domingo, 18 de febrero de 2018

Nana Mendoza - Regresar


Nana Mendoza es una cantante mexicana de...  ¿24? años. Creo que es de la Ciudad de México. Tiene dos discos, y es básicamente todo lo que se de ella. Ah, y que soy ridículamente adicto "Miradas" el más reciente de esos discos.

"Regresar" no es mi track favorito, pero es el único video oficial de ese disco en su canal de YouTube, y creo que es una buena muestra del tipo de música que hace. Lo encontré por pura chiripa como una sugerencia de Spotify, hace ya unas tres semanas. Yo creo que lo escucho completo unas 4 veces a la semana, lo cual es muchísimo para mi.

La he visto clasificada como "R&B latino", ella dice que creció con jazz. De repente me parece como un Playa Limbo fusionado con... Sin Bandera o algo así. De hecho, ha cantado con ellos en algunas ocasiones.

Suelo clasificar muy bien la música que escucho dependiendo de la situación. Para el trabajo, para el ejercicio, para las reuniones sociales, si estoy jugando, o la música del juego o algún podcast. Lo que me ha sorprendido de "Miradas" es que lo escucho en muchos contextos diferentes. Simplemente es muy rico de escuchar.

sábado, 17 de febrero de 2018

Flojera total

Hoy amanecí y me sentía mucho mejor, aunque aún me dolían poquito la garganta y la cabeza. Por lo menos ya no tenía temperatura alta, pero igual me tomé otra pastilla por si acaso.

El día transcurrió tranquilamente. Leí, estrené Metroid: Samus Returns, cociné, vi el futbol, y en la noche vino mi mamá a que le configurara su nuevo Fitbit.


Que bueno que esperé para jugar Metroid: Samus Returns tranquilamente. Es un juego muy emocionante, con muy buenos controles y muy buen sentido de la exploración. Me estoy emocionando por el Prime 4 para Switch.

Los Xolos me brindaron una alegría inesperada. Yo creía que sacarían un empate en el mejor de los casos, pero parece que Pumas se va desinflando y Tijuana tiene más plantel de lo que aparenta.

Y ya, eso fue todo. Por si no queda claro que solo estuve flojeando, junté solo 1512 pasos hoy. Me hacía falta un día de reposo.

viernes, 16 de febrero de 2018

Black Panther y 15 años de Rafael III

Hoy fue cumpleaños del Rafita, y de regalo de cumpleaños lo llevé a ver Black Panther. ¡Me gustó mucho! Tiene buen drama, buenas peleas, buenas ideas. Te entretiene en varias dimensiones, desde el país africano ficticio hasta la tecnología futurista.

Mi personaje favorito fue Shuri, la hermana de T'Challa. Es una niña genio que liderea todos los desarrollos tecnológicos de Wakanda. Diría que es waifu material pero al parecer ya confirmaron que el personaje tiene 16 años (aunque la actriz tiene 24). Así que... Ajá... Buen personaje.


Después fuimos a la casa de Rafael y Diego para un pastel con la familia. Jugué ping-pong con Diego y alcanzó a ganarme, pero en mi defensa, estaba por darme gripe y fiebre. Igual fue muy reñido.


Así concluyó la primera etapa de celebraciones por los XV del Rafita. El sábado hará algo con sus amigos, y el 3 de marzo iremos a Six Flags. Tengo muchas ganas de ir, fui hace como 7 años y me divertí mucho, así que tengo expectativas altas.

jueves, 15 de febrero de 2018

Mi segundo día de spinning


Hoy fui a la segunda clase de spinning, ¡y me gustó más que la primera! Fue más como de fuerza y resistencia, y aunque al principio hasta sentía que me dolían las piernas, siento que fue mejor ejercicio que la clase pasada.

