacemos los de IT.

Ba dum tsss.

Fue solo un chiste malo para aliviar la tensión. Fuimos unos amigos, Marisol y yo. Disfrutamos mucho la película, pero definitivamente, este no es el mismo Pennywise de los 90.

Discutí mucho con Ivy nuestras impresiones de la película, y creo que mis quejas se reducen a dos puntos principales:

1) La película abusa de los sonidos altos y estridentes para asustarte. La primera vez lo logra, la segunda la disfrutas, pero todas las que siguen son de "ya pasamos por esto". Y lo peor es que se convierten en alarmas de que algo feo va a pasar, disminuyendo el miedo.

2) Los niños no actúan como niños. Son adultitos pensando todo de manera muy racional y directa. Al final parece más una secuencia de los Avengers que una película de terror.

Como sea, está divertida, si te provoca algunos brincos y... pues, risas. No es la película de terror que esperaba, pero creo que es una película de terror para estos tiempos de gifs y memes.

jueves, 14 de septiembre de 2017

BT West se despide del torneo

Hoy encaramos nuestro último partido del torneo. Teníamos posibilidad matemática de pasar a la siguiente fase, pero comenzaron a sentirse lejanas cuando al minuto dos un delantero rival entro caminando a la portería después de quitarse a dos defensas y el portero.

La neta el equipo dejó todo lo que traía en la cancha, como siempre hacemos. Tuvimos bajas, no pudimos usar nuestro mejor cuadro titular, y terminamos perdiendo com por 7 a 1.

Yo le eché muchísimas ganas y hasta metí un gol. Horrible, tras un balón mal medido por los defensas y que mi compañero alcanzó a puntear, dejarla a media altura, y yo alcanzar a tocar la bola con la cabeza antes de que el portero llegara. Usando una frase trillada, fue entre buche, nana y nenepil.

Such is life, creo que nadie se va inconforme. El equipo mejoró un chorro del primer partido al quinto, y vendrán más oportunidades de seguir creciendo. Y nuestra jefa se rifó llegando con una hielera llena de cheves y sueros, la manera perfecta de despedir la tarde.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

El innecesario regreso de la arrocera

Hoy por fin di el paso. Invadí la cocina de mi abuela y me cociné la comida para mañana en el trabajo, con todo y la arrocera que le regalé y nunca usó.

Lástima que olvidé que mañana llevaremos a un compañero a la comida china por su cumpleaños y no necesito llevar comida.

Pues ya que. Hasta había guardado mi comida en mi nueva lonchera fresona. Me sirvió para darme una idea de cómo es cocinar en la cocina de mi abuela, que se siente mucho más pequeña y apretada de lo que esperaba. Además, le faltaban especias que ya compré. Lo que no compré fue recipientes donde guardar la comida, o el arroz, que otra vez se llenó de gusanos.

Paso a pasito hacia una vida y alimentación más saludable, y a volver a ejercer mayor control y monitoreo sobre mi vida.




martes, 12 de septiembre de 2017

Revés para el BT West


Hoy fue el típico partido donde todo es parejo hasta que algo lo quiebra. Un error, un jugador desequilibrando, una decisión arbitral, algo rompe el 0-0 que mantiene a los dos equipos parejos, ya sea de manera justa o injusta.

Desafortunadamente para nosotros, hoy tocó que una decisión arbitral rompiera el partido en nuestra contra. La verdad es que aguantamos muchísimo, unos 3/4 del juego, pero el árbitro (que todo el partido nos pitó medio chafa), concedió un gol que comenzó como madruguete en el cobro de un tiro libre, cuando minutos antes había dicho que no se valían ese tipo de jugadas...

De ahí se nos fueron 2-0, luego 2-1, pero ya estábamos muy cansados y no pudimos presionar más. Nos agarraron mal parados atrás por andar buscando el gol del empate, y terminamos perdiendo 4-1.