Me cayó muy bien ir a sudar un rato después del día tan pesado que tuve en el trabajo. Tenía muchas tareas de QA asignadas y creo que ya las bajé a solo una. Ya veré con qué me recibe mañana mi bandeja de entrada.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Paketaxo Valentino

Ha sido un San Valentín muy mezclado.

Fue un día extremadamente cansado en el trabajo por estar pegado a una llamada durante horas, revisando meticulosamente uno de mis proyectos.

Fue miércoles de ceniza, así que fuimos a misa y me quedé una hora extra a cubrir la liturgia.

En esa hora extra, vi a un crush del pasado que definitivamente no esperaba ver ahí. No me habló, no le hablé, ni para qué, no creo que me haya reconocido. Pero me dejó un poco preocupado ese sentimiento de "para qué". La desilusión sigue fresca.

Vi fotos de relaciones pasadas que tal vez no debí de haber visto. Solo voy a decir que 22 de octubre de 2015 es peak relationship goals.

También se cumplieron 6 años de que falleció mi abuelo, y como todos los años, lo pusimos en las intenciones de la misa.

Ya me iré a dormir antes de seguir cayendo por agujeros demasiado profundos.

martes, 13 de febrero de 2018

Mi primera clase de spinning

Hoy fui por primera vez a una clase de spinning. Una compañera de trabajo es instructora, así que eso me animó a ir. Me siento más en confianza si hay alguien que conozca ahí, y si es la que dirige la clase pues qué mejor. Me estuvo enseñando cómo ajustar la bici y la dinámica de la clase.

Me sentí muy bien. Yo bromeaba con que iba a acabar vomitando, pero eso no pasó. No terminé bofeado, pero si adolorido del abdomen. Fueron 50 minutos de estar pedaleando.

Estaba muy motivado también por usar mi reloj y el monitor de ritmo cardiaco durante la clase. Obviamente no tiene acceso a la información que podría entregar la bici, como ritmo o distancia, pero si puedo ver cuánto tiempo duro en cada una de las zonas de frecuencia cardiaca. Parece que tuve una actividad de intensidad moderada pero bastante eficiente.

Voy a volver a ir el jueves. El plan ahorita es ir 2 veces por semana, ya veremos después.

lunes, 12 de febrero de 2018

I've danced this dance before


Hoy le dijeron a un compañero que se va de viaje. En mi opinión, no es la mejor decisión.

Tampoco es como que me den celos porque otros viajen y yo no. Otro compañero si fue y me dio gusto porque hacía falta que él fuera a arreglar unas cosas.

Pero ya he recorrido este camino, y todo salió bien. A veces el tablero se complica poquito con una jugada que no esperabas, pero todavía quedan cartas por jugar.

Me ha estado yendo muy bien en el trabajo, y lo he disfrutado mucho. Siento que estoy alegrando y haciéndole la vida más fácil a los usuarios.

domingo, 11 de febrero de 2018

Una abuela en el museo


Mi abuela es muy fan del menudo, y por alguna razón, no conocía el del Museo Del Valle De Mexicali. Yo hace unos meses le había propuesto ir pero no se había dado la oportunidad, así que hoy que no tuvimos que ir a misa aprovechamos para levantarnos temprano y estar ahí a las 8am, antes de que empezara a llenarse.

Le gustó, dijo que tenía buen sabor y sobre todo, no estaba tan grasoso como en otros lugares. Yo ya había ido antes pero esta vez me llamó la atención el pan, no recordaba que estuviera tan rico.


Terminando le dimos una vuelta al área de las tiendas y antigüedades. Me contó que mi bisabuela la ponía a andar pendientes de las gallinas para que no dejaran huevos fuera del nido, pues eran usados en trueques por mercancías en la tienda. También les ponía nombres como Canela, Negra, y cosas así relacionadas al color de sus plumas.