Me queda de consuelo que al final el capitán me dijo que había jugado muy bien. Tuve bastante desgaste, otra vez por banda izquierda, pero puedo dar más. Y como sea, uno siempre quisiera cambiar eso por un mejor resultado. Habrá que seguir buscándole.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Cuando te arrepientes de flojear

En mi trabajo apagaron los ambientes de pruebas y desarrollo por el huracán Irma, y nuestro trabajo se ha visto reducido a documentar y atender una que otra cosilla por aquí y por allá.

Creo que hoy llegamos al límite, porque nos pidieron que ayudaremos con unas capturas de pantalla para que la gente sepa pedir acceso a diferentes aplicaciones. Es documentación que se tiene que generar para que ya no sea nuestra responsabilidad, pero damn, es súper aburrido también.

También estuvimos probando algunas funciones nuevas, y eso era más divertido porque lo mezclábamos con nuestros 3DS o cualquier forma de entretenimiento que cada quien lleve. Se supone que solo queda un día más de apagón, esperemos volver pronto a la normalidad.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Life just got real


Hoy Marisol, su hermana y yo jugamos Life, ese clásico juego de mesa. Es bastante directo y sin muchas complicaciones, pero de repente toma unos giros que suenan muy drásticos, com pagar 50mil por cada hijo en cuanto van a la prepa y llevar un auto sardina.

Pasamos una muy buena tarde, si a caso la mañana fue un poco estrenada para mi porque mi mamá olvidó decirnos que era cumpleaños de una tía y mis hermanas y yo hicimos planes por separado. Pero ya luego comí rico en casa de la mamá de Marisol, platicamos, y en la noche fuimos a misa.

Lo más cool fue que cumplimos 10 meses de novios, pero no hubo presión de hacer algo gigante para festejarlo o algo muy significativo. Pasamos un gran fin de semana juntos, con un chorro de actividades diferentes, y yo creo que los dos estamos muy agradecidos por ello.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Mr Avocado and Mrs Taco


Hoy Marisol y yo hicimos un chorro de cosas juntos. Para empezar, nos fuimos a San Diego con mi mamá y Juanjo para dejarlos en el aeropuerto antes de las 5am. Se irán de vacaciones a Boston y Canadá, y nos ofrecimos para dejarlos y recogerlos.

A la vuelta compramos café y donas en Dunkin' Donuts, y a medio camino decidimos mejor detenernos a dormir poquito en una rest area. Ahí estábamos, dormidos en la camioneta en mitad del condado de San Diego.

Llegamos a Calexico, compramos algunas cosas en Walmart y nos dirigimos a Mexicali. Ahí estuve jugando Switch un ratito mientras Marisol tomaba una siesta.


Comimos con mis hermanas y jugamos Mario Carreño un rato. Estuvieron buenos los trancazos, sigo siendo mucho mejor en las carreras que en el modo batalla.

Dejé a Marisol en su casa y en el camino de vuelta a la mía comenzó a llover. Me bañé, me arreglé, y la lluvia estaba más fuerte. Luna me pidió raite a un evento, así que tuve la oportunidad de ver cómo la lluvia había afectado varias zonas de Mexicali. No estaba tan mal, sinceramente, los charcos más grandes estaban en Gómez Morín entre Lázaro Cárdenas e Independencia.

Recogí a Marisol y fuimos un rato al cumpleaños de Natalia. Estuvo tranquilo, otra vez pusieron el self-service de churros locos que tanto me gusta. Marisol y yo llevamos algunas botasillas y estuvimos tomando vino. Por ahí de las 11pm nos fuimos al open-house de un compañero de trabajo.

El ambiente allá estuvo también raro, será que llegamos ya casi al final de todo. Eso si, los nuevos dueños de la casa estaban súper contentos y motivados, nos contaron toda la historia y la muchacha platicaba hasta por los codos, creo que si nos quedamos nos cuenta hasta la historia de cómo se conocieron y tal.

Terminamos súper muertos, pero yo estoy muy contento de haber hecho tantas cosas juntos en el día.