Volvimos a la casa y el día transcurrió tranquilo. Jugué un chorro de ping-pong con el Diego y ya por fin le gané 3 de 2 sets. También jugué mucho Breath Of The Wild, cociné para la semana, y vi el patinaje sobre hielo de las olimpiadas en Pyeongchang.

sábado, 10 de febrero de 2018

Ramen malo

El día de ayer no solo fue diversión y aventuras por la noche. A medio día también hubo toda una epopeya épica con mis compañeros de trabajo, específicamente a la hora de la comida. Fuimos a Nagoya, un restaurante japonés nuevo, tan nuevo que no hay reseñas, tips, o por lo menos fotos de los platillos. Solo el menú y ya.

Llevaba expectativas bajas, y aún así salí decepcionado.

Desde que vimos el menú nos dio la impresión de que, a pesar del nombre y los platillos, el lugar parecía más chino que japonés. No sé si eran las faltas de ortografía o la paleta de colores, pero algo se sentía como de restaurante chino. Igual y es que estamos muy acostumbrados a la belleza del Haiku.

Cuando llegó el "ramen rueda" (lo más parecido a tonkatsu que encontré en el menú), comencé a extrañar mucho a Haiku.


Lo primero que salta a la vista, y lo primero de lo que Ivy se burló, fueron las verduras que claramente venían de una lata. La lechuga también era bastante deprimente, y la "carne" era más grasa que nada, pero lo más triste era el caldo completamente insípido y Maruchanoso. Los noodles ya esperaba que no estuvieran correctamente cocidos, y el huevo mejor no me animé a probarlo.

El plato era bastante grande, y la verdad, si era como para que dos comieran. Pues ni por el tamaño ni por el sabor me lo pude acabar, y citando otra vez a Ivy, "por 20 pesos más me compro uno en Haiku".

Salimos bien desilusionados del lugar, y eso que ya esperábamos que no estuviera tan bueno como Haiku. Nos han chiqueado y estamos malacostumbrados. Sobra decir que no volveremos, no le veo el caso ni por el sabor ni por el precio.


viernes, 9 de febrero de 2018

Aplicando lo aprendido como foráneo

Cuando estaba en Guadalajara, solía aceptar muy fácilmente cualquier invitación a salir, aunque solo planeara ir un ratito. ¿Alitas el jueves? ¿Chelas después del fut? ¿Roommies tonteando en la cocina? A cualquier situación de este tipo solía decirle "va, un ratillo, me conviene ser un poco social ahorita que hay chance".

Según yo, el ser foráneo me empujaba más a decir casi siempre que si, pues no tenía garantizada una comida familiar al siguiente domingo o que mis amigos (la mayoría también foráneos) fueran a seguir en Guadalajara para toda la vida. Es más, hasta pensaba que ni yo estaría en Guadalajara toda la vida.

El chiste es que aprendí que esos momentos pueden ser divertidos, te ayudan a cultivar amistades y a veces hasta terminan en muy buenas anécdotas. En el peor de los casos, si no estás a gusto, agarras tus cosas y te vas temprano y ya.

Hoy pasó algo parecido. Tenía programado ir al cine con Juan Pablo y Rebeca para ver Maze Runner The Death Cure en 4DX y tal. Juan Pablo a medio día dijo que saliendo de ahí vería a unos amigos en Fauna, así que podíamos ir si queríamos. Terminamos yendo del cine a Fauna, luego tacos en Tres Pablos, y al final en El Sume agarrando cura con más compañeros del trabajo.

Fue divertido, pero sobre todo creo que lo mejor de la noche fue cultivar esas amistades. No tenemos que llegar a decirlo en nuestras caras, etiquetarnos en redes sociales o andar el lunes de "goeeee que buena noche el viernes, hay que repetirlaaaaa". Tranquilo, discreto. De compas.

Mención especial para la mejor waifu de Maze Runner, Brenda. Teresa intentó ganar puntos siendo súper nerd en el laboratorio y logrando cosas como la cura universal al virus y tal, pero Brenda estuvo ahí todo el tiempo y es el mejor support de todos